El cobro de impuesto edil alcanza a zonas sin planimetría y que no tienen todos los servicios

La Ley 344 regula los tributos a transferencia y propiedad de inmuebles.
lunes, 07 de enero de 2019 · 02:07

Luis Escobar  / La Paz

Según la  ley  municipal 344 –que regula los impuestos a la transferencia y a la propiedad de los  bienes inmuebles en La Paz–, el cobro  de  tributos ediles  llega  a zonas que no tienen planimetría  ni cuentan con todos los servicios. La norma, publicada la semana pasada, también establece rebajas arancelarias en barrios de muy alto riesgo o aledaños a la residencia presidencial de San Jorge.

Para establecer  parámetros para el monto de los impuestos, la Alcaldía dividió la ciudad en cuatro macrozonas (ver mapa). Cada una de ellas agrupa varias zonas de acuerdo con sus similitudes. 

Las tres primeras macrozonas se encuentran dentro de la mancha urbana del municipio y cuentan con  los servicios básicos. La macrozona 4, en cambio,  comprende áreas que  mixtas; es decir, que  se encuentran entre sectores urbanos y rurales. 

Macrozona 4

La Ley 344, en su artículo 5, establece: “autorizar al Órgano Ejecutivo Municipal,  a partir de la gestión tributaria 2018 (cuyo impuesto se paga este año), la aplicación de la Zona Tributaria 4, definida para las áreas no consolidadas del Área Urbana del Municipio de La Paz”.

El director de Administración Territorial y Catastral (DATC) de la Alcaldía paceña, Álvaro Viaña, explicó que las zonas 4 son las que se encuentran en áreas periurbanas del municipio. “Son sectores no consolidados, que no presentan una característica del todo urbana. Por ejemplo,   algunas áreas de Chicani  que presentan algunas características rurales como las actividades agropecuarias”, dijo. 

Las zonas clasificadas como  4 no necesariamente tienen planimetría. Es decir, no cuentan con un plano autorizado por la Alcaldía que permita ordenar las construcciones de inmuebles.    

El impuesto a los inmuebles construidos en estos sectores  se determina en base a la declaración jurada del propietario. Según la norma, los montos arancelarios en las zonas 4 sólo pueden incrementarse si la Alcaldía lleva adelante mejoras en ellas. 

“Hasta que no se realicen mejoras en la macrozona 4,   el cobro del impuesto a la propiedad en estos sectores  se determina en base a un autoavalúo que declara el dueño”, reafirmó Viaña. 

3 macrozonas

La macrocrozona 1 agrupa a las zonas  que presentan mejores condiciones en suelos, topografía, servicios, áreas verdes, posibilidad de comunicarse con otros barrios y son las más tradicionales. Por ello, tienen  todos los servicios básicos; tal es el caso de San Jorge, Miraflores o  el Centro de La Paz.

La macrozona 2 es considerada un área intermedia. Las zonas que comprende cuentan con servicios, equipamientos, áreas verdes,  buena accesibilidad vehicular y vinculación con otros sectores, pero no están cerca del Centro de la urbe. Aquí se incluyen  San Antonio o Pampahasi, por ejemplo. 

La macrozona 3 comprende zonas en sectores periféricos de la ciudad que tienen algunas carencias en la prestación de  servicios básicos, como conexiones de agua potable y alcantarillado. 

Por las diferencias que puedan haber entre las zonas que reúnen,  cada una de las macrozonas también se dividen en subsectores.  Por ejemplo la avenida Busch como la calle Guerrilleros Lanza se hallan en la macro 1. Sin embargo, la primera tiene una codificación 1-21 y la segunda 1-31; lo que implica que esta última pague   impuesto un poco más bajo.  

Solicitud de cambio

La Ley Municipal de Catastro obliga a la Administración Territorial a atender las solicitudes de cambios en los códigos de las zonas. Los propietarios que consideren que sus zonas no responden a las características de su clasificación y, por el ende, el monto de impuesto,  pueden solicitar una modificación. 

Las demandas serán analizadas por la Alcaldía  para ver si corresponde o no el cambio. Por ejemplo, el año pasado, la comuna sólo  recibió una solicitud y fue realizada  por los vecinos de un manzano ubicado  al inicio de Obrajes, frente a la Curva de Holguín.

“En ese caso, después del análisis, se determinó que por la ubicación, la topografía, la pendiente del sector era factible cambiar  la codificación de 1-22 a 1-50”, explicó Viaña. Con ello, los vecinos  pagarán un tributo menor este año.

Los descuentos 

La Ley Municipal 344  establece un descuento del 15% en el pago de impuestos a las zonas de muy alto riesgo y un 10% a aquellas  aledañas a la residencia presidencial de la zona de San Jorge.

 El artículo 3  de la norma determina “se aplique la reducción del 15% en el valor del impuesto determinado para los bienes inmuebles ubicados dentro de las Áreas de Muy Alto Riesgo”.

“Los propietarios que se encuentren en esas condiciones deben presentarse a la Administración Tributaria Municipal para hacer la solicitud y,  para que, partir de la siguiente gestión, se proceda a la disminución impositiva”, afirmó el director municipal de Administración Territorial y Catastral.

 El 4 de la ley establece que “se a aplique la reducción del 10% en el valor de la Base Imponible para los bienes inmuebles ubicados en manzanas aledañas a la Casa Presidencia (de San Jorge)”. 

Esta rebaja en los tributos municipales se debe a que los inmuebles aledaños a la residencia presidencial no pueden hacer construcciones en altura por razones de seguridad del Estado y para permitir la llegada y partida de naves del helipuerto.   

Esta reducción arancelaria no se aplica a los inmuebles aledaños al nuevo Palacio Presidencial de la plaza Murillo.

El cálculo de los  impuestos toma en cuenta 6 parámetros

El cálculo para el cobro de impuesto a la propiedad de bienes inmuebles de cada gestión se calcula en base a seis elementos. Cada uno de ellos está definido en la Ley Municipal 344.

El primero corresponde a los  “valores unitarios del terreno”. Éstos establecen la ubicación y el tipo de vía por la cuál se accede al inmueble. Un segundo elemento son los “factores de  ponderación de servicios”; es decir, si el inmueble cuenta con energía eléctrica, agua potable, alcantarillado o teléfono. 

El tercer factor es la inclinación que pueda tener el inmueble; y va  desde las construcciones en  superficies planas hasta  terrenos  inclinados con declive mayor a los 15 grados.

El cuarto punto  toma en cuenta el tipo de construcción. En viviendas unifamiliares la clasificación va de  “Lujoso Residencial” hasta  “Muy Económico/ Marginal. Para departamentos o propiedad horizontal,  de “Lujo” a “Económico”.

El quinto punto toma en cuenta la antigüedad de la construcción: desde una casa nueva hasta una de  más de 51 años. El sexto, y último elemento, está dedicado a  propiedades horizontales o departamentos. Se trata de un “Factor de Corrección” según la zona en la que se halle el inmueble. 

“Todos esos elementos determinan el monto y la base imponible para la propiedad de bienes inmuebles”, declaró el director de la DTAC, Álvaro Viaña.

Además, explicó que la primera de las tablas (ver infografía) determinan el valor por metro cuadrado del inmueble y se emplean para el cobro del impuesto a la transferencia.  Por ejemplo, el código 1-10, cuya vía sea de asfalto y se encuentre en el Centro de la ciudad, tiene el valor por metro cuadrado de terreno de 7.712 bolivianos. Este monto no corresponde al valor comercial, que es mucho más alto, pero si le permite a la Alcaldía recaudar un monto mayor en el cobro de impuestos por su compra o venta.

7
39