Plato paceño, de la hambruna a la abundancia de la Alasita

Cada 24 de enero, los paceños tienen por costumbre comer este plato típico en la feria de las miniaturas. Tiene como ingredientes: papa, haba, choclo y queso.
miércoles, 24 de enero de 2018 · 00:04

 Wara Arteaga/  La Paz


Hoy en la mañana Isabel Rodríguez dejará de lado su oficio de ofrecer desayunos en la plaza Camacho y se afanará en preparar, para ella y su familia, un tradicional plato paceño. Al igual  que ella,  miles de familias paceñas degustarán este platillo, después de comprar  diversas miniaturas de la Feria de la Alasita.  


¿Pero cuál es el origen de esta tradición que se practica desde hace varias generaciones? Para Sumaya Prado, mediante la página GustuBlog,  esta tradición, al igual que la Alasita, se origina con la hambruna y el caos que causó el cerco a La Paz, hace más de dos siglos. 


 El cerco, liderado por  Túpac Katari,   impidió el ingreso de alimentos  a la ciudad de La Paz  en 1781.

 Según registros históricos, este  cerco duró más de tres meses y  cuando  empezaron a faltar los alimentos se estableció recolectar todos los productos posibles. Gracias a esa acción, se logró rescatar choclos, habas, papas y quesos de oveja. Es decir un plato paceño. 


Para la investigadora de la cocina, Mónica Montesinos, la hipótesis sobre el origen de este plato nace con un trabajo antropológico del escritor Antonio Paredes Candia. “Toda la cocina boliviana no tiene un origen documentado, no se encontró documento que compruebe algo. Pero, hay varios estudios antropológicos que dicen se originó en el cerco a La Paz”, explica. 


Sobre los ingredientes,  Isabel Rodríguez, quien vende en el mercado de comidas Camacho, dice que antes se cocinaba con papa phureja  y sin carne. La primera es muy costosa y la otra “depende de cada uno”, dice.   


Para Montesinos,  los ingredientes se originaron en distintos lugares. La papa es tiwanakota, el maíz viene del incario, la haba, de origen español y el queso, que en un principio era de oveja, es de Francia. 


 Sin embargo, el cerco a La Paz no sólo dio origen a la Feria de la Alasita y al plato paceño, sino también, según Paredes Candia, en el libro Gastronomía nacional y literatura,  al chairo paceño, otro plato típico de La Paz.


Para el antropólogo boliviano Miltón Eyzaguirre esta hipótesis no está bien fundamentada. El experto explica que de acuerdo a documentos históricos,  el cerco a La Paz llegó a tal extremo de obligar a la gente a cocinar los cueros, incluso de los zapatos.


Por esa razón, Eyzaguirre indica que  este platillo tiene que ver con la tradición del apthapi, actividad que se desarrolla sobre todo en el área rural. “(Los ingredientes del plato paceño) son  productos que se cultivan en el área andina del departamento”, cuenta. 


Estos son productos que las familias, en comunidades rurales, exponen en las fiestas donde se comparte la producción. “Es un plato para compartir”, recalca.  


 Historia de la Alasita


La oficial  fiesta ritual del Ekeko celebra 236 años. Según el sociólogo e investigador David Mendoza “la feria  remonta su renacimiento después de 1781, cuando el español Sebastián de Segurola, entonces gobernador de La Paz, derrotó el cerco indígena a la ciudad de La Paz”, el cual estaba encabezado por el caudillo indígena Túpac Katari, después de la victoria se instituyó junto a la fiesta de la Virgen Nuestra Señora de La Paz, Alasita y el culto al Ekeko.


La figura de Ekeko, sin embargo, se remonta mucho más atrás en las culturas andinas. “(La Alasita) tiene elementos que vienen de la época prehispánica, como  el jaqi-illa de la fertilidad. El Ekeko sería una nueva forma que adquirió el dios principal de los aymaras, Tunupa”, explica el historiador Fernando Cajías.

15