Mi Teleférico desmonta un búnker de campaña y reforzará el equipo técnico

domingo, 15 de diciembre de 2019 · 00:04

Luis Escobar  / La Paz

César Dockweiler presentó su renuncia como gerente de Mi Teleférico el 13 de noviembre y al día siguiente los trabajadores comenzaron a retirar de las cabinas  los adhesivos con la imagen de Evo Morales. Fue la primera señal del cambio de  rumbo de la empresa estatal.
  
En los últimos días, la nueva administración       de Mi Teleférico descubrió  al menos dos irregularidades en  la gestión del entonces gerente  César Dockweiler: el cobro  de aportes obligatorios a funcionarios   y el uso del  laboratorio Tres 60 LAB Audiovisual como un estudio para grabar videos de campaña.

  Según las nuevas autoridades, la empresa estatal, al igual que muchas  de  las dependencias estatales, “tenía un fuerte componente político”. El ministro de Obras Públicas, Iván Arias,  aseguró que ese factor será erradicado de la firma estatal.

 “El teleférico tiene una parte técnica que la estamos cuidando y potenciando,  pero también estamos viendo la dimensión política y de cómo se la usó en la empresa. Llegamos al extremo de descubrir una unidad dedicada a producir videos para hacer propaganda para el Gobierno nacional en vez de socializar temas técnicos”, dijo Arias en un contacto telefónico  con Página Siete.

Este medio intentó comunicarse  con  el exgerente  de  Mi Teleférico, pero el exejecutivo no respondió a las llamadas.  

García  Linera visitó  el  Tres60 LAB Audiovisual del   teleférico.
Foto:Vicepresidencia

 Según la nueva gerencia  de la empresa estatal, las irregularidades se ejecutaron  para crear  un área de operación con  fines políticos. Ahora,  la flamante administración   dice que su primer objetivo será  potenciar el área técnica.
  

Evo Morales renunció a la presidencia el  10 de noviembre. Horas después  se  registraron  disturbios en toda la ciudad. En esos días, las estaciones del teleférico en El Alto se vieron amenazadas en  reiteradas  oportunidades por  manifestantes que intentaron tomar e incendiar las instalaciones, tal como sucedió con los  buses PumaKatari. 

El servicio  del teleférico fue irregular esos días. Y cuando operaba, los usuarios causaron daños en las cabinas porque trataban  de  rayar la imagen  de Morales. Por eso,  los trabajadores retiraron el adhesivo.

El 20 de noviembre, Andrei Jorge Bonadona  fue posesionado como el nuevo gerente de Mi Teleférico. Dos días después, el Ministerio  Público allanó el laboratorio Tres60 Lap Audiovisual en la estación de la avenida  del Poeta de la línea Celeste. Ese día, la Policía detuvo a dos personas que estaban en ese estudio, una de ellas tiene detención domiciliaria.   Los propios funcionarios  denunciaron que   en ese laboratorio trabajaban los guerreros digitales contratados por el Movimiento Al Socialismo (MAS).    

“Descubrimos que la gerencia de Atención al Usuario y Cultura Teleférico era una estructura con carácter político al servicio del MAS. Desarticulamos esta estructura porque estos estudios donde   realizaban  los videos multimedia tenían temas bastante políticos, incitaban al odio y nos parece inaceptable”,  dijo  Bonadona  en una  entrevista con Página Siete. 

Los equipos de este laboratorio  fueron secuestrados por la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (Felcc) y los ambientes de lujo fueron precintados  hasta la conclusión de las investigaciones. Pero antes  del retiro de  las computadoras, Bonadona logró ver un poco del contenido en formato mp4. “Había videos contra Carlos Mesa, sacados de contexto, contra la oposición y los cívicos. Esos mensajes estaban cargados de odio y son los que circulaban en las redes sociales. Eran muy duros, ni siquiera vi creatividad. Eran bastantes fuertes. Fue un shock porque no esperábamos que este tema sea  tan grave”, sostuvo. 

La nueva administración del teleférico retiró a la gerente de esta área. “No era un grupo pequeño,  pero la gente estaba muy preocupada. (Los funcionarios) recibieron demasiados abusos de la anterior administración. Uno trata de comprender que  son personas jóvenes y fueron -prácticamente- extorsionadas. Les decían: ‘Haz esto o te vas’, según  las denuncias que ellos nos pasan”, añadió Bonadona.

