Felino, serpiente y fuego: La noche de zozobra en que el PumaKatari ardió

Al menos 64 buses pertenecientes al municipio fueron incinerados en los garajes de Huayllani y Chasquipampa por seguidores del expresidente Evo Morales.
lunes, 25 de noviembre de 2019 · 16:07

Paulo Lizárraga / La Paz

De lo que fue una de las más prometedoras ideas para beneficio de la ciudad de La Paz, hoy sólo quedan las cenizas. Desde la noche del 10 de noviembre, tras conocerse la renuncia de Evo Morales a la presidencia del Estado, el vandalismo se apoderó de forma preocupante de las calles paceñas y de la ciudad de El Alto.

Uno de los puntos más afectados por los desmanes suscitados después de la dimisión de Morales, fueron los garajes del servicio de transporte municipal PumaKatari.

Al menos 64 colectivos pertenecientes al municipio fueron incinerados en los garajes de Huayllani y Chasquipampa por seguidores del expresidente, ahora asilado en México.

De los motorizados sólo quedan los chasis y componentes reducidos a chatarra.

Los responsables de la quema a los motorizados descendieron desde las zonas de Ovejuyo y Kellumani, tras llevarse a cabo los festejos de los cívicos luego de 21 días de protesta y lograr la anulación de los comicios del 20 de octubre por fraude electoral y lo inesperado: la salida de Evo Morales y Álvaro García Linera de las primera magistraturas del Estado.

El aire de festejo en la urbe fue cambiando por tensión, miedo y una lluvia incesante que caía a la par que se registraban los destrozos en La Paz.

30 buses se encontraban en el patio de Huayllani, en Achumani; y otros 34 en Chasquipampa.

La mañana del lunes 11 de noviembre, el Alcalde de La Paz Luis Revilla condenó el atentado y comunicó en un video posteado en su cuenta de Twitter que los presuntos responsables fueron identificados y que se asumirían las medidas legales correspondientes. 

Días después se llevó a cabo la aprehensión del presidente de la Federación de juntas vecinales (Fejuve) afín al Movimiento Al Socialismo (MAS), Jesús Vera, por ser uno de los presuntos autores materiales e intelectuales de estos desmanes.

Hoy el Ministerio Público y el Instituto De Investigaciones Forenses (Idif), realizaron la inspección a los garajes de Huayllani y Chasquipampa, para determinar el origen del incendio y establecer responsabilidades legales contra los autores.

Los daños al servicio de transporte municipal ascienden a más de Bs 91 MM.

De los 64 vehículos que fueron reducidos a chatarra, 34 se encuentran en Chasquipampa y otros 30, en Huayllani.

El Fiscal General del Estado, Juan Lanchipa, señaló que, además de Vera, son al menos diez personas la que son investigadas por la quema de los motorizados. 

"Son diez personas las que están siendo investigadas. Tenemos inicialmente la detención del señor (Jesús) Vera, y las otras personas están siendo convocadas para prestar su declaración y para hacerles una evaluación de grado de participación y responsabilidad que han tenido en el incendio de estos buses", señaló Lanchipa.

La característica serpiente con cabeza de felino del bus PumaKatari permaneció en algunos buses.

Hoy, lo que queda del servicio de transporte edil son nada más que cenizas, los chasis de los colectivos, neumáticos, aros de llantas, alambres quemados, algunos pistones tirados por el piso, y un hedor a plástico quemado que se impregna en la ropa de uno y que hasta el momento no cesa.

6
90

Otras Noticias