“Monstruos”, los peluches que luchan contra el miedo al cáncer

La primera colección del producto se ofrecerá en la feria Expobebés, el domingo. El costo del juguete ayudará a solventar gastos médicos de los pequeños.
sábado, 28 de abril de 2018 · 00:04

Wara Arteaga V.  /  La Paz


Un monstruo de peluche dejó de ser el antagonista para convertirse en el defensor de las personas  que luchan contra el  miedo al cáncer. Estos singulares muñecos son   confeccionados por familias de escasos recursos.  Para  ellos  fabricar este  producto representa un apoyo económico y una forma de terapia para que  los niños enfrenten la enfermedad. 


“Venciendo monstruos” es el  nombre de  la iniciativa que,   de la mano de la Asociación de Voluntarios Contra el Cáncer Infantil (AVCCI), busca apoyar con gastos de alimentación, pasajes y otros a las familias de los niños que sufren  cáncer. La primera colección del producto se ofrecerá en la Expobebé, que se desarrollará el domingo  en La Castela, calle 26 de Cota Cota (consultas  a los celulares 70524225 y 70605845).  


Aunque todos los monstruos son elaborados con  fieltro y fibra, cada uno tiene una personalidad única. Es que  “los niños hacen la caritas, cada uno cuenta una historia sin darse cuenta. Algunos peluches están asustados o enojados, entonces cada uno expresa un sentimiento. Sirven como terapia a los niños que enfrentan la enfermedad”, explica Carola Torres, representante de AVCCI.


 Son celestes, rosados, verdes, naranjas o rojos, cada uno de estos monstruos tiene diferente expresión y  rostro. Algunos tienen más de dos ojos, otros tienen tatuajes o lágrimas. Y una gran parte de ellos   muestran  grandes sonrisas. 


 El precio de los peluches es de 70 bolivianos. La iniciativa surge gracias al apoyo de una fundación que ayuda a las mujeres contra la violencia y a la AVCCI. Los  primeros “apoyan con el material para llenar el  cuerpo del peluche”. Luego, las familias beneficiarias de la  AVCCI dan  una forma y   una identidad a los “monstruos”. 


 Torres indica además  que  esta enfermedad no la enfrenta una sola persona, sino toda la familia. Ella comenta que en muchos casos las familias son de bajos recursos, es decir que afrontan  una problemática, además cuentan sólo con el apoyo de la madre.


Los voluntarios contra el cáncer colaboran con medicamentos, sangre y otros gastos de tratamiento con los niños que enfrentan la enfermedad. 


“Nosotros tratamos de ayudarlos, muchos son sólo mamá. Entonces la mamá no puede trabajar, cuando los niños se internan  porque deben acompañarlos. Además la alimentación, muchos papás no comen por meses, pasan los días  acullicando  coca”, cuenta.


 El área de trabajo social de la asociación registró que algunas familias enteras comparten un colchón para dormir  en el piso,  por falta de recursos.  


Torres expresa con un tono de tristeza que muchas familias no pueden seguir el tratamiento porque no les alcanza el dinero  para los pasajes.  “Algunas familias vienen de áreas alejadas, de pueblos de Oruro, que dicen que no podrán volver al tratamiento porque no les alcanzará para los pasajes”, recuerda.  “Tratamos de ayudar durante todo el tratamiento, que dura de cinco a ocho años. Uno no puede ayudar uno o dos meses, necesitas ayudar hasta que el niño se salve o se vaya”,  finaliza.

En tiempos de cuarentena y restricciones usted necesita estar bien informado. Por eso, Página Siete pone temporalmente a su disposición de forma gratuita, nuestra edición de papel en versión digital. Para verla haga clic aquí.

Este servicio, con contenidos especiales y enfoques propios de las principales noticias del día, será parte de la App que lanzaremos próximamente. 

70
1