Familias de víctimas demandan protección para 122 huérfanos

Desde enero hasta la fecha, las 116 mujeres que fueron asesinadas dejaron al menos 122 niños en la orfandad, según un registro elaborado por Página Siete.
martes, 24 de diciembre de 2019 · 00:04

Verónica Zapana S.  / La Paz

“No sé qué haremos. Tengo dos nietas que quedaron  huérfanas: una de 20 años que estudia  en la universidad y la otra de  14 que está en colegio”, contó María Cristina Montesinos, mamá de María H.,  quien hace 12 días fue asesinada con 20 puñaladas por su esposo.

La madre de la víctima dijo que  vive muy preocupada por el futuro de sus nietas.  No es la única. Ayer, varios familiares de víctimas de feminicidios contaron el calvario que viven  los niños que perdieron a sus madres. 

Desde enero hasta la fecha, las  116 mujeres que fueron  asesinadas   dejaron al menos  122 niños en  la orfandad, según un registro elaborado por  Página Siete.

 Ayer, mamás, papás y hermanos, entre otros familiares, participaron en una misa   por las almas de  las  víctimas de feminicidios. La eucaristía se desarrolló antes del mediodía en  la Catedral Metropolitana, en la plaza Murillo. Luego de la ceremonia religiosa, todos protestaron  en demanda de  justicia y  protección para los niños que quedaron en la orfandad a causa de  estos crímenes.   
 

Elvira Yawincha, mamá de María Isabel Pillco, quien fue víctima de feminicidio hace cinco años,   dijo que su nieta le podría ser arrebatada por su progenitor, principal acusado del asesinato. “Mi hija dejó  a su niña de dos años en orfandad, ella está viviendo conmigo, pero su papá -quien ya salió  en  libertad- está solicitando la custodia al juez. Ya no sé dónde más acudir. Me quiere quitar a mi nieta”, lloró. 

Eulogia Tapia, representante del Observatorio para la Exigibilidad de los Derechos de las Mujeres,  solicitó al Gobierno nacional que emita políticas  y programas de protección en favor de esta población. “No son como cualquier huérfano, en muchos casos, los niños han visto la muerte de sus madres y por eso requieren de un tratamiento psicológico”, indicó.

Entre ellos  se encuentra  un niño de 10 años que vio cómo su  papá mató con tres disparos  a  su mamá, Silvia L. S. L. en  el barrio Abaroa de la ciudad de  Tarija. El fin de semana, el agresor fue enviado a la cárcel. “Esos niños necesitan un tratamiento especial porque sus mamás no murieron por un accidente o una enfermedad. Sus mamás fallecieron  en manos de sus parejas”, relató.

En julio, la Defensoría del Pueblo presentó a la Asamblea Legislativa Plurinacional (ALP) un proyecto de ley para que el Estado otorgue asistencia económica e integral a los hijos de víctimas de feminicidio.  Este proyecto tiene como  objetivo ofrecer “un nivel de vida adecuado  y que no se vea afectada la evolución paulatina de sus capacidades  cognitivas, afectivas, emocionales, espirituales y sociales”.

Para Tapia es  complicado hacer seguimiento a los  casos. Por eso  solicitó a los gobiernos departamentales y municipales proteger a esos niños y lleven un registro para su atención. 

“Si hay impunidad, hay complicidad” y  “Señor, señora, no sea indiferente, se mata a las mujeres en la cara de la gente”, eran algunos  estribillos que gritaban ayer  los familiares de las víctimas. Mientras  protestaban en las calles,  pedían  a la población sumarse a la movilización.  “Puede ser tu hija o tu hermana, la próxima”, advertían. 

De acuerdo con los familiares, muchos de ellos no encuentran justicia y los procesos judiciales duran  más de cinco años. Contaron además que en un caso gastan hasta 40.000 dólares. 

Luego de  la protesta, la columna marchó  rumbo al Ministerio Público para pedir justicia. Mientras los familiares de víctimas de feminicidios se movilizaban, las autoridades informaban sobre el crimen de Sonia en   Ivirgarzama, Cochabamba.