Vecinos del botadero K’ara K’ara: obras a costa de contaminación

Los vecinos del Distrito 15 reciben compensación por albergar el relleno que está en cierre. Temen un desastre y exigen que el vertedero sea trasladado inmediatamente.
lunes, 28 de enero de 2019 · 00:04

María Mena  / Cochabamba

Aún antes de llegar a la zona de K’ara K’ara, que lleva el mismo nombre del relleno sanitario de Cochabamba, los olores de basura son penetrantes. El botadero    está en proceso de cierre    pero recibe alrededor de 850 toneladas de basura al  día. Los vecinos temen  una tragedia ambiental y, aunque reciben compensación, exigen    que el vertedero se traslade definitivamente.  

Una mezcla de desagradables olores -materia en descomposición y lixiviados- ingresa  por el olfato hasta alojarse en la garganta.   Contener la respiración y llevar las manos a la nariz y a la boca son reflejos automáticos para los visitantes, pero   los vecinos de K’ara K’ara realizan sus actividades con normalidad. Después de años están habituados  a ese hedor.

La clasificación  de los residuos apunta a su reciclaje.

La compensación

K’ara K’ara está al sur de la ciudad de Cochabamba  pero  no es una zona encarecida como los barrios aledaños. Está totalmente urbanizada. Sus principales vías están asfaltadas y al menos cinco líneas de transporte público prestan servicio al sector:  los minibuses 8, 40 y 122 y los taxifrufis 131 y 132. 

La zona cuenta con  tres unidades educativas, un centro de salud de primer nivel, un mercado, un módulo policial, un centro cultural, dos parques infantiles y varias canchas  con pasto sintético. 

Casi todas esas obras fueron construidas con los recursos de compensación que la Alcaldía de Cochabamba destina a las tres mancomunidades del Distrito 15 (K’ara K’ara, Pampa San Miguel y Arrumani) como compensación por la disposición final de la basura en el sector. 

Los ingresos por compensación para el sector llegan a 30 millones de bolivianos; y los de coparticipación tributaria, a 2,1 millones de bolivianos.

Pese a las obras, los vecinos de K’ara K’ara  aún viven con limitaciones. Se proveen de agua potable a través de cisternas y aún no cuentan con un  sistema de alcantarillado. Ya está en  ejecución la instalación de ductos para los servicios básicos y las redes secundarias de gas domiciliario.

Más de 100  funcionarios de  Colonia n en el botadero.

Vecinos viven con miedo

El relleno sanitario tiene una superficie de 36 hectáreas. Al sur colinda con  la Organización Territorial de Base (OTB) 12 de Septiembre y al este y oeste con Los Pinos e Ichucollo, respectivamente. 

En las dos primeras OTBs hay viviendas construidas a menos de 30 metros del botadero, pese a que la norma de Medio Ambiente 757 prohíbe asentamientos humanos a menos de un kilómetro a la redonda de un vertedero. 

El dirigente de la mancomunidad Pampa San Miguel, Bacilio Panta Ledezma, aseguró que los vecinos de la OTB 12 de Septiembre viven con miedo a que un colapso similar al de Alpacoma se registre en el lugar. 

“Nosotros vivimos a las puertas del botadero. Esta zona es un cañadón y en cualquier momento pueden bajar las aguas del río Itihuana ”, afirmó Panta.

Según el dirigente, las aguas de este río son escasas; pero en la temporada de lluvias el caudal puede aumentar traspasando el muro perimetral del relleno  y llevando consigo basura y lixiviados. “Puede rebalsar en cualquier momento. Puede ser en semanas, en meses o en años. Pero el riesgo está (presente)”, dijo Panta.

Sin embargo, el responsable de Tratamiento y Disposición Final del relleno sanitario K’ara K’ara de la empresa Colina, Guillermo Zambrana, descartó que en el sector suceda algo parecido a Alpacoma. Aseguró que el tal río Itihuana “no existe, es más bien un canal de riego”. Dijo que de ese caudal reducido desembocan a la presa Angostura.

 “Por seguridad de los vecinos en la playa de descarga de desechos, trabaja permanentemente maquinaria pesada que compacta a diario la basura que ingresa. Estos desechos compactados son usados como muros de contención brindando estabilidad a las plataformas para evitar posibles taludes o deslizamientos” aseguró Zambrana.

Los habitantes de la OTB Los Pinos también aseguran que están expuestos a ciertos peligros. Sólo un muro perimetral divide las viviendas que fueron construidas en lo alto de un cerro de aproximadamente 40 metros del botadero. “Una fuerte lluvia puede humedecer el terreno causando un talud y deslizamientos”, advierten.

