Ante alerta de Chagas, Pando garantiza producción del asaí

La Gobernación de esa región informó que no emitió ningún comunicado para fumigar los asaisales tal como lo anunció la directora nacional del CIPCA.
lunes, 12 de marzo de 2018 · 00:04

José Antonio Vásquez  / La Paz


 Debido a la alerta por el brote del mal de Chagas en la Amazonia del departamento de  Pando, el Centro de Investigación y Promoción del Campesinado (CIPCA), mediante una carta, pidió a la Gobernación  que no se haga la fumigación a los árboles de asaí  porque   traería “serias consecuencias ambientales” a la producción. 


 El secretario de Gestión Integral de la Madre Tierra, José Luis Méndez Chaurara, aseguró que la  Gobernación de Pando no emitió ningún comunicado para fumigar los asaisales. Además, la autoridad garantizó que el asaí que se  produce en esa región está libre del mal de Chagas.


  “Nuestros investigadores, técnicos y los procesadores de asaí que cumplen con los estrictos requerimientos del Servicio Nacional de Sanidad Agropecuaria e Inocuidad Alimentaria certifican que el asaí que se produce y se consume en Bolivia no tiene el mal de Chagas”, afirmó ayer Méndez.


El 7 de marzo, la directora nacional de CIPCA, Pamela Cartagena, mandó una carta al director general  del Servicio Nacional de Sanidad Agropecuaria e Inocuidad Alimentaria (Senasag), Javier Ernesto Suárez, para pedirle que se busque otra solución  ante los casos de mal de Chagas en la Amazonia y no se fumiguen los frutos del asaí.


          “Nos parece una solución inadecuada considerando su ineficiencia (...) nos extraña que la Gobernación ha omitido el hecho que estos potenciales problemas sanitarios son claramente competencia de Senasag”, expresa Cartagena en la misiva.


El secretario de Gestión Integral dijo que el “falso anuncio de fumigado” lo publicó un medio de la región basado en un video del Ministerio de Salud de Brasil publicado hace cuatro años.


  Méndez explicó que el fruto del asaí  pasa por un proceso “riguroso” en su tratamiento en el que el mal de Chagas es  eliminado del producto final que llega al consumidor. 


“La contaminación de la vinchuca no dura más de 24 horas en el fruto, no resiste temperaturas mayores a los 27 grados, pasa por dos procesos de lavado y luego es sometida a 60 y 150 grados. Y para finalizar el asaí es pasteurizado”, explicó Méndez.


Misael Campos, uno de los productores  y representante de la  Asociación de Recolectores, Productores y Transformadores de Frutas Amazónicas, expresó que además de cumplir las normas del Senasag, sus afiliados cuidan “la inocuidad” del producto.
 

Otras Noticias