Trenzas y pelucas de regalo dan vida a las pacientes con cáncer

La Fundación Luz y Esperanza y el municipio de Tarija donaron nuevas cabelleras a seis pacientes de oncología en el Hospital General. El acto se realizó ayer.
viernes, 13 de diciembre de 2019 · 00:04

Verónica Zapana S.  / La Paz

 “Me han devuelto la identidad. No me sentía de pollera sin mis  trenzas, ahora puedo verme y sentirme otra vez una chola”. Con esas palabras, Marina Antiñapa agradeció un   regalo que  atesora:  una peluca exclusiva.  

  Al igual que Marina, otras cinco pacientes con cáncer ayer  no dejaban  de sonreír   en el  patio de la unidad de oncología  del Hospital General de La Paz. Lucían  trenzas y melenas que les fueron obsequiadas   por personas solidarias. Con sus nuevas cabelleras,  recuperaron parte de la   identidad que les arrebató la enfermedad. 

“Ahora estoy bien”, repetía Antiñapa, mientras sujetaba coqueta las trenzas de regalo. Las pelucas fueron donadas por  el municipio de Tarija y la Fundación Luz y Esperanza. La iniciativa forma parte de la  campaña “Mi cabello por un corazón valiente”.

Tres de  las seis beneficiarias, ayer en el Hospital de Clínicas.
Fotos: Carlos  Sánchez /  Página Siete

Hace dos años, Marina fue diagnosticada con cáncer de cuello uterino. Sabía que parte de la batalla contra la enfermedad era  perder  su cabello por las quimioterapias y radioterapias. No tuvo miedo.  “Al principio estaba fuerte, pero cuando me vi frente al espejo sin cabello, sin cejas y pestañas, me encerré en la casa. No quería salir y que la gente me vea así”, contó.

  Además de una depresión fuerte, la pérdida de su cabellera causó  en Marina constantes resfríos. “Por eso comencé a utilizar  pañoletas”, comentó.

 Ayer en el acto,  todas las pacientes usaban gorras de lana o pañoletas para proteger  sus cabezas. Cuando se inició la ceremonia,  Marina se sacó el gorro y se mostró sin cabello.  Inmediatamente, el estilista Ramiro Moya le puso  una peluca y ella se puso a sonreír. 

“Me siento  feliz”, dijo, mientras tocaba sus  trenzas. Según la secretaria de Fiscalización de la Asociación de Pacientes con Cáncer, Susana Zuazo,  seis pacientes recibieron las pelucas.

“Nos han llamado indicándonos que tenían estudiantes que realizaban el curso de peluquería y  elaboraban pelucas para los enfermos con cáncer. Nos tenían que entregar el 19 de octubre, en celebración al Día de Lucha Contra el Cáncer, pero los conflictos sociales la cita se  postergó”, resaltó.

Natty, de 41 años, también fue otra de las  mujeres de pollera que se benefició con la peluca. “Ya tengo trenzas nuevamente”, dijo. Ella hasta llevó su tullma para amarrar sus “pichicas”.

Otra de las beneficiarias fue Rosalía Colque,  de 38 años, quien se enteró que sufría cáncer en los ovarios hace dos años. “Estoy agradecida por la peluca porque me devolvió  la vida. Antes me sentía mal al ver a la gente con cabello y yo sin nada, ahora puedo disimular y verme como ellos. Ya no seré más una extraña”, acotó.

Un estilista  ayuda a colocar una peluca a una paciente.

Mariely Barrientos aseguró que recibir la peluca es un símbolo de esperanza.  “Tengo 17 años y me detectaron cáncer en los ovarios. Cuando hice quimioterapia, perdí mi cabello. Eso me hacía sentir muy mal, pero ahora sé que estaré mejor para luchar por mi hijo”, comentó. 

 Tatiana contó que perdió su cabello a causa de las  21 quimioterapias para luchar contra el cáncer de mama.  “El mío era largo, negro y lindo”, recordó. Agradeció a los donantes y dijo que quizá ella nunca se compraría una peluca por su alto costo. “A penas tengo para medicamentos”, indicó.

Según el estilista, cada peluca cuesta 1.200 bolivianos. En la ceremonia dio tips para cuidar las cabelleras.

 

11