Jessica se inspiró en los días de conflicto, creó la pitita y al Tata

El muñeco del Tata mide 21 centímetros y tiene tres mudas de ropa. Las creaciones se venden por Face.
lunes, 30 de diciembre de 2019 · 00:04

Verónica Zapana S.  / La Paz

Los últimos conflictos sociales que se vivieron en el país no sólo sirvieron para que Bolivia pueda pedir paz sino también para que diferentes artistas plasmen su creatividad a través de sus actividades, es el caso de Jessica Vargas, quien aseguró que ese conflicto la motivó a crear al menos cinco insignias de esa movilización, aunque aseguró que el muñeco del Tata Quispe es el que generó mayor sensación.

Fotos Carlos Sanchez

“Siempre estoy al tanto de  las noticias y cómo estamos en el país. Por ejemplo,  los 21 días de paro que se vivieron en el país me inspiró a que haga llaveros con las insignias de esta movilización”, resaltó la entrevistada que desde hace dos años se involucró  en la artesanía.

Contó a Página Siete que entre los productos que elaboró están llaveros de la llantita con la pitita, el símbolo de la movilización en La Paz, pero también hizo de la flor de Patujú por la movilización de Santa Cruz, además  de la wiphala  que identificó más a la ciudad de El Alto  y a sectores afines al anterior gobierno. También hizo productos en alusión a la tricolor  boliviana.

“Realizo estos trabajos con la ayuda de mi esposo y el apoyo de mi mamá. Ellos también me dan algunas ideas, las dibujo a mano alzada y luego mi esposo las mejora  cuando las diseña en la computadora”, relató Vargas.

 Acotó que ese proceso duró al menos 10 días, aunque añadió que el diseño que le costó  elaborar fue el del muñeco  que personifica al  director del Fondo Indígena, Rafael Quispe, más conocido como el Tata Quispe,  demoró 21 días en ello.
  
El TataKen, como fue bautizado el muñeco, se trabajó muy a detalle. “Tiene sus rasgos, su vestimenta típica y hasta su diente de oro”, relató Vargas entre sonrisas.

 El muñeco tiene 21 centímetros y es trabajado en pieltro y lana empalmada. “La elaboración dura hasta dos días”, relata.

 Este muñeco tiene tres mudas de ropa. “Cada uno representa a una ocurrencia especial del Tata, los cuales fueron públicos en los medios de comunicación”, dijo.

El primero y el más conocido es el de la chamarra de cuero y su pantalón de tela. Ambos de color negro; el segundo es el que tiene el poncho negro con su chuspa y su chicote y el tercero el que lleva  el poncho rojo con su chalina en color vicuña. “Todos los trajes llevan el sombrerito que lo caracteriza”, dijo Vargas.

 Ese muñeco se hizo viral en las redes sociales. Incluso el Tata a través de sus redes que se preguntaba sobