Cura pederasta hizo labores ejecutivas en Bolivia, dicen jesuitas

Informan que el padre recibió atención psiquiátrica en España, Perú y Bolivia.
miércoles, 12 de diciembre de 2018 · 00:04

 Verónica Zapana S. / La Paz

Los jesuitas de Bolivia informaron, mediante un comunicado,  que durante los 25 años que estuvo en Bolivia, el padre Luis Tó, sentenciado  a dos años de prisión por abusar a una niña en España,     sólo realizó actividades administrativas y ejecutivas y  no tuvo ningún vínculo  con menores de edad en establecimientos  educativos.

  “Durante el tiempo que Luis Tó estuvo en la provincia y hasta su fallecimiento en 2017 los superiores de la Orden tomaron los recaudos necesarios para dar cumplimiento a lo establecido judicialmente, por la vía civil, por lo que se tuvo una supervisión y acompañamiento constante. En tal sentido, los cargos y funciones que desarrolló el P. Tó en todo este periodo estuvieron enmarcadas en aspectos administrativos o ejecutivos y no así en acompañamiento pedagógico o en relación con menores en centros educativos”, se  lee en  el comunicado publicado ayer por la Curia Provincial de la Compañía de Jesús en Bolivia.

Ayer,  una nota de El País  informó que  la Iglesia española trasladó en 1992  a  Bolivia    al jesuita Luis Tó González,  condenado en 1992 a dos años de prisión por abusar de una menor.

  Luis Tó  era maestro del colegio San Ignacio de Barcelona. Cuando fue condenado,  tenía 57 años  y murió a los 82 en Cochabamba. Vivió también en La Paz y El Alto.  

 En su comunicado, la curia indicó que ese caso  “ siempre fue de conocimiento de las autoridades competentes y que, como señala la misma nota (de El País), se realizó el proceso judicial correspondiente con  sentencia establecida por la justicia”.

También aclara su trabajo en     el Centro de Multiservicios Educativos (CEMSE) y en escuelas populares Fe y Alegría, “como se señala anteriormente, que en el CEMSE participó en el directorio de la institución y en Fe y Alegría como parte del equipo de planeamiento, responsable de estadísticas y bases de datos, además de ayudar en la revisión de equipos de computación”.

 Los jesuitas reconocen que las decisiones asumidas “no siempre pueden haber ayudado a un manejo más atinado de la situación. Pedimos perdón por todo daño ocasionado a menores, y si se presentase cualquier nuevo caso nos comprometemos a actuar con la transparencia y rigurosidad que estos casos exigen, coadyuvando con la investigación y las posibles sanciones por la vía civil y canónica correspondientes”, se lee en el  comunicado.  Se indica además que el padre tuvo tratamiento psiquiátrico y psicoterapéutico en España, Perú y Bolivia.

Desde la   Conferencia Episcopal Boliviana  se informó que aún no se dará un pronunciamiento sobre este caso porque las autoridades de la Iglesia atienden tareas pastorales en sus parroquias.

Aclaración  sobre punteo de una  nota del caso

Ignacio Suñol Esquirol,  secretario provincial  de la Compañía de Jesús,  envió ayer una carta  a Página Siete para pedir  que se aclare que el punteo de antecedentes  de la nota publicada el martes corresponde al sacerdote  José Luis Untoria Mahave  y no así a Luis Tó.

“El motivo de mi carta  es hacerle conocer  en la publicación de referencia (‘La Iglesia española trasladó a Bolivia a un cura pederasta’), de hoy (el martes),  tanto en la versión digital  como en la impresa se incorporan  en la nota periodística  elementos que no corresponden  al caso del fallecido P. Luis Tó, sino que corresponden  al otro caso del religioso que fue enviado al Perú, tal como se puede comprobar  en la nota del periódico El País”, se lee en la carta. 

 El sacerdote Luis Tó  fue condenado en 1992 a dos años de prisión por abusar de una menor, mientras que  el  agustino recoleto   José Luis Untoria fue sentenciado por abusar de 10 alumnos de un internado. 

Por un error involuntario, este medio puso en el  título del punteo “El caso de Luis Tó”, cuando en realidad son   antecedentes  de Untoria, el  sacerdote pederasta  que fue enviado a Perú.      
 

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

149
97