La Paz perdió 11,7 millones de dólares con la quema de los 64 buses PumaKatari

Trabajadores ediles adelantan que se reducirán las rutas del servicio edil y temen despidos
lunes, 11 de noviembre de 2019 · 19:10

Página Siete Digital / La Paz

En una violenta noche, los parqueos de buses PumaKatari de Chasquipampa y Achumani fueron atacados por cientos de personas afines al Movimiento Al Socialismo (MAS) luego del anuncio de la renuncia de Evo Morales a la presidencia. En una arremetida violenta incendiaron 64 buses que se encontraban parqueados y representa una pérdida aproximada de 11,7 millones de dólares.

 

“La Paz vivió una noche de terror protagonizada por algunos dirigentes, militantes, delincuentes y vándalos que han dañado propiedad privada, viviendas particulares y han destruido 64 buses que son de propiedad de todos los paceños”, declaró esta mañana el alcalde Luis Revilla. La autoridad optó por no salir a los medios de comunicación luego de las amenazas que sufrió anoche.

“Estas personas ya fueron debidamente identificadas y se están presentando las denuncias respectivas para que sean puestas en manos de la Justicia lo más pronto posible y respondan por sus actos”, añadió el burgomaestre.

En la  madrugada se revelaron las imágenes de los buses incendiados. Los vistosos colores que tenían los motorizados y la propia imagen del Puma desaparecieron por completo y en su lugar tan solo quedaban fierros calcinados y retorcidos. Esta imagen sombría retrató el odio que tienen estos  grupos a la gestión municipal que fue opositora al Gobierno del MAS.

Los buses

El 24 de febrero de  2014 se lanzó los PumaKatari con una flota de 61 buses. Las tres primeras rutas de atención fueron Inca Llojeta, Villa Salomé y Chasquipampa.  

En 2016, el servicio se amplió en una segunda fase  con  otras tres rutas:  Caja Ferroviaria, Kalajahuira e Irpavi II. La flota de vehículos se amplió a 141. En marzo pasado llegaron 33 nuevos buses y en total sumaban 174. Hasta finales de agosto se inauguró la séptima ruta hacia Achumani. 

En esta última compra, el Gobierno Municipal de La Paz invirtió 41,7 millones de bolivianos (6 millones de dólares)  para adquirir los 33 buses y cada uno de los vehículos llegó a costar 183,135 dólares. Al quemarse 64 buses, la pérdida ascendería a aproximados 11,7 millones de dólares. Además, con esta reducción se pone en riesgo la continuidad de varias rutas como advirtieron algunos trabajadores que prefirieron no dar su nombre. 

“Estamos muy preocupados porque también se pone en riesgo nuestras fuentes laborales. Aún no nos indicaron si habrá reducción de personal o qué medidas asumirá la Alcaldía ante este atentado. Pero lo que nos advirtieron algunos compañeros es que tal vez se reduzcan las líneas donde antes circulábamos”, declaró uno de los anfitriones que trabajaba en la última ruta hacia Achumani, la última en ser inaugurada. 

A mediados de agosto, los choferes se opusieron a que los buses ingresen hacia Achumani y el día de la inauguración de la ruta apedrearon dos buses causando varios destrozos.

34
33