En la gestión de Dockweiler, el teleférico creó el proyecto Tres60 Lab Audiovisual,  un espacio que nació para convertirse en un  “Zona T” destinada a  los jóvenes interesados en la producción audiovisual, radiofónica y fotográfica. En este espacio ellos tendrían acceso a  equipos y condiciones necesarias para demostrar sus capacidades en esas áreas. Fue inaugurado en septiembre.

Cobros del MAS

Los refrigerios - que por derecho tienen todos los trabajadores- eran retenidos para aportes al MAS y un porcentaje más pequeño estaba dedicado a otras dos actividades que eran planificadas de forma anual. 

 “Estos aportes no eran transparentes. Cuando hay aportes voluntarios a un partido político deben ser declarados ante el Tribunal Electoral. No había nada de ello”, afirmó Bonadona.

El exgerente  administrativo financiero hizo  un depósito a las cuentas del  teleférico. Según la nueva administración, se supone que este  monto  es para la cena y el Día de la Familia. “Es una admisión de culpa, no debería tener en su poder ese dinero. Presentamos una denuncia (penal) contra el exgerente financiero y Dockweiler”, dijo  Bonadona.

 El viernes, el gerente informó  que se  presentaron  denuncias formales contra tres exejecutivos de esa empresa, entre ellos  Dockweiler, por los delitos de uso indebido de bienes del Estado y tráfico de influencias, luego de la intervención de ese laboratorio.

Retiros  del BCB

El Banco Central de Bolivia (BCB) llevó adelante desembolsos entre el 7 y 8 de noviembre -días antes de la salida de Morales-   bajo el siguiente detalle: Mi Teleférico,   249.182.200,43 bolivianos  y Empresa Boliviana de Industrialización de Hidrocarburos (EBIH) para la vía férrea Montero-Bulo Bulo,   45.627.069,74 bolivianos. 

Al respecto, Bonadona  dijo que este dinero no llegó al  teleférico en esas fechas. “La empresa no recibe recursos directamente del BCB, todo lo recibe a través del Tesoro General de la Nación (TGN). Esa plata salió al TGN y no a Mi Teleférico; el préstamo que sacó el TGN del BCB es uno entre estas dos entidades y el TGN nos traspasa de ahí el dinero. Pero el dinero nunca llegó a una cuenta de Mi Teleférico. La cuenta que aparece en el comunicado (del ente emisor) es del TGN. Asumimos que por esos días de conflicto han estado regularizando las cosas internamente”, sostuvo. 

Bonadona  consideró que el BCB repuso al TGN el dinero que  fue entregando a la empresa estatal en 2019. Indicó que  se  llegó a un monto de 251 millones bolivianos.

El teleférico tiene   1.000  trabajadores contratados en distintas modalidades. Según el gerente, es una empresa grande y con el apoyo del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) lleva adelante una reingeniería organizacional que  no necesariamente signifique despidos. “Estamos reacomodando la empresa para que tenga una estructura más eficiente y menos burocrática”, precisó y aseguró que se buscará garantizar la estabilidad de los trabajadores.

“Nuevo teleférico busca hermanarse con los Pumas y Wayna Bus”

Luis Escobar  / La Paz 

El nuevo gerente de Mi Teleférico, Andrei Jorge Bonadona,  dijo  que la empresa  comenzó un proceso para hermanarse con el PumaKatari (La Paz) y el Wayna Bus ( El Alto) a través de la puesta en marcha de una tarjeta única. Hará un reacondicionamiento de las estaciones para permitir el ingreso de los buses ediles. Indicó que el objetivo es crear un sistema integrado de transporte. 

¿Cómo se consolidará un sistema integrado de transporte?

En la anterior administración, por temas políticos no se pudo concretar el sistema integrado de transporte. La idea, ahora, es hacer una integración física, operacional y tarifaria  entre el  teleférico, el PumaKatari y el Wayna Bus. Es una tarea complicada,  pero ya  comenzamos  las primeras reuniones con las alcaldías de La Paz y  El Alto para concretar resultados lo antes posible.

Lo primero que haremos  es sacar una tarjeta única.  Será como una minicomputadora que almacenará bastante información. 

¿Cómo integrarán  paradas?

En el tema operacional se analizan sitios de parqueos para los cambios de los buses al teleférico. En algunas estaciones es más fácil y en otras habrá que ver soluciones creativas, pero con la voluntad que hay  de las alcaldías  tendremos resultados pronto.

¿Cambiarán la imagen de la empresa Mi Teleférico?

