Mercadito de duendes, una tienda con compromiso social

Marcas como Monarca, Herrera o Ananay dan trabajo a personas de escasos recursos, usan materiales reciclados y promueven el cuidado del medioambiente.
lunes, 1 de octubre de 2018 · 00:08

Wara Arteaga / Cochabamba

Los cuadernos de la marca Herrera, hechos con productos reciclados; la bijoutería de Monarca, elaborada con cierres y encajes, o la joyería de Ananay, diseñada por artesanos privados de libertad, son algunos de los productos más buscados en el Mercadito de duendes. Esta tienda que nació hace ocho meses fue ideada por tres jóvenes artesanas.

“No me digas que el cielo es el límite cuando hay pisadas en la luna”, esa frase la escribió Yadiye Herrera una noche en una pequeña pizarra. Ahora se la puede leer en la acera que da la bienvenida a la tienda bautizada como Mercadito de duendes. “Acá todo es único y no lo puedes encontrar en la calle”, destaca la fundadora de este emprendimiento.

Su marca Herrera, que ofrece libretas y bolígrafos, nació con el objetivo de apoyar al medioambiente y a personas con bajos recursos. “La marca Herrera es un producto social, es hecho por mujeres de la cárcel. Nosotros llevamos los papeles que no necesitamos y ellas elaboran los cartones”, destaca.

Para estos cuadernos se usan dos tipos de hojas, unas que son recicladas y otras que están elaboradas con caña de azúcar. “¿Es dulce?”, es una de las preguntas más frecuentes que los clientes le formulan con respecto al último producto. La respuesta es no.

“Son mujeres con una necesidad, lo que queremos es dar trabajo a personas que la necesitan”, explica. Las anillas de plástico de los cuadernos son elaboradas de botellas plásticas en desuso. Herrera explica que gracias a un convenio, una empresa acoge las botellas y las convierte en el resorte de plástico.

Otro de los productos Herrera son los bolígrafos con semillas. “Cuando se acaba la tinta, la sacas y la pones en una maceta y se vuelve planta. Tenemos locoto, pimentón, tomate y cilantro”, destaca Herrera, quien estudió diseño de interiores y fundó la tienda a sus 31 años.

Otra de las fundadoras del Mercadito de duendes es Sara Montaño. Ella y su hermana crearon Monarca, una marca que se dedica a la bijoutería elaborada a base de cierres y encajes.

“Tratamos de reciclar lo que teníamos en caza. Mi abuela tenia un bazar, cuando éste cerró tenía muchas cosas y tratamos de utilizarlas, así empezamos a elaborar las manillas y collares”, destaca la joven de 23 años.

Cada momento libre, Montaño se reúne con su hermana para combinar los colores de lanas, cierres y encajes. “Siempre nos tomamos un tiempo para diseñar. Ella trabaja y yo estudio, pero nos tomamos tiempo libre para avanzar el trabajo”, cuenta.

Herrera recuerda que al principio diversos emprendedores se reunían en ferias. Todos tenían una misma característica, ofrecían productos novedosos resaltando lo nacional y elaborados de manera artesanal.

“Inicialmente hice la invitación a seis marcas, actualmente las socias son tres: Monarca, Herrera y Amigumis, pero queremos dar espacio a más marcas”, explica. Entre las marcas paceñas están Munay e Ikewa. Con este espacio en la tienda, ellas buscan “mostrar la magia” de cada emprendedor a través de sus productos.

Herrera comenta que tienen ofertas para abrir franquicias en La Paz y Santa Cruz, pero primero abrirán otra tienda en Cochabamba.

“Tenemos pedidos por internet, igual aquí, la gente entra y sale a cada instante”, destaca Herrera sobre la iniciativa. Marcas como Munay, Ananay, Elito, Look, Kuyay y Phuyu, destacan al aguayo, la alpaca, la imagen de las cholitas, el Illimani y diversos símbolos bolivianos.

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

174
95