Jhoselin, destacada alumna que soñaba con ser maestra

Fue víctima de una brutal violación grupal y murió luego de dos semanas de agonía. La familia exige justicia y pide la máxima pena para los agresores.
domingo, 10 de noviembre de 2019 · 00:00

Anahí Cazas  / La Paz

Cuando Jhoselin, la hija menor de la familia  Calani Coria, cumplió 15 años no exigió  una fiesta de cumpleaños, menos un regalo costoso. Sabía que sus padres no tenían dinero, sabía  que  ellos realizaban   grandes sacrificios.

 “No era exigente. Ella entendía que no teníamos muchos recursos”, llora Zenón Calani, papá de la adolescente de 17 años que murió la noche del  viernes 1 de noviembre  luego de dos semanas de agonía en una sala de terapia intensiva de un hospital de la  ciudad de  Oruro. 

Fue víctima de una brutal violación grupal. Fue dopada y abusada salvajemente por cuatro adolescentes. A causa de las  graves heridas, la adolescente fue internada en terapia intensiva y fue  sometida a tres cirugías. 

 “Siempre me decía: Yo te voy a cuidar cuando seas viejito. Ahora ella se ha ido, nos ha dejado”, se quiebra Zenón, mientras recuerda  uno de los sueños que tenía la niña de sus ojos. “Jhoselin quería ser maestra, ya estaba averiguando para entrar a la normal”, comenta el padre de la víctima en una entrevista con Página Siete. 

Era la   menor de  los cuatro hijos de la familia Calani Coria.  Tenía dos hermanas (24 y 22 años, respectivamente) y un hermano (20 años). “Era la alegría de la familia”, comenta. 

Desde muy niña, Jhoselin  se destacaba en el colegio. Era la mejor alumna de su curso y la más destacada  del Liceo de Señoritas de Oruro. “Este año tenía que salir bachiller. Era muy estudiosa. Era abandera, siempre ganaba medallas y participaba en  olimpiadas”, comenta su papá.

Padres   protestan para exigir justicia  para  Jhoselin.
Foto: La Patria

La joven tenía que cumplir 18 años de edad  el próximo  20 de diciembre.  Ya en su último año de colegio, Jhoselin estaba en correteos para ingresar a la Normal. “Tenía la meta de ser profesora, quería dar clases en el Liceo de Oruro”, dice Zenón. 

Cada año, la joven participaba en todas las olimpiadas de matemáticas, lenguaje y estudios sociales. Era muy querida y destacada por sus profesores. Era muy hábil para las ciencias exactas: química y matemáticas.

Un profesor del Liceo de Oruro cuenta que la joven era una excelente  estudiante.  “Era una alumna destacada. Desde que llegó al colegio ha tenido las mejores notas. Nosotros la despedimos ahora con los mejores recuerdos  y con mucho cariño”, dice.   

Jugaba fútbol y voleibol. Amaba la música de todos los géneros. Escuchaba  desde cumbia  hasta baladas románticas.  “Mi hija era muy activa y alegre. Hacía todo, se inscribía a todas las actividades en el colegio. Nunca decía no”, cuenta.   

 La noche más larga

“Tengo que hacer un trabajo práctico”. Fueron las últimas palabras de  Jhoselin antes de salir de casa la tarde del miércoles  16 de octubre. Sus padres  confiaban en ella porque  nunca dio problemas por mala conducta. “No salía, siempre se quedaba en casa, no sé qué  pasó ese día”, dice el papá de joven.

 Según la investigación preliminar, ese  miércoles  fatal,  la víctima fue citada por amigas y amigos en una casa en construcción, ubicada en  la Urbanización Pumas Andinos de  Oruro. El informe policial refiere que estaban invitadas tres menores más, pero no asistieron al encuentro.

“Unos amigos se encontraron  con la víctima y la llevaron a consumir bebidas. Aparentemente la habrían dopado y procedieron a abusarla sexualmente (…), llegando a niveles increíbles”, dice el Fiscal Departamental de Oruro, Orlando Zapata, en una conferencia de prensa, un día después de la tragedia.