El técnico de Colima descartó esa posibilidad. Dijo que las viviendas están cimentadas sobre piedra laja que hace resistente y estable el lugar.

“Que se traslade el botadero” 

El vivero  instalado en la zona es parte del plan de cierre de K’ara K’ara.

Página Siete participó en una inspección  al relleno sanitario de K’ara K’ara, realizada por  un grupo de dirigentes del Distrito 15 y personal de la Compañía de Limpieza e Ingeniería Ambiental (Colina), que tiene la concesión del botadero. 

En la inspección, los dirigentes mostraron su aprobación por el trabajo que realiza la concesionaria Colina; sin embargo insistieron en su pedido de que  la basura sea industrializada y reubicada a otro botadero.

Desde hace  años, la Alcaldía de Cochabamba realiza vanos intentos de trasladar el relleno que técnicamente ha finalizado su vida útil. Fueron presentadas varias  alternativas de nuevas ubicaciones, pero ningún proyecto se concretó  debido a la oposición de los habitantes.

El presidente del Distrito 15, Vicente Hinojosa Flores,  dijo que la zona de K’ara K’ara está en constante crecimiento. El botadero  -

dijo- pone en riesgo la salud de todos los vecinos, en especial de niños y adultos mayores.

“Todo el botadero debería retirarse una vez concluya el cierre técnico y definitivo. Como vecinos no  podemos seguir viviendo de esta manera; estamos muy expuestos a muchas enfermedades por la basura que dejan”, manifestó el presidente de la mancomunidad Pampa San Miguel, Francisco Villarroel.

La planta  de tratamiento de lixiviados tiene seis piscinas.

Alcaldía busca industrialización

El secretario de Desarrollo Sustentable de la Alcaldía de Cochabamba, Fernando Guillén, informó que las acciones ediles en torno al relleno sanitario de K’ara K’ara comprenden dos por dos etapas. Una es el cierre técnico del botadero, que está en ejecución y la segunda será la industrialización de los desechos.

El funcionario municipal  aseguró que  este lunes se invitará a las empresas interesadas en transformar la basura a que presenten sus propuestas. “Se les hará conocer el Documento Base de Contratación y los términos de referencias de la Alcaldía”.

Guillén no quiso precisar fechas ni montos de inversión para el proyecto, pero aseguró que la empresa que se haga cargo del proyecto tendrá que hacerlo bajo tres términos: “la inversión tendrá que ser propia, deberán contar con la mejor tecnología y, sobre todo, deben contar con un terreno para la industrialización”.

Labor de Colina en K’ara K’ara

La empresa Colina se adjudicó la concesión del relleno sanitario de K’ara K’ara en septiembre de 2014. Está encargada de tres proyectos: el mantenimiento del botadero, su cierre técnico  y el tratamiento de los residuos. 

En el lugar  120 funcionarios de Colina  trabajan permanentemente  divididos en tres turnos. Constantemente operan maquinaria pesada que compacta y traslada los residuos.

Desde el ingreso, el relleno se asemeja a un campamento. Todo el tiempo hay movimiento: entran en diferentes horarios los 120 carros basureros de la Empresa Municipal de Servicios de Aseo de la Alcaldía. En cada sector se observa gente trabajando, sobre todo el área de descargue donde está personal de Colina, maquinaria y los recolectores.

También está el área de compostaje, la planta de tratamiento de lixiviados, el depósito de llantas y el vivero donde se disponen los desechos orgánicos para convertirlos en abono.

Ya casi concluye el cierre técnico del sector donde se instaló el primer botadero en los años 90. Ahora es una inmensa colina rodeada de vegetación. Tiene un avance del 80% en una superficie de 8 a 10 hectáreas. El responsable del mantenimiento del relleno de Colina, Jorge Ochoa, precisó que ese lugar será un parque ecológico.

 La planta de tratamiento de lixiviados tiene seis piscinas. Las aguas tratadas son usadas para el riego del terreno. El vivero anualmente debe entregar a la Alcaldía 45.000 plantines que son destinados para programas de forestación.

La playa de descargue   de desechos en el botadero.

Zona del  botadero

  • Ubicación:  El relleno está al sur de Cochabamba en la zona de K’ara K’ara. (kilómetro 5 ½ de la avenida Petrolera, carretera antigua a Santa Cruz.
  • Zonas Tiene más de 50 mil habitantes en 90 OTBs .
  • Escuelas. En K’ara K’ara hay tres escuelas: Voces Libres, Dionisio Morales y Juancito Pinto.
6
7