Las áreas (des)protegidas del proyecto hidroeléctrico Rositas

El parque nacional del Iñao, el área Río Grande-valles cruceños y el Parabano albergan más de 2.900 especies de flora y fauna, muchas endémicas y en riesgo.
lunes, 09 de abril de 2018 · 00:04

Marielle Cauthin / Fundación Solón

El megaproyecto hidroeléctrico Rositas, de materializarse, afectará   tres áreas naturales protegidas en el departamento de Santa Cruz. Allí  viven más de 400 especies de aves -entre ellas  el cóndor, el tucán, el gavilán azulado  y otras en riesgo-, 2.415 especies de plantas; un centenar de clases de  mamíferos, y más de 70 especies de peces como el sábalo o surubí, que son base de la dieta de las familias del lugar.


El pasado lunes, el juez Óscar Ortiz, de Cochabamba, resolvió la paralización de toda acción del proyecto Rositas mientras se analice, en una audiencia, la “acción popular” presentada por  comunidades indígenas de Santa Cruz  contra la construcción de la represa, que -argumentan- inundaría las casas de 500 familias de 12 comunidades. 


Dos días después,  bajo la presión de  los equipos jurídicos de la Procuraduría General del Estado y de la Empresa Nacional de Electricidad (ENDE),    el juez Ortiz se retractó de su determinación y se declaró incompetente para seguir tratando el caso.

Tres áreas protegidas  serían afectadas por la hidroeléctrica Rositas, proyectada en el Río Grande, en el municipio de Abapó provincia Cordillera del departamento de Santa Cruz, a un kilómetro de la confluencia de los ríos Grande y Rositas de donde nace su nombre. 


El Parque Nacional y Área de Manejo Integrado (ANMI) Serranía del Iñao, el Área de Manejo Integrado (ANMI) Río Grande-Valles Cruceños y el Área Protegida Municipal Parabano están contemplados como áreas de impacto en los Términos de Referencia (TDR) de ENDE para el Estudio de Evaluación de Impacto Ambiental Analítico Integral para el Proyecto Hidroeléctrico Rositas. 


El Ministerio de Medio Ambiente y Agua -a través del Programa Mi Riego-  también consigna estos parques  dentro del “área de influencia cercana a los sitios de obras principales y anexas del Proyecto Hidroeléctrico Rositas y al área de embalse y contiguos al curso principal del Río Grande”.

Comunarios  presentaron  acción popular contra el proyecto.
Foto: Suceth Rodríguez.


  Parque nacional Iñao


El Parque Nacional y Área Natural de Manejo Integrado Serranía del Iñao está dividido en dos áreas: 142.240 hectáreas correspondientes a la categoría de Parque Nacional y 120.850 hectáreas a la categoría Área Natural de Manejo Integrado. 


El área protegida posee cuatro regiones biogeográficas: a) Vegetación Brasileño-Paranense bosque subhúmedo; b) vegetación chaqueña-Bosque Chaqueño; c) vegetación andina, semidecíduos prepuneños y subandinos; y d) vegetación de los Yungas Montanos.  Estas albergan   árboles como el roble, soto, momoqui, tajibo o lapacho, también bosques de pino de monte donde se han reportado 76 especies de musgos. 


El inventario de fauna registra 41 especies de mamíferos, 156 de aves, 35 de reptiles, 13 de anfibios y 11 de peces. Entre las especies de interés para la conservación se encuentran el oso bandera, el jaguar, el puma, el tapir o anta. Entre las aves destacan la pava, tucán, loros y cóndor.


La Ley 2727, que crea esta área protegida, señala como sus objetivos: Conservar la diversidad biológica de los ecosistemas;   conservar valores sobresalientes y riqueza de la fauna, flora, recursos genéticos y especies silvestres en peligro de extinción; y preservar las áreas naturales para el desarrollo de estudios de investigación científica y educación ambiental.


Además, proteger las serranías del Iñao, Ñahuañanca y Khaska Orkho y precautelar,  contribuir a la preservación de espacios escénicos, paisajísticos, arqueológicos e históricos del área y recuperar las áreas de fragilidad y/o degradadas.


El artículo 7 de esta norma establece: “Queda prohibido a partir de la fecha y dentro de los límites señalados para la totalidad del área protegida en esta ley, la concesión de nuevas áreas de colonización, dotación y adjudicación de tierras, autorizaciones de caza o pesca comercial, concesiones forestales, mineras e hidrocarburíferas, así como cualquier actividad que atente y/o impacte directamente contra los recursos naturales del área. Las actividades anteriores a la presente disposición legal  se regirán bajo la normativa y disposiciones legales ambientales vigentes en el país.

La pesca comercial podrá ser permitida en el área natural de manejo integrado en base a planes de manejo específicos aprobados por la autoridad nacional de áreas protegidas, en beneficio de las comunidades locales”.


Río Grande-Valles Cruceños

El Área de Manejo Integrado ANMI Río Grande- Valles Cruceños presenta cinco tipos de vegetación con gran diversidad biológica: Bosque Seco Interandino, Boliviano-Tucumano, Chaqueño Serrano, Subtropical Húmedo y la Vegetación de Puna. 


Alberga 60 especies de peces, 374 especies de aves -como la paraba frente roja que es endémica de Bolivia-, 136 especies de mamíferos -como el segundo murciélago más grande del neotrópico-. Las especies de fauna más representativas  son: el oso de anteojos o jucumari, el gallito de la roca, el cóndor subandino, el puma de valle, entre otras. 