La autoridad asegura que este caso es uno de los más crueles que  ha atendido en el  Ministerio Público.  “La menor fue dopada y abusada salvajemente por los cuatro adolescentes”, indica.   

¿Qué pasó? Zenón asegura que las culpables de la tragedia de su hija son  unas  compañeras  de curso del  colegio. “Ella era muy buena alumna, por eso le tenían envidia. Sus amigas le hicieron la maldad, ellas le han traicionado”, dice.

Y es que la noche del  16 de octubre, los padres de  Jhoselin  estaban desesperados porque la joven no regresaba a casa. Llamaron a las  compañeras con las que salió su hija  y ellas  respondieron: “Estábamos haciendo  nuestra trabajo práctico, ya va a llegar, seguro ya llegará a su casa”. “Ellas nos han mentido”, comenta.     

Un grito de justicia

Los papás  y hermanos de  Jhoselin viven un infierno. “La casa está vacía, ya nada es igual”, dice Zenón, quien ahora explica que  el único consuelo de la familia es  conseguir justicia.

En 10 días, según los abogados, se conocerá la situación del caso.  “No entiendo de  leyes. Los doctores nos están ayudando.  Exigimos la máxima pena, pero la ley dice que como son menores de edad sólo pueden recibir seis años de cárcel. Ahora ellos están felices  en un albergue;  en cambio, yo he perdido a mi hija. Nunca la volveré a ver”, reniega contra el destino. “Estos delincuentes han actuado como adultos y deberían ser juzgados como adultos”, añade. 

Los cuatro acusados  tienen entre  16 y 17 años de edad.  Todos guardan detención  preventiva en  un centro.  Según familiares de la víctima, no  muestran ningún tipo de remordimiento.

De acuerdo con el fiscal departamental de Oruro, Orlando Zapata,  con   el informe de la autopsia de ley,  se cambiará la tipificación del delito de violación a niño, niña, adolescente con agravante: a feminicidio.

En un contacto con los medios locales, Roger Santa Cruz, uno de los  abogados de la familia de la víctima,  dijo que los agresores actuaron brutalmente y calificó el hecho “como la peor violación de este año en el territorio nacional”. 

Zenón es chofer del servicio público y su esposa es ama de casa. Antes del crimen, ella estaba muy enferma. “Sufrió una fuerte hemorragia. Los médicos tuvieron que operarla”, dice y cuenta que  la familia gastó todos los ahorros en esa cirugía. 

Hoy, la situación de la familia  Calani Coria es complicada. Zenón dejó de trabajar  porque es el único  que aún tiene fuerzas para buscar justicia.

“No estoy trabajando porque ando correteando con los abogados para no descuidar el juicio. Quiero justicia”, comenta.

La mamá de  Jhoselin   está mal de salud. “No puede caminar, se queda en la casa, a veces da unos pasos  con calma. Tengo miedo que le dé otra hemorragia”, dice su esposo. La mujer se encuentra muy deprimida por la muerte de su hija menor.

Los hermanos de la víctima  no superan la partida de la  estudiante y sufren más al recordar que fue asesinada cruelmente.  

“Mi hijo estaba en la  carrera de Ingeniera, cuando se ha enterado de  la situación de su hermana, rompió todos sus planos y trabajos. Ya no quiere estudiar, ya no quiere saber nada de la vida”, comenta.  Las  otras hermanas de Jhoselin   ya no quieren salir de casa. Viven con miedo y ya no quieren ir a la  universidad.

El velorio  de la víctima, el 1 de noviembre en Oruro.
Foto: La Patria

El crimen de la adolescente de 17 años  ha causado conmoción en la ciudad de Oruro y en Bolivia.  Días después de la muerte de la joven, los padres de familia de diferentes  colegios del distrito de Oruro marcharon para pedir justicia por  el asesinato de Jhoselin.

