24 áreas protegidas peligran por la ausencia de guardaparques

Para cuidar los bosquecillos de Bolonia, Auquisamaña y Pura Pura, voluntarios y vecinos deben lidiar con avasalladores e incendios provocados por ciudadanos.
miércoles, 08 de agosto de 2018 · 00:04

Wara Arteaga / La Paz

“Nosotros ya no somos guardaparques. Les pedimos a ustedes que por favor cuiden las áreas protegidas”. Fue la respuesta que recibieron a principios de este año los vecinos que viven cerca del área protegida de Bolonia, cuando llamaron para solicitar ayuda a uno de los exfuncionarios.

Ese día se enteraron que el municipio de La Paz ya no contaba con guardaparques en las 24 áreas protegidas, que en la actualidad están en riesgo por los avasallamientos, problemas limítrofes e incendios provocados por los ciudadanos, indicaron expertos.

Desde este año, La Paz ya no cuenta con guardaparques, según un informe de Red O2, realizado por diferentes expertos que abordan las problemáticas sobre las áreas protegidas. Para conocer la versión de la Alcaldía, este medio intentó comunicarse con la Secretaría Municipal de Gestión Ambiental, pero hasta el cierre de esta nota (17:00) no tuvo una respuesta exitosa.

“El 2017, la presencia institucional de guardaparques municipales se redujo a cinco para 24 áreas protegidas, teniendo presencia institucional sólo en dos áreas: bosquecillo de Pura Pura y Auquisamaña, lo cual cambió nuevamente el 2018, ya que ahora no cuenta con presencia institucional permanente”, se lee en el estudio.

El 2014, cuando se creó el programa de guardaparques, La Paz contaba con 18 funcionarios, el año pasado el número se redujo a cinco y este año sólo se realiza un trabajo centralizado para las 24 áreas, según el informe.

“Aparentemente había un recorte de presupuesto por parte del Gobierno Autónomo Municipal de La Paz. Hicieron lo que tenían que hacer, repartir a las áreas donde más se necesite dinero dentro de sus prioridades y descuidaron la parte de medioambiente porque aparentemente no da plata”, dijo Omar Miranda, vecino y redactor de la ley que declara el bosque de Bolonia como área protegida.


Bolonia es una de las pocas áreas protegidas que cuenta realmente con resguardo gracias a un grupo de vecinos, quienes junto a voluntarios se unen para cuidar y preservar este bosquecillo. Realizan además actividades de limpieza en Pura Pura y Auquisamaña.

Los voluntarios y vecinos indican que no pueden hacer mucho para resguardar estos lugares ante situaciones de avasallamientos o emergencias, como incendios.

Según la exguardaparque Claudia Figueroa, en cada zona hay diferentes amenazas contra las áreas protegidas.

En Pura Pura los ciudadanos botan escombros, en especial desechos de construcciones ilegales. Además el año pasado se echaron residuos tóxicos.

Otro de los problemas, según la exguardaparque, son los avasalladores, quienes talan árboles en la parte alta. “Van a sembrar papa. En la parte de abajo hubo un conflicto con una persona que se asentó en una hectárea”, dijo.

En Bolonia hay empresas que quieren construir en el área protegida. “Vienen con papeles de hace muchos años, se inventan (documentos)”, indicó. Denunció que hay, además, gente que ingresa a beber o quemar en los bosquecillos. Hay también adolescentes que prenden fogatas.

Un panorama similar ocurre en Auquisamaña, donde en la parte de abajo hay movimiento de tierras. Hay además un problema de límites. “Dicen que pertenecen a Palca porque el área protegida es de La Paz, se inventan permisos que no existen, como es fácil meter maquinaria, entonces los cerros se derrumban”, explicó.

“Para contrarrestar la demanda se abren espacios para que estudiantes realicen sus pasantías en la zona”, explica el informe de Red O2. Según el texto, el 2016 con el Manual de Funcionamiento de Guardaparques Municipales se identificó 141 especies de flora y 22 de fauna en Pura Pura.

En el bosquecillo de Auquisamaña se registraron 151 especies de flora y 21 de fauna, entre ellas aves como alkamaris, jilgueros, picaflores y gran variedad de anfibios. Se encontraron además vizcachas y otros roedores nativos.

“El 2014 se encontraron cinco grandes poblaciones de vizcachas en Auquisamaña. Para el 2017, las mismas se disminuyeron a solo una. Esto debido a los constantes avasallamientos”, dice el informe de Red O2.

La Paz ya perdió tres áreas protegidas

Desde el 2000 hasta el 2015, el municipio de La Paz perdió tres áreas protegidas que fragmentaron el “cinturón” de áreas naturales que rodeaban la ciudad por culpa de las construcciones, los avasallamientos y sobre todo problemas limítrofes.

Raúl Zambrana, técnico de áreas protegidas, informó que “el 2000, mediante la Ordenanza Municipal 147, se establecieron 27 áreas protegidas. El año 2015, por presión de los vecinos del distrito rural de Hampaturi, se estableció que no contaban las áreas que tenían presencia en territorios rurales. Por esa razón, muchas han quedado cercenadas, las que tenían presencia en los distritos urbanos. Es así que tenemos 24 áreas, pero de éstas muy pocas son funcionales porque no están completas, son solo fragmentos”, dijo.

La fragmentación, según Zambrana, afecta a la flora y la fauna de este lugar. Además, estos lugares contaban con las extensiones más grandes. “Eran territorios grandes, el área protegida de la Cuchilla es una continuidad que iba desde Pampahasi hasta la Cumbre, este territorio estaba protegido, ahora ya no está”, detalló el técnico.

Según la concejala Beatriz Álvarez, como Alcaldía a diario reciben denuncias de avasallamientos y loteamientos en áreas protegidas.

12