A 15 años de la debacle de 2003, Sorata renace como “el paraíso”

Autoridades de capital de Larecaja preparan una estrategia de promoción para que Sorata recobre su sitial entre los destinos más visitados de Bolivia.
domingo, 13 de enero de 2019 · 00:04

Leny Chuquimia  /  Sorata

A 15 años de la debacle del turismo en Sorata por la Guerra del Gas (2003),  el municipio relanza su imagen para recuperar el sitial privilegiado que tenía entre los destinos  bolivianos. La marca “Sorata, el paraíso terrenal” impulsa sitios únicos como la caverna de San Pedro o la Pradera de cascabeles.  

El 20 de septiembre de 2003, el gobierno de Gonzalo Sánchez de Lozada  instruyó el rescate de un grupo de 70 turistas extranjeros que se encontraban varados en Sorata. El operativo terminó en un  enfrentamiento en el que murieron dos soldados y cinco campesinos, entre ellos una mujer y una niña de apenas ocho años. Esa fue la chispa que encendió la denominada  Guerra del gas.

“Hasta ese año, Sorata era uno de los destinos  con mayor cantidad de turistas extranjeros. Lamentablemente los problemas sociales de entonces nos han dejaron aislados a nosotros y a los turistas que albergábamos. Aquella vez  declararon a ésta como zona de conflicto echando abajo nuestra captación de visitantes. Nos ha costado recuperarnos para tener por lo menos un flujo nacional, pero nuestra meta es hacer una reingeniería para recuperar nuestro lugar internacional”,  explicó la alcaldesa de Sorata, Celia Camargo.

A 150 kilómetros de la sede de Gobierno (unas tres horas de viaje por carretera)  está la capital de la provincia Larecaja. Sorata fue calificada por el escritor  Emeterio Villamil de Rada (1804-1880), en el ensayo  La Lengua de Adán, como El Edén donde Adán y Eva hablaban en aymara.  

Y sigue siendo el  paraíso terrenal para los sorateños, que   hoy    luchan por cerrar  heridas  y reconstruir la imagen de su tierra. Con ese lema, vecinos, operadores turísticos y  de servicios  sellaron un pacto  con autoridades locales y departamentales.

Sorata, El Edén

En medio de la niebla, en el ingreso de Sorata está el mirador El Balconcillo.  Desde su cima se aprecia un paisaje único en el que la cordillera de los Andes saluda a los visitantes y anticipa una  variedad de pisos ecológicos.  

 “Hay varias tareas para que Sorata recupere su posicionamiento en el turismo y la primera es mejorar la calidad de los servicios  y toda la infraestructura”, dijo el encargado de la unidad de Turismo y cultura del municipio, Goyo Charly Lazo Colque.

Señaló que esas tareas son parte de la nueva imagen  turística del municipio que será mostrada paulatinamente en el mercado nacional e internacional. Como parte de la estrategia han diversificado su oferta para mostrar no sólo los atractivos turísticos tradicionales -como la caverna de San Pedro-  sino aquellos menos conocidos, como las místicas lagunas de los glaciares o la Pradera de Cascabeles.

 
La fuente  en la plaza alberga un centenar de peces de colores.

“Tenemos valles interandinos y del trópico, los vestigios incaicos y muchos atractivos que queremos que ayuden a atraer turistas que amplíen su tiempo de estadía en Sorata”, añadió.

  La gastronomía también forma parte de las ofertas. Para los conservadores están los tradicionales helados  artesanales de chirimoya y durazno, dos frutas típicas del lugar. 

“Muchos aseguran que este fue El Edén y que la fruta prohibida no fue una manzana sino una chirimoya”, comenta una de las vendedoras del postre.

Para quienes buscan una  aventura para el paladar, en Sorata podrán encontrar un plato  elaborado  con carne de   víbora como ingrediente. “Para algunos su sabor no es distinto al del pollo pero la verdad es que tiene un gusto propio”, comenta un vecino.   

“Tenemos mucho que ofrecer en turismo, desde el nevado Illampu hasta la gruta, pasando por el río,  las lagunas y la gastronomía. Nos falta coordinar con las agencias  de turismo para poder promocionar de mejor manera nuestros atractivos”, señaló el presidente de la Junta de Vecinos de Sorata, Luis  Santander.

Según el representante, los sorateños tienen el compromiso de impulsar la industria sin chimeneas en su municipio. “Esperamos con los brazos abiertos a los visitantes ”, invitó. 
 

Sorata  en guerra
En 2003, los conflictos sociales causaron una de las peores crisis en el turismo del municipio de Sorata . Los bloqueos  aislaron la región  y la convirtieron en zona roja.

2003 “Desde ese año es como si  nos hubieran  puesto una cruz. Nadie quería saber de nosotros,   ni hoteleros ni operadores. Ahora tenemos una nueva marca y vamos recuperando  confianza”,  manifestó  Goyo Lazo.


  
15 Años después, Sorata se perfila como uno de los destinos para el turismo de aventura. Han preparado eventos de gran importancia como el Jacha Avalancha, una competencia  de  descenso en bicicleta  por medio de la montaña.

57
2

Otras Noticias