La gente está bien identificada con el teleférico,  pero lo que ve es una máquina. Queremos humanizar el servicio porque  es un complemento a nuestras vidas, queremos que sea más cálido. La máquina no debe ser fría. Haremos una estrategia comunicacional resaltando ciertos aspectos para que la gente tenga una mayor aceptación. Por ejemplo:   los Pumas. Muchas personas sintieron (dolor) por  cómo quemaron a los Pumitas, los niños lloraron. La gente  está identificada porque es  más que un bus.
 

¿Elaborarán una campaña como la de los Pumas?

Algo mejor (ríe). La idea es que la gente se apropie del servicio y comprenda que no es propiedad de una persona. Esta campaña de humanización del teleférico es importante para cuidarlo más.
 

¿Se pondrá en marcha la tercera fase del teleférico?

Estamos viendo si habrá un financiamiento porque hay que ver el tema de factibilidad técnica o financiera. No  existen los estudios y los vamos a desarrollar.  Hay  que avanzar de manera técnica. Cuando tengamos la factibilidad técnica veremos cómo conseguir financiamiento.
 
¿Cuántas líneas tenía el proyecto de tercera fase?

Son 13 líneas adicionales. Una  es en  Pampahasi, que es la continuación de la  línea Café. Otra es la que parte de Irpavi y va a San Miguel, Cota Cota y Chasquipampa. Otra es Faro Murillo, Buenos Aires y  Plaza del Estudiante (en el centro paceño). Ahora, todo hay que evaluarlo, no estamos en las mismas condiciones del anterior Gobierno. Ellos estuvieron en etapa de auge por los precios internacionales. Ahora estamos en otra realidad y a base de ello debemos tomar las decisiones.

¿Cómo se manejará  la seguridad en el teleférico?

Con el apoyo del BID se contrató un consultor de seguridad operacional. A pesar de que el teleférico es 100% seguro y tiene protocolos para todo tipo de incidentes,  hay cosas que se pueden mejorar en el tema de sistemas. Seguridad sobre seguridad. Son protocolos obligatorios en países del primer mundo  que nosotros pensamos seguir. 

¿Cuál es la situación económica de la compañía?

Se está trabajando en un diagnóstico retroactivo e identificaremos  dónde hay focos rojos para poner especial atención y  hacer auditorías especiales. Este diagnóstico nos dará  resultados en el área legal, laboral y de seguridad social, tributaria, financiera contable y comercial. 

La empresa no tenía un plan de negocios. Eso nos pareció increíble por ser una empresa del tamaño de Mi Teleférico. Trabajamos  en establecer un plan de negocios. Creemos que fuera del principal ingreso -que es el transporte por cable- todos los negocios complementarios pueden ser manejados de mejor manera.

Foto:Mi Teleférico

¿Es sostenible la compañía?

El teleférico tiene problemas de sostenibilidad a largo plazo porque la inversión fue muy alta, pese a que a la fecha podemos decir que tiene una utilidad operativa; esto es sin contar la depreciación. Si contamos con la depreciación nos vamos a los números rojos y eso es algo que va creciendo cada año porque el mantenimiento sube, la máquina está más deteriorada y hay que invertir más dinero.

Estamos analizando esto para continuar con los nuevos proyectos. Debemos ver cómo le daremos  una sostenibilidad a futuro. Esta es una empresa y es un proyecto que no puede pararse. Debe funcionar hasta que nos acordemos, entonces hacemos  los estudios para ver cómo hacer sostenible el teleférico.

¿A cuánto asciende la subvención?

Ningún sistema de transporte en el mundo es sostenible por sí solo, todos necesitan subvención. Lo que debemos hacer es generar estrategias para hacer que la subvención sea viable para el Estado. Este es un legado que podemos dejar en el tiempo, ver cómo se puede garantizar la sostenibilidad.

¿Qué maneras ayudarían a la sostenibilidad del teleférico?

Hay varias, algunas están en discusión; una de ellas es gestionar -por ejemplo- la rebaja en la tarifa de energía que es uno de los grandes costos que tiene el teleférico. Hay otras que  no las podemos hacer públicas.

¿Se incrementará el  pasaje?

Hay una norma que  permite al teleférico hacer este incremento, pero dada la realidad económica de la gente no se puede hacer algo así contra el bolsillo de las personas. Actualmente no es un precio económico, sabemos que es un transporte de calidad y  seguro, pero subir el precio afectaría  a  los  usuarios y  a la misma  empresa. Eso no se está considerando.

 

 

30
3