Trabajo, la deuda pendiente con las personas con discapacidad

El 15 de este mes se recuerda el Día de las personas con discapacidad. El municipio paceño llevó adelante la Marcha blanca para visibilizar a este sector.
lunes, 15 de octubre de 2018 · 00:05

Leny Chuquimia / La Paz

El acceso a un trabajo es aún una de las deudas pendientes para la inclusión de las personas con discapacidad, pese a la existencia de una ley que instruye su incorporación en instituciones públicas y privadas. Uno de los principales problemas es la certificación de sus habilidades y capacidades.

Decenas de niños, jóvenes y adultos con discapacidad recorrieron ayer el centro paceño junto a sus padres, tutores, familiares y otros sectores de la sociedad civil para reivindicar sus derechos. Todos pidieron: “Inclusión en salud, educación y trabajo”.

“En buena medida, la inclusión laboral es aún una tarea pendiente. Si bien hay una ley que establece que las instituciones públicas deben tener un porcentaje mínimo de personas con discapacidad en su planilla, muy pocas lo cumplen y en el sector privado aún menos. Realmente es muy difícil que una persona con discapacidad pueda acceder a una fuente de trabajo”, dijo el presidente del Concejo Municipal de La Paz, Pedro Susz.

Lorela Sierra, coordinadora del Centro Ocupacional Lurañani de la Fundación Down Bolivia, señaló que la principal falencia está en el tipo de valoración al trabajo calificado. Explicó que no hay una certificación para las habilidades que tienen los jóvenes con discapacidad, un requisito para muchas empresas.

“En su lugar también piden los famosos años de experiencia laboral. Pero si nadie les da la oportunidad como van a conseguirlos”, señaló Sierra.

Aunque la dificultad es para todas las discapacidades, la física, motora, visual o auditiva tienen más posibilidades de acceder a los cupos laborales en comparación con la intelectual. Esta última es aún incomprendida y está rodeada de tabúes, en cuando al trabajo, educación y capacidad.

“Necesitamos trabajar en la educación y trabajo. Se ha puesto énfasis en la inclusión de personas con discapacidad motora dejando un poco de lado a quienes tienen una discapacidad intelectual”, sostuvo José Cardona, presidente de la Fundación Down Bolivia.

Pese a la gran cantidad de necesidades que tienen y a las habilidades comprometidas, muchos de los niños con discapacidad intelectual no califican para acceder al bono. En especial, los niños con síndrome de down. Para ellos, el acceso a fisioterapia especializada está restringido directamente al sector privado.

Según Sierra, actualmente hay pocas instituciones o empresas dispuestas que apoyen la inclusión. “Siempre hay ‘peros’, dijo. “El proceso de capacitación e inserción debe ser un trabajo conjunto y debe involucrase la familia, la sociedad y las instituciones, que están dispuestas a abrir las puertas a las personas con discapacidad”.

Ante este panorama, 11 jóvenes del Centro Ocupacional Lurañani se preparan para poner en marcha su propio emprendimiento. Quieran abrir una cafetería que sea una fuente de empleo propia. No piensan sólo en ellos. Sueñan con convertir este proyecto en una cadena que genere trabajo para sus amigos, compañeros y muchos otros “chicos y chicas” con discapacidad.

Con ayuda de Lurañani, los jóvenes reciben capacitación en repostería, atención al cliente y manejo de dinero en cajas. En varios países, hay experiencias similares con buenos resultados.

Últimas estadísticas

  • Cifras La página de Conalpedis presenta de forma trimestral varias estadísticas sobre las personas con discapacidad. La última publicada corresponde al mes de abril.
  • Cantidad Señala que hasta el 30 de abril, en Bolivia, había 70.277 personas con discapacidad registradas. De ese número, 59.776 tienen carnet.
  • Causas Según sus datos, el 29% de las discapacidades fueron por enfermedad adquirida, el 23% eran congénitas y el 15% por problemas en el parto. El resto se divide en accidentes domésticos, de tránsito, de trabajo, problemas prenatales y violencia, entre otros.
  • Gradación El 20% son muy graves, 48%, graves, 27%, moderados y 5%, leves.
  • Jóvenes El 21% de las personas con discapacidad son jóvenes y adultos de 21 a 59 años de edad y el 22% son adolescentes de 10 a 12 años. Los niños de cinco a nueve años de edad alcanzan el 9% , mientras que los preescolares de uno a cuatro años y los lactantes menores de un año a 3% y 1%, respectivamente.
  • Asistencia Según las estadísticas, el 39% de esta población no requiere ayuda técnica en salud, educación o trabajo. Entre las recomendaciones prioritarias, indican que el 37% requiere educación especial; el 31%, formación ocupacional, el 16%, inserción laboral; el 15%, terapia de lenguaje; y el 1%, participación en la sociedad.
Los padres y tutores fueron parte de la actividad.
Se repartió material de sensibilización entre la población.

Los jóvenes pidieron fuentes laborales para ser independientes.

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

153
94