El drama del niño inquilino que fue quemado con alcohol

Según la mamá, la víctima tiene quemaduras de segundo grado en varias partes del cuerpo. Está internado en el Hospital del Niño. El hecho ocurrió en Viacha.
viernes, 09 de noviembre de 2018 · 04:30

Verónica Zapana S.  / La Paz

Un adolescente de 13 años quemó  a un niño de cinco.  Ahora el pequeño tiene  heridas en  casi la mitad de su cuerpo  y se encuentra  internado  hace un mes en  el Hospital del Niño de La Paz.  

Se estima que estará hospitalizado otros tres meses más.

“Hace un mes el hijo de mi dueña de casa le quemó a mi hijo” relata doña Regina Usnayo, quien recuerda que el  6 de octubre fue el peor día de su vida. 

“Ese día en la mañanita he cocinado y la  dueña de casa ha venido a la vivienda  que me dejó para  cuidar.  Me ha dicho: ‘Puedes irte a vender a San Martín (El Alto), ahí hay puestos. Yo, alegre, agarré las faldas (de pollera) que costuro y me fui con ella. Pero a eso de las 10:30,  me llamaron para decirme que mis hijos se habían quemado”, recuerda la mujer.

Luego de  conocer del accidente, doña Regina corrió a la vivienda,  junto con la dueña de casa. “Ella también creía que su hijo también había sufrido el accidente. Creíamos  primero que el gas que se conectó reventó. Estábamos desesperadas”, dice. 

Cuando llegaron a la vivienda,  ubicada en Nueva Tilata II del municipio de Viacha,  vieron a  uno de los niños quemados. “Cuando lo vi, me asusté mucho. Vi que tenía  quemado todo su cuerpo”, asegura. 

Según la versión de sus niños, el hijo de la dueña de casa  echó una botella de alcohol al cuerpo del pequeño. Luego, el agresor armó  con maderas “como un  volcán    alrededor de la víctima”.  La mamá de la víctima cuenta que usó una botella de alcohol de un litro.  “No sé si estarían jugando, pero como mi hijo estaba con alcohol el fuego había saltado a él”, relata,  

Entre lágrimas,  la mujer asegura que el adolescente agresor le gritaba  a su hijo:  “Por qué no te vas de mi casa, por qué sigues aquí”. 

La mujer cree que quizá el adolescente  escuchó esa frase  de su mamá y por eso actuó de esa forma. “Pero mi dueña de casa debería decirme que no quería que viva en su casa. Si me hubiese dicho, me hubiese ido más antes”, dice la mujer humilde.

La familia vivía en esa casa más de tres años y cumplía con todas las responsabilidades de los propietarios. “Yo iba a las reuniones, trabajaba, hacía todo”, dice. 

De acuerdo con la progenitora, el pequeño tiene quemaduras de segundo grado. “Se quemó el rostro, el  cuello, el pecho, la espalda y sus  piernitas”, dice.

 

La propietaria de la casa  y  madre del agresor no se hizo cargo de los gastos del pequeño. “Sólo quiere botarme”, dice. 

Hace un par de días  la dueña de casa  retornó a la vivienda para gritar a los hermanos de la víctima.  “Había dicho  ‘por qué siguen viviendo en mi casa,  ya deberían irse. A mi casa no tiene que entrar otra persona’”.

Doña Regina explica que una de las vecinas entra a la casa para hacer dormir a sus otros pequeños y darles comida. “Porque yo me quedo en el hospital”.

La dueña de casa “había colocado cámaras y un letrero indicando que no pueden entrar otras personas”.

Doña Regina denunció este hecho, pero no supo si  se hizo seguimiento o no. “Aquí en el hospital, la señora vino a decir que abandono a mis hijos y que probablemente,  por eso,  se haya quemado mi hijo, pero yo no los abandono, siempre estoy con ellos porque trabajo en costura y lo hago dentro de la casa”.

Este medio intentó comunicarse con algún médico o la trabajadora social del nosocomio, pero no fue posible.

La mujer afirma que requiere de al menos 11.000 bolivianos para pagar los gastos médicos del pequeño. La víctima no puede beneficiarse del Seguro Integral de Salud (SIS) porque tiene cinco años y ocho meses.

 

 

6
215