Contiene al menos 2.415 especies de plantas, 161 de ellas endémicas, como la palma de la sunkha (única en el mundo), 16 especies de cactus propios de los valles secos y 55 especies amenazadas.

Además allí crecen cedro, nogal, pino y aliso.

Ya en 1979 una parte del ANMI, mediante Decreto Supremo 17004, fue declarada Reserva Forestal de Inmovilización de Río Grande-Masicurí, con una superficie total de 242 mil  hectáreas, para “evitar la deforestación y sus posteriores consecuencias nefastas, como el empobrecimiento de suelos, erosión, desequilibrios ecológicos”. La norma prohíbe “toda forma de aprovechamiento forestal dentro de los límites de la Reserva”.

El Decreto Departamental 161, promulgado   el 2 de julio de  2012  por la Gobernación de Santa Cruz, consolida el área protegida. En su artículo séptimo  dice: “En cumplimiento de la Ley  1333 de Medio Ambiente se prohíbe toda obra,  actividad o proyecto de infraestructura  que tienda  a modificar el cauce o flujo natural de la cuenca  del Río Grande, o afecten el cumplimiento de los objetivos de protección del área, contraponiéndose con el Plan de Manejo previsto en la legislación vigente”.

Área Protegida  Parabano

En esta área convergen tres formaciones vegetales: Bosque Chiquitano, El Cerrado y la selva Tucumano-boliviana. En el Parabano se ha logrado identificar más de 343 especies de plantas y 251 especies de aves, que representan el 18% de las aves registradas en Bolivia con tres especies en peligro de extinción: la paraba frente roja, el cóndor de los llanos y la pava pintada. 


El área protegida también alberga  45 especies de mamíferos, 27 especies de anfibios y reptiles, nueve especies de peces, como el bentón, el bagre, el cacha cuero y la sardina, entre otros.

 Reserva Río Grande ante  Unesco 

Además de las tres áreas protegidas, desde 2014 se encuentra en gestión la declaratoria de la Reserva de la Biosfera del Río Grande (RBRG) ante la Organización de las Naciones Unidas para la Ciencia, la Educación y la Cultura (Unesco). Esta nueva demarcación abarca dos de las tres áreas protegidas mencionadas (Río Grande-Valles Cruceños y  Parabanó) y  suma la ANMI Laguna Esmeralda. Juntas comprenden un área de 803.754 hectáreas

En esta reserva convergen tres regiones biogeográficas:  Brasileño-Paranense, Chaqueña y Andina Tropical y se distinguen 19 tipos de formaciones de vegetación. Alberga a 2.415 especies de plantas (161 endémicas), 362 de aves (tres endémicas), 136 de mamíferos (cuatro endémicos), 58 de peces, 21 de anfibios y 43 de reptiles. 


Abarca ocho municipios: Vallegrande, Postrervalle, Pucará, Moro Moro, Samaipata, Quirusillas, Cabezas y Gutiérrez, 155 comunidades y 3.500 familias.

Bolivia cuenta actualmente con tres sitios en la Red Mundial de Reservas de Biosfera: Pilón-Lajas y Ulla Ulla, nominadas en el año 1977,  y Beni incorporada en 1986. La Reserva de la Biosfera del Río Grande sería la cuarta en esta categoría.

  

 La construcción de la megahidroeléctrica Rositas, que tendrá un área de inundación de 45.000 hectáreas y un área de impacto aun mucho más grande, afectará a estas tres áreas protegidas y al proyecto de la Reserva de la Biosfera del Río Grande que se tramita ante la Unesco. 


El cuestionado contrato con la Asociación Accidental Rositas para construir esta megahidroeléctrica va en contra de  disposiciones legales nacionales, departamentales  y municipales que prohíben “toda obra, actividad o proyecto de infraestructura que tienda  a modificar el cauce o flujo natural de la cuenca del Río Grande”.

Áreas  protegidas

  • Definición   El Convenio sobre la Diversidad Biológica, del cual Bolivia es signatario, define un área protegida como: “un área geográficamente definida que está designada o regulada y gestionada para lograr específicos objetivos de conservación”.
  • Importancia  Las áreas protegidas son una necesidad para la humanidad y la vida en su conjunto. Si existe la necesidad de crear y defender las áreas protegidas es porque el ciclo productivista de extracción, producción y consumo que genera la lógica del capital acabó destruyendo gran parte de los ecosistemas del planeta.
  •  Bolivia   A nivel nacional las áreas protegidas  representan 16,63% del territorio.
     

Permítanos un minuto de su tiempo.

Para desarrollar el periodismo serio e independiente, esencial en democracia, que usted aprecia en Página Siete, contamos con un equipo de reporteros, editores, fotógrafos, administrativos y comerciales de primer nivel.

Los ingresos con que Página Siete opera son producto de nuestro trabajo; no contamos con prebendas de ninguna naturaleza.

Si usted desea apoyar el esfuerzo que realizamos, suscríbase a P7 VIP, para recibir de lunes a viernes una carta informativa por correo electrónico, que contendrá un resumen de las noticias y opiniones más interesantes de Página Siete, a un costo de sólo Bs 15 al mes.

Para suscribirse haga clic aquí o llame al número 2611749, en horas de oficina.

33
10