Gobernación cruceña reporta que 10 incendios se reavivaron

Los chaqueos persisten en la Chiquitania pese a que aún está vigente la pausa ambiental. La norma prohíbe todo tipo de quemas en Santa Cruz.
domingo, 13 de octubre de 2019 · 00:02

Página Siete  / La Paz

Ayer, la Gobernación de Santa Cruz reportó que 10  incendios se reactivaron desde el viernes. Algunos de ellos se produjeron por los chaqueos que, pese a la pausa ambiental que decretó la entidad, persisten en la zona.

“A pesar de que la ley de pausa ambiental está vigente, se identificó qué hay personas que continúan realizando quemas”, declaró el responsable de Centro de Operaciones de Emergencia de la Gobernación cruceña, Enrique Bruno. 

Según el reporte,  se registraron  incendios  en los municipios de: Carmen Rivero (1); Concepción (5),  San Ignacio (1), San Rafael (2) y en Valle Grande (1). 

“Son 10 incendios en el departamento. Estos datos son emitidos por el centro de monitoreo ”, añadió la autoridad cruceña.

El 17 de agosto, la Gobernación de Santa Cruz emitió la declaratoria de desastre departamental  por la magnitud de los incendios que afectaban entonces a más de 1.000 hectáreas de bosque en 10 municipios. Pese a que se desplegaron 5.000  bomberos y 20 aeronaves –entre  ellos dos aviones y el helicóptero más grande del mundo–,  los incendios sólo fueron  aplacados, 45 días después, por las lluvias que cayeron a inicios de octubre. 

Hasta la anterior semana,  el fuego  arrasó 3,9 millones de hectáreas, según la Gobernación. De esta cifra, las áreas protegidas representan un  46%. Se reportaron además  10.000 familias afectadas. A nivel nacional, las pérdidas alcanzaron  alrededor de cinco millones de hectáreas.

El pasado 6 de septiembre, el gobernador  Rubén Costas promulgó la ley de declaratoria de pausa ambiental con cuatro tipos de restricciones. La primera  es impedir nuevos asentamientos humanos en las áreas afectadas por los incendios y la zona de influencia; la segunda es la restricción en el cambio de uso de suelos en la zona afectada; la tercera es la suspensión de las quemas y desmontes; la cuarta es la prohibición  de la caza  y comercialización de los productos generados por el fuego.

Incluso mientras los bomberos trabajaban para aplacar las llamas, algunos comunarios avivaban el fuego. Por ejemplo, a finales de agosto, tres personas fueron aprehendidas a cinco kilómetros de Roboré, Santa Cruz,  con 20 litros de gasolina en medio de los arbustos.