 “Lastimosamente ha fallecido una niña de una de las unidades educativas por culpa de cuatro personas inescrupulosas. Estas personas  prácticamente han dejado en desgracia  a una familia”, explica Pablo Rodríguez, representante de una de las juntas de distrito de padres de familia de Oruro, en una entrevista con el diario local La Patria. “Exigimos la máxima sanción para  estos cuatro individuos,  pedimos a las autoridades que de una vez den fin al caso”, sostiene.

 Los estudiantes del departamento orureño también exigen justicia para la joven. La dirigente estudiantil del Liceo de Señoritas Oruro Fabiola Velasco y representantes de la Federación de Estudiantes de Secundaria se movilizaron para exigir la pena máxima contra los agresores y asesinos de Jhoselin.

“Queremos que la justicia se encargue de agilizar el caso y castigar a los culpables”, dijo una de las compañeras de la víctima.  

 El  pasado 2 de noviembre, cuando todas las personas despedían a las almas de sus seres queridos en la festividad de Todos Santos,  familiares, amigas, profesores del Liceo de Señoritas de Oruro  y vecinos  daban  el último adiós a Jhoselin. 

Zenón llora y  sabe que nunca superará la muerte de su hija.   “Como era la menor, ella siempre decía: papá, mamá, yo  los voy a cuidar a  hasta lo último. Ella ahora se ha adelantado”, llora Zenón.

La familia recauda fondos para pagar gastos médicos

Amigas, vecinos  y autoridades locales lanzaron una campaña  solidaria para ayudar a la  familia de Jhoselin,  la adolescente que falleció  luego de  ser víctima de violación grupal en Oruro. La iniciativa tiene como objetivo recaudar  95.000 bolivianos, monto que se debe al establecimiento de salud,  donde  se encontraba internada la víctima.  

“Tengo una deuda con la clínica Salvador. Tenemos que pagar  95.000  bolivianos por las atenciones que recibió  mi hija. Ahí fue operada tres veces,  además, estaba internada en terapia intensiva. Me dieron dos semanas para pagar la cuenta. No tenemos dinero”, explicó Zenón Calani, papá de  Jhoselin.

 Para recibir el apoyo de la gente, la familia puso a disposición  el número de cuenta 406874255 del Banco Mercantil Santa Cruz, a nombre del hermano de la víctima, Óscar Calani Cori. 

La anterior semana, el gobernador de Oruro, Víctor Hugo Vásquez, anunció que la entidad se sumará a la campaña para ayudar  a la familia de la  joven. Indicó que ya recaudaron 15.000 bolivianos de un aporte de la Lotería Nacional.

Atención y terapias

Horas después de la muerte de la adolescente, la directora general de la Niñez y Adolescencia del Ministerio de Justicia, Ninoska Durán, anunció  que la familia de la víctima de violación grupal de Oruro recibirá apoyo psicológico y legal.

“Nos hemos reunido con la madre de la víctima, la cual va a ser patrocinada legalmente y gratuitamente por el Sepdavi (Servicio Plurinacional de Asistencia a la Víctima)”, dijo  Durán, en una conferencia de prensa.

La autoridad edil  sostuvo  que, por instrucción del Ministro de Justicia, se prioriza la atención integral del caso. Ante esa situación, el personal del Sepdavi se apersonó a la Fiscalía y al Juzgado de la Niñez y Adolescencia en calidad de patrocinadores para exigir sanciones drásticas contra los agresores.

Confidencial

Si te interesa obtener información detallada sobre el proceso electoral, suscríbete a P7 VIP y recibirás mensualmente la encuesta electoral completa de Página Siete.

Además, recibirás en tu e-mail, de lunes a viernes, el análisis de las noticias y columnas de opinión más relevantes de cada día.

Tu suscripción nos ayuda no solo a financiar la encuesta sino a desarrollar el periodismo independiente y valiente que caracteriza a Página Siete.

Haz clic aquí para adquirir la suscripción.

Gracias por tu apoyo.

16