¿Cómo luchar contra la “cultura de la violación”? Hay 16 formas

Entornos sociales permiten que se normalice y justifique la violencia sexual. Esta lacra se alimenta de persistentes desigualdades y actitudes sobre la sexualidad.
martes, 26 de noviembre de 2019 · 00:04

Página Siete  / La Paz

A nivel mundial, organizaciones como la ONU y activistas feministas  reclamaron ayer un gran esfuerzo colectivo para acabar con las violaciones, un trabajo que requiere cambios legislativos pero también culturales.

En el espectro de la violencia machista, Naciones Unidas ha elegido el problema de la violación como el eje central de esta edición del Día Internacional para la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, que se conmemora cada 25 de noviembre.

“La cultura de la violación se da en entornos sociales que permiten que se normalice y justifique la violencia sexual, y en estos entornos se alimenta de las persistentes desigualdades de género y las actitudes sobre el género y la sexualidad. Poner nombre a la cultura de la violación es el primer paso para desterrarla”, afirma un documento publicado por ONU Mujeres.

En ese sentido, publicó un listado de medidas para luchar contra la cultura de la violación. Son las siguientes:

1. Crear una cultura del consentimiento convencido

El consentimiento dado libremente es imprescindible, en todo momento. 

2. Denunciar las causas 

Se permite que continúe la cultura de la violación cuando se acepta una masculinidad en la que la violencia y la dominación están asociadas a conceptos como “fuerte” y “masculino”, y cuando a las mujeres y las niñas se las valora menos. También  cuando se culpa a las víctimas.

3. Redefinir la masculinidad

 La autorreflexión, las conversaciones en comunidad y la expresión artística son  algunas de las herramientas de las que disponen hombres y niños (así como mujeres y niñas) para examinar y redefinir la masculinidad según principios feministas.

4. No culpar a las víctimas

En la cultura popular y en los medios  se ha normalizado el hecho de cosificar e insultar a las mujeres. Se puede optar por dejar de lado el lenguaje y canciones que culpan a las víctimas  y excusan el acoso sexual.

5. Mostrar tolerancia cero

Aplicar políticas  ante la violencia y acoso sexual en  espacios donde se vive, trabaja y relaja. Los dirigentes deben dejar claro su compromiso con una política de tolerancia cero e insistir en que se debe aplicar cada día.

6. Profundizar en lo que significa la cultura de la violación

La cultura de la violación abarca una amplia variedad de prácticas nocivas que restan autonomía y derechos a las mujeres y las niñas, tales como el matrimonio infantil y la mutilación genital femenina. Si bien prácticamente todo el mundo coincide en que la violación es algo detestable, la violencia sexual y el acoso sexual se normalizan y trivializan con palabras, acciones e inacciones.

7. Adoptar un enfoque interseccional

La cultura de la violación afecta a toda la población, independientemente de la identidad de género, sexualidad, nivel económico,  raza, religión o  edad. Erradicarla significa desterrar definiciones restrictivas del género y de la sexualidad que limitan el derecho de una persona a definirse y a expresarse.

8. Conocer la historia de la cultura de la violación

Se puede empezar por aprender acerca del uso de la violencia sexual durante conflictos pasados y recientes, como el de la República Democrática del Congo, la guerra civil de Guatemala o el conflicto de Kosovo.

9. Invertir en las mujeres

Hacer donaciones a organizaciones que ayudan a las mujeres, amplificar sus voces, apoyar a las sobrevivientes y promover la aceptación de  las identidades de género y sexualidades.

10. Escuchar a sobrevivientes

Escuchar  experiencias, leer los relatos de las sobrevivientes y activistas de todo el mundo.

11. No reírse de la violación

 Los chistes sobre la violación la legitiman, haciendo más difícil que las víctimas puedan denunciar que no se ha contado con su consentimiento.

12. Implicarse

La cultura de la violación se sostiene en la ausencia o falta de aplicación de leyes sobre violencia contra las mujeres y normas  discriminatorias sobre propiedad privada,  matrimonio, divorcio y custodia de hijos.

13. Poner fin a la impunidad

Para poner fin a la cultura de la violación, los agresores deben rendir cuentas. Con el enjuiciamiento de los casos de violencia sexual, se reconocen estos actos como crímenes y se lanza un firme mensaje de tolerancia cero.

14. Ser un testigo activo

 Intervenir como testigo activo indica al agresor que su comportamiento es inaceptable, y puede ayudar a proteger a alguien.

15. Educar a la próxima generación

Explica a tus hijas e hijos que su familia es un espacio seguro donde pueden expresarse tal y como son. Respalda sus decisiones y explícales la importancia del consentimiento a una edad temprana.

16. Iniciar la conversación, o unirse a ella

Hablar con familiares y amistades acerca de cómo colaborar para poner fin a la cultura de la violación en tu comunidad.

Campaña por la generación de  igualdad

  • Propuesta ONU Mujeres lanzó los 16 días de activismo contra la violencia de género,  del 25 de noviembre al 10 de diciembre. 
  • Cifras dramáticas Aunque resulta casi imposible saber el número de violaciones que se dan en el mundo, dado que muchas víctimas nunca las denuncian, se estima que una de cada tres mujeres en el mundo ha sufrido violencia física y/o sexual a lo largo de su vida.
  • Símbolo El color naranja, símbolo para Naciones Unidas de la lucha contra la violencia machista, inundó ayer el acto con el que la ONU conmemoró este 25 de noviembre, con una mayoría de los participantes vistiendo prendas de ese color. Varios monumentos de todo el mundo se iluminaron para acompañar la campaña.
8
2