Indiferencia, la actitud más frecuente frente a la violencia

60 jóvenes realizan dramatizaciones y diálogos en las cabinas del teleférico sobre situaciones relacionadas a un embarazo no deseado o un novio controlador.
viernes, 12 de octubre de 2018 · 00:04

Wara Arteaga / La Paz

“No me haré cargo. Ni siquiera sé si (el bebé) es mío ¿Con cuántos más habrá estado?”, dice Víctor. De inmediato, su amiga Daniela responde decepcionada: “Pensé que eras diferente”. Silencio total. Nadie dice nada, las otras siete personas, que se encontraban en la misma cabina de una de las líneas del teleférico, se limitan a observar con indiferencia e incomodidad la escena.

La pareja ingresa a la cabina cerca del mediodía desde El Alto hasta La Paz. En una charla de tres minutos hablan sobre sexualidad, embarazo, protección, violencia y algunos otros temas tabúes que a simple vista causan incomodidad de los otros pasajeros.

Es que “de eso sí se habla” y bajo esa premisa los dos amigos son algunos de los protagonistas de un experimento social que busca captar la reacción de la gente frente a situaciones de violencia.

Mirar a la ventana, ponerse unas gafas oscuras o simplemente ponerse los audífonos y fingir que nada pasa son algunas de las reacciones de los ciudadanos frente a este tipo de escenas.

La iniciativa de este experimento social es impulsada por el Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNFPA), la organización Gregoria Apaza y Mi Teleférico. La campaña reúne a unos 60 brigadistas, quienes realizan dramatizaciones y diálogos sobre situaciones relacionadas a un embarazo no deseado o un novio controlador.

“Me voy, tengo familia en otro lado. No puedo hacerme cargo, ¿Por qué no se cuida? y ¿Con cuántos más habrá estado?” son algunas de las frases que Víctor, uno de los brigadistas, utiliza para hablar con una amiga en una escena. La joven pide a su compañero que se haga responsable del embarazo de su novia.

“Hay que pensar en nuestra sociedad. UNFPA y Mi Teleférico desarrollamos un experimento y demostraremos situaciones que afectan el plan de vida. Haremos simulaciones para prevenir que eso no pase porque le puede pasar a tu hija. Hay que pensar en mortalidad, porque al ser adultos nos olvidamos de varias situaciones”, explica Beatriz Condori, coordinadora de la situación de la violencia de la fundación Gregoria Apaza.

“¿Qué piensa de esta situación?” es la pregunta que se formula cuando termina la actuación. Minutos antes, la joven insiste que su amigo sea responsable. “¿Usted qué opina?”, pregunta a los otros pasajeros, pero nadie responde.

Diana Gonzales, una de las pasajeras, por ejemplo, no había visto antes una escena similar en la calle, pero asegura que no se metería. “Son cosas de pareja”, pone como excusa la joven. Otro joven que compartió la cabina coincidió con la idea de no interceder.

“A veces hablar, conversar del tema puede ayudar a una persona que lo necesita”, explica Daniela Aduviri, una joven que forma parte de los brigadistas.

“Queremos que la gente se sorprenda. Nos presentaremos con este experimento social, estaremos en las redes sociales para que hablemos de estos temas. El primer paso es hablar de estos temas”, comenta Condori.

Son suficientes los casi cinco minutos que dura el recorrido, para que los otros pasajeros, en su mayoría jóvenes, cuestionen estos temas tabúes.

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

153
94

Otras Noticias