Víctima de presunto feminicidio fue arrojada con vida de un cerro

La Policía dijo que la autopsia determinó que la causa de la muerte de la víctima fue un golpe en la cabeza, producto de la caída.
viernes, 04 de enero de 2019 · 00:04

María Carballo / La Paz

 La mujer, cuyo cuerpo fue hallado el miércoles en  la  mañana en la avenida Max Fernández de Alto Llojeta (La Paz), fue asfixiada y luego arrojada viva desde un cerro, informó la Policía.

La directora de la Fuerza Especial de Lucha Contra la Violencia (FELCV), Karina Figueroa, explicó que la autopsia realizada al cadáver de la víctima  desacreditó la primera versión de la causa del deceso de la mujer, que advertía que fue asfixiada y luego arrojada muerta desde un cerro hasta el pavimento, donde se la encontró.

“La autopsia ha demostrado otra cosa. Se ha determinado que la causa de la muerte ha sido por TEC (Traumatismo Cráneo Encefálico o golpe en la cabeza). Ella falleció al ser arrojada. Suponemos que la asfixiaron y luego quedó inconsciente. Ellos (sus agresores) pensaron que estaba muerta y no era así, pero cuando  la arrojaron del cerro, ella estaba viva”, dijo  Figueroa.

La mujer aún no fue identificada y todavía se busca al autor o autores del crimen. Su deceso es investigado como un posible feminicidio, aunque aún no se estableció esta hipótesis, explicó la jefa policial.

El miércoles, cuando se halló el cuerpo, Figueroa detalló que cerca de éste se encontró un par de zapatos, una manta y unas llaves como únicos objetos de valor de la víctima.

El resultado de la autopsia también deja sin efecto la versión del director de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (FELCC) de La Paz, Jhonny Aguilera, quien descartó que la causa de la muerte fue la caída del cuerpo de la mujer del cerro a la avenida. Según la autoridad, la mujer fue asfixiada hasta morir, luego arrastrada y arrojada.

Hay tres versiones de un caso 

 Entre  el miércoles y ayer,   se   revelaron  tres versiones sobre el caso de feminicidio en Cobija (Pando). La víctima es  Vilma Vargas de 39 años.

      De acuerdo con el primer  reporte, la Policía dijo  que la pareja de la víctima, Franklin P., de 48 años, atacó  a su esposa en la  celebración por Año Nuevo y la mató.

Después, de acuerdo con el reporte de la Policía, el acusado  declaró que su esposa se quitó la vida al activar la llave de gas del horno, pero luego confesó que la agredió por celos.    

Como tercera versión, el director de la FELCV de Pando, Iván Patón, informó  ayer a este medio que la autopsia realizada al cuerpo de la víctima demostró que no había indicios de que  la mujer  haya sufrido  violencia antes de fallecer.

“La autopsia demostró que esta mujer murió por causas naturales, por broncoaspiración después de haber consumido bebidas alcohólicas en exceso”, afirmó el jefe policial.

Patón indicó que el esposo de la ahora fallecida dijo que la mujer  fue a descansar y luego se la halló sin vida.

Esta versión fue confirmada por el director  nacional de la FELCV, Marco Antonio Morales, quien explicó que el caso será investigado por la FELCC, ya que no se trata de un feminicidio. “No se llegó a confirmar si hubo una asfixia mecánica o ataque de celos como se dijo en un principio (...) Ahora la  persona que estaba acusada ya está en libertad”, indicó a Página Siete.

La autoridad policial  añadió que “a  veces se determina un tipo de delito, pero las investigaciones determinan que se trata de otra cosa”. 
 

Feminicida de La Asunta va a la cárcel

Jaime R. Ch. fue enviado ayer  al penal de Chonchocoro con detención preventiva después de ser acusado por matar a su esposa con 33 puñaladas en La Asunta (Yungas).

El informe policial dice   que el hecho se produjo en la comunidad yungueña de Siguani Chico el 26 de diciembre de 2018, cuando la pareja consumía bebidas alcohólicas. Allí se produjo una discusión entre el agresor y  la víctima, quien  reclamó una supuesta infidelidad.

El acusado agredió además a su hija, quien intentó defender a su madre.  El agresor  huyó, pero  fue capturado días después en la comunidad de Puerto Rico en los Yungas y fue  trasladado por la Policía a la sede de Gobierno.

El reporte de la FELCV detalla que el hombre tenía antecedentes de violencia intrafamiliar, aunque nunca existieron  denuncias por parte de la víctima. Ambos se dedicaban al cultivo de la hoja de coca para poder vivir.

 

 

3
52

Otras Noticias