¿Qué cambió a dos años del funcionamiento de la terminal interprovincial de El Alto?

Se trata de una infraestructura administrada por la Gobernación de La Paz que inició funciones en 2016.
lunes, 24 de septiembre de 2018 · 17:35

Gary Ramírez

Son las 5.00 de la mañana de un martes, aún no se asoma ni un rayo de sol sobre la ciudad, pero como cada día miles de personas llegan hasta la Terminal de Transporte Interprovincial de El Alto para adquirir un boleto y trasladarse a las distintas provincias del norte del departamento de La Paz.

“¡Desaguadero!, ¡Achacachi!, ¡Copacabana!”, anuncian los transportistas que esperan completar cuanto antes la capacidad de sus vehículos, por lo general minibuses para 14 pasajeros, e iniciar el viaje a sus destinos.

El panorama es el habitual durante los siete días de la semana, pues la infraestructura ubicada en la zona Villa Esperanza de la urbe alteña opera desde las 3:00 a 20:00 por comodidad y, sobre todo, seguridad.

La terminal interprovincial de El Alto. Foto: Gary Ramírez.

“La terminal ayudó a descongestionar varias zonas que antes eran caóticas por las paradas improvisadas donde los pasajeros estaban malacostumbrados a abordar los vehículos en inmediaciones de El Ceibo, el Multifuncional, la Ex tranca de Río Seco y las avenidas Chacaltaya y La Paz”, afirmó la secretaria departamental de Desarrollo Social y Comunitario de la Gobernación de La Paz, Beatriz Zegarrundo.

En enero de 2016, el gobernador Félix Patzi puso en marcha el funcionamiento de la terminal, en ese entonces, con 35 casetas para la venta de boletos, sin embargo, debido a la afluencia de pasajeros, actualmente la estación de buses cuenta con 50 casetas, espacios comerciales, servicios sanitarios y áreas administrativas.

Por fuera, la construcción luce una imponente estructura de cristal que se extiende en el frontis y que permite observar los cómodos ambientes que fueron habilitados en el interior.

De acuerdo con la funcionaria, se destinaron 19 millones de bolivianos en la construcción de la obra y, pese a los bajos costos con los que opera, esa inversión es recuperada. Desde su funcionamiento, la Terminal Interprovincial de El Alto generó alrededor de 3 millones de bolivianos.

La terminal interprovincial de El Alto. Foto: Gary Ramírez.

“Antes los choferes tenían que hacer largas filas en las paradas ilegales, pero, además de eso, exponían a muchos riesgos a sus pasajeros porque el robo de equipaje era muy común; ahora los transportistas pagan un boliviano para ingresar a la terminal, los boletos se venden en las ventanillas y los pasajeros abordan los vehículos de manera segura. Si se pierde algún bulto o maleta, identificamos rápidamente al autor gracias a las cámaras de seguridad”, resaltó Zegarrundo.

Los beneficios de la estación de buses también son valorados por los usuarios. Para Marcela Tola, viajera frecuente a Desaguadero, el mayor aporte que se alcanzó con la infraestructura es la seguridad.

Destinos frecuentes

Desde la Terminal Interprovincial de El Alto, los viajes más frecuentes son a los municipios de Desaguadero, Achacachi y Pucarani, entre los 30 destinos que conectan a nueve provincias del departamento.

Desde este lugar operan 42 sindicatos afiliados a cuatro entes matrices: Federación Andina de Choferes 1º de Mayo, Federación de Transporte Interprovincial, Asociación de Transporte Libre y Cooperativas de Transporte.

“Cada día tenemos aproximadamente 700 salidas de vehículos, entre buses y minibuses, de los cuales cerca de 96 son hacia la frontera con Perú, 65 a Achacachi y 60 a Pucarani. Sin embargo, esos números son variables de acuerdo con la temporada, por ejemplo, los fines de semana se incrementan los viajes a Copacabana y Sorata”, explicó la administradora de la terminal interprovincial, Fabiola Luque.

Según los registros, al menos diez mil pasajeros hacen uso diario de la terminal, sin embargo, otros aún prefieren abordar las movilidades de lugares no autorizados, como en el denominado playón, situación que provoca caso vehicular en inmediaciones del puente de Río Seco.

Una de las paradas no autorizadas para el transporte interprovincial. Foto: Gary Ramírez.

En 2015, la Alcaldía de El Alto, en coordinación con la Gobernación emitió la Resolución Administrativa Municipal 311, que prohíbe las paradas improvisadas para el transporte interprovincial y, en agosto de este año, la comuna puso en vigencia la Resolución Administrativa 005 que impide el uso de puente de Río Seco para el carguío de pasajeros.

Controles

La Dirección de Transporte y Telecomunicación (DTyT) de la Gobernación realiza controles periódicos antes de autorizar el servicio a los sindicatos y durante el trabajo de éstos, con el propósito de garantizar la seguridad de los pasajeros.

“Para que una Federación de transporte obtenga la Resolución y las tarjetas de operación, debe cumplir una serie de requisitos, el más importante es que los vehículos estén en buenas condiciones y para ello hacemos inspecciones técnicas en las que verificamos la comodidad en el interior, el sistema electrónico y el mantenimiento de los motorizados”, explicó el responsable de la DTyT, Claudio Choque.

El funcionario recordó que también se conformó una brigada de control y fiscalización que cada día se constituye en diferentes trancas del departamento para realizar operativos sorpresa. “Con ellos vigilamos que los choferes tengan la tarjeta de operación en la que se indica su nombre, las características del vehículo, la capacidad de carga y rutas autorizadas para su circulación”, detalló Choque.

Hasta la fecha, el 95% de los transportistas ya cuenta con los documentos que validan su trabajo en tramos interprovinciales. Quienes no presenten estos documentos durante los controles son sancionados con multas que varían desde los 20 a 50 bolivianos.

Choque afirmó que para mejorar el servicio e informar a usuarios y choferes sobre sus derechos y obligaciones, se realizan talleres en distintas provincias. “En el Decreto Departamental 102 se establece la atención preferencial a sectores de la población, el régimen tarifario, el traslado de carga, de mascotas y las sanciones a infractores. Es importante que los choferes conozcan estos temas para no cometer infracciones, pero también los pasajeros deben conocerlos para denunciar cuando se vean afectados”, dijo.

Proyectos

La terminal interprovincial de El Alto. Foto: Gary Ramírez.

Debido a la creciente demanda de transportistas y usuarios, se prevé que la Terminal Interprovincial de El Alto sea ampliada con 50 nuevas casetas para la venta de boletos, 37 carriles y el colocado de pavimento rígido en el estacionamiento principal.

Entre los proyectos también se contempla la refacción de las jardineras y la instalación de luminarias en el ingreso a la estación de buses.

“Los ingresos que obtenemos, además de pagar los sueldos del personal y los servicios de limpieza, nos permiten hacer las mejoras para ofrecer mayores comodidades. Hay que resaltar que, por el momento, aún no se cobra el uso de terminal a los usuarios, porque antes de eso queremos que los choferes y pasajeros se sientan conformes y tengan un compromiso: el de cuidar su terminal y darle el uso correcto”, afirmó Beatriz Zegarrundo.

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

197
108