Hay 5 exorcistas en Bolivia, cada uno atiende 80 casos por año

El exorcismo es una oración para liberar a aquellas personas que “tienen el mal dentro” o son afectados por una influencia maligna. Sienten mucho odio.
domingo, 27 de octubre de 2019 · 00:04

Madeleyne Aguilar A  / La Paz

“El exorcismo es un campo que se me presentó, no algo que yo haya buscado”, narra el sacerdote católico Waldo Riveros. Se refiere a su experiencia en los Yungas de La Paz, cuando vio cómo el mal ataca a las personas y decidió usar su don para ayudarlos. Desde septiembre de  2012  es uno de los pocos autorizados por el obispo para realizar el ritual.

Señala que en la Iglesia Católica el obispo es la persona encargada y  competente para realizar exorcismos. En caso que él no pudiese, serán  aquellos sacerdotes que tengan su autorización.

“En Bolivia debe haber menos de cinco. Yo he recibido casos de Santa Cruz u otras regiones porque, muchas veces, la gente piensa que son casos psiquiátricos. Entonces los afectados no se sienten comprendidos.  Yo sí les creo. Si alguien dice que siente algo, no hay por qué desconfiar de ellos, sino ayudarles”, advierte el exorcista.

Riveros es párroco de la iglesia Nuestra Señora de La Concepción, en la zona de Kupini, en La Paz. Es sacerdote hace 14 años. El 2012 hizo un curso de exorcismo en el Vaticano, que no era exclusivamente para religiosos.

En el curso le enseñaron  qué es el mal y cómo actúa. Personal policial  explicó casos de sectas satánicas. Psiquiatras señalaron síntomas que pueden parecer posesiones  y hubo una mesa redonda de exorcistas que contaron su experiencia. Se les enseñó el rito.

En una de las fórmulas del exorcismo, la deprecrativa,  el sacerdote reza:  “Oh Dios, creador y defensor del género humano vuelve tu mirada sobre este hijo tuyo (...)    El antiguo adversario lo atormenta cruelmente, lo oprime con despiadada violencia, lo angustia con inhumano terror. Envía sobre él (ella) tu Espíritu Santo que lo fortalezca en su lucha, que le enseñe a orar...” 

Riveros, además de ser párroco y ser docente universitario, los miércoles y viernes atiende a personas con alguna influencia maligna o posesiones. “No llevo la cuenta de los casos, pero son más de ocho por mes. Trabajo diez meses, entonces en un año son  como 80”, apunta. 

Explica que el exorcismo es una oración de liberación. Las personas que acuden a él sienten o ven cosas extrañas.  O reacciona frente a cosas religiosas.

Los síntomas -señala- son muchos y distintos. Uno común es la  aversión a lo sagrado: la iglesia, la cruz, el rosario o la oración. 

“Les hago poner las manos en agua bendita y la repelen; o prueban  sal exorcizada y para algunos es agria, para otros ácida o   muy amarga. Si les pido que agarre un rosario, lo siente muy caliente o frío, o sienten tristeza”, narra el exorcista.

Eso significa que tienen influencia maligna o que están poseídos. La influencia es externa, algo que escucha o algo que ve, mientras que la posesión es dentro de sus cuerpos.

Hay dos tipos de posesiones. Puede ser por  los ángeles malignos  o espíritus de otras personas. Según el párroco, los casos aumentan en la época de Halloween porque  es  una fiesta cargada de energía negativa, porque las personas abren “puertas” al mal.

El sacerdote  explica que  todo lo que debilite la  consciencia puede ser aprovechado por los espíritus malos. “Si incluso tomar bebidas alcohólicas puede ser una  causa, imagínense el riesgo de  invocar a los muertos. Es mucho mayor”, advierte.

Señala que el demonio está en todas partes, pero especialmente cuando se habla de él.

Los demonios

Satán fue un ángel. Y, cómo él, hay “millones” de demonios,  que decidieron apartarse de Dios. Tienen mucho odio.

“Su objetivo es destrozar a las persona. Ataca a lo que Dios ama. No discriminan, sea creyente o no”, señala el sacerdote.

Con ese objetivo, el mal se apodera del cuerpo de las personas, también puede poseer animales u objetos. Hubo varios de estos casos en Bolivia.

El “don” de Riveros le permite detectar casos. “Cuando yo rezo, pido por los gobernantes y hay reacción del demonio. Eso significa que ellos también tienen espíritus malignos”, advirtió.

 Señaló algunos signos de posesión demoniaca: “Ir en contra de la iglesia; angurria de poder; exaltar a los ídolos ancestrales Y volver la cultura en una religiosidad”.

Punto de Vista 
M. Sc. Juan José Vargas  Psicólogo clínico
“No hay posesión demoníaca”

En realidad no hay posesión demoníaca visto desde la psicopatología, la psiquiatría, neurología y la psicología clínica.

En la época antes de la ciencia los fenómenos psicopatológicos eran extraños para la gente. Se creía que eran entidades malignas que podían poseer a la gente poco creyente, débil o pecadora, es así que se crean tratamientos para sacar a esas entidades. 

Los baños de agua fría, trepanaciones, golpes y otros  no eran más que para  epilépticos, psicóticos y pacientes neurólogicos. Desde la psiquiatría se empieza a ver estos fenómenos como mentales, es así que se confirma que eran trastornos  y no  posesiones.

Ahora bien, esos fenómenos que hasta ahora se presentan no son nada más que creencias que llamamos delirios místicos. Creer que están poseídos, cuando hablan más grueso o en otros “idiomas” o al revés, no es más que lenguaje desorganizado. La fuerza anormal es típica en personas con trastornos mentales, u otros fenómenos que ahora se pueden explicar sencillamente.

Muchos de ellos ven a demonios o almas, pues son alucinaciones auditivas y visuales. También pueden sentir olor a flores o de lo contrario pestilentes, que son alucinaciones olfativas.

Las creencias pueden ser buenas como malas. Por lo tanto,  es mejor practicarlas sin dañarse a uno mismo y tampoco dañar a otros seres vivos. A la vez creer en las propias capacidades y fortalezas, eso también refuerza nuestra felicidad.

Casos en  Bolivia

  • Objetos El 2015 se expuso cinco objetos poseídos. Entre ellos había una  muñeca que fue parte de una  secta satánica de Cochabamba y La Paz.
  • Personas En septiembre, 32 estudiantes de un colegio de la comunidad San Jorge de Ipati, del municipio de Huacareta, mostraron comportamientos extraños, delirios y desmayos, luego que participaran de un juego “diabólico”.
  • Protección  Los sacramentos, en especial la eucaristía y la confesión.

Confidencial

Si te interesa obtener información detallada sobre el proceso electoral, suscríbete a P7 VIP y recibirás mensualmente la encuesta electoral completa de Página Siete.

Además, recibirás en tu e-mail, de lunes a viernes, el análisis de las noticias y columnas de opinión más relevantes de cada día.

Tu suscripción nos ayuda no solo a financiar la encuesta sino a desarrollar el periodismo independiente y valiente que caracteriza a Página Siete.

Haz clic aquí para adquirir la suscripción.

Gracias por tu apoyo.

27
5