Con morenada y cervezas, los devotos festejan a las ñatitas

Cientos de creyentes organizaron prestes para agradecer los favores de las ñatitas. En procesiones, los pasantes e invitados se dirigían a los salones de fiesta.
viernes, 09 de noviembre de 2018 · 00:31

Laura Maldonado  / La Paz

Al son de los platillos  y bombos de una banda de músicos, bloques de morenos y cholas paceñas bailaban  detrás de los prestes y dueños de más de  siete ñatitas. Como si los cráneos humanos fueran  imágenes de santos, los invitados  y pasantes salían  en procesión desde el Cementerio General hasta un salón de fiestas, ubicado en una zona aledaña.  
 
  Horas antes, las ñatitas fueron festejadas  con  ofrendas como hojas de  coca, cigarros y una  variedad de platillos   en el interior del camposanto.  

Pasantes y creyentes celebran el  día de las ñatitas, ayer  en el  Cementerio General.

“Estamos festejando a nuestras ñatitas con mucha fe. Es una tradición que tenemos desde hace muchos años”, contó  Elizabeth Portugal, una de las  devotas  que  tiene  la mayor cantidad de ñatitas. Por eso, cada año,  sus amistades y familiares organizan  prestes   en honor a los cráneos humanos. “Me llaman  ‘la reina de las ñatitas’ porque tengo en mi poder 73”, aseguró orgullosa. 

Ayer se celebró  el día de las ñatitas, festividad que cada año gana miles de devotos.   Rosmery   y su   esposo Ángel Aduviri llevaron al Cementerio General  a siete de los  73 cráneos humanos que  cuidan  en su “consultorio”. “Son muy queridas, se las alista mucho para este día. Las bañamos y les  cambiamos   de gorras”, contó  ayer Aduviri, mientras decenas de devotos se acercaban para poner  coronas de flores a las ñatitas que se encontraban sobre  una alfombra. 

Algunos de los cráneos humanos  tenían cigarros en sus mandíbulas, mientras que otros estaban rodeados de    botellas de bebidas como alcohol, jugos y cerveza.  Todas  “las calaveritas” tenían  hojas de coca. 

Decenas de devotos realizaban largas   filas para poner  ofrendas, mientras que otros se alistaban para bailar morenada en honor a las ñatitas.

Los nuevos prestes se mostraban  muy contentos y  rezaban frente a las siete  ñatitas. Recibían a los invitados con alegría. 

Cerca de las 15:00,  las ñatitas fueron trasladas a las puertas del Cementerio   General para que “observen” cómo los devotos se concentran para  bailar en  las calles en honor a su fiesta.

La comparsa de danzarines estaba precedida por  un auto con atuendo folklórico de la morenada y un estandarte.  Con alegría y devoción, los pasantes empezaron a bailar con los cráneos. Detrás de ellos, unos 80 fraternos danzaban en  las  calles aledañas al  Cementerio General.

 Foto:Laura Maldonado  / Página Siete

En cada esquina, los creyentes   y bailarines se quedaban a tomar unos vasos de cerveza en honor a las calaveras.  Rosmery cuenta orgullosa que las otras “66 ñatitas restantes esperaban a los invitados  en el local de fiestas”. “Así se festeja a las ñatitas. Es una muestra de agradecimiento por los favores que nos realizan”, agregó su esposo Ángel.

Hasta el mediodía, decenas de  creyentes  hacían largas filas para ingresar  al camposanto. Ni bien entraban, se acercaban a la iglesia para que sus ñatitas recibieran una bendición. Luego, buscaban entre los nichos un lugar para dar ofrendas a las calaveras.  

Con lágrimas, algunos los devotos  rezaban frente a las ñatitas.  Unos pedían salud, otros solicitaban buena suerte para los  negocios, los demás  demandaban prosperidad y  algunos pedían  encontrar  el amor. 

 Lorenzo, Claudio y  María José Celestino son algunos de los nombres de las calaveras. Los devotos guardaban  los cráneos humanos en pequeños cubículos  de   vidrio y madera.

“Hoy es su cumpleaños y merecen ser muy bien tratadas.  Por eso,  las traemos al camposanto para que reciban ofrendas”, sostuvo una de las devotas que exhibía a sus tres ñatitas. 

 Foto:Laura Maldonado  / Página Siete

Cerca de las oficinas de la administración del Cementerio General, en el fondo,  se encontraban  tres fosas, donde el miércoles fueron desenterradas 30 ñatitas.  Ayer,   el   lugar se encontraba  repleto de  creyentes, quienes  dejaban como regalos   gelatinas, bebidas y flores. Había  un buzón para que los fieles dejen ofrendas económicas para los cráneos humanos. 

Al iniciarse la tarde, muchos de los devotos abandonaban el  camposanto poco a poco. Algunos se trasladaban a  sus casas o salones de fiesta para  continuar con el festejo.
 

 

 

4
27

Otras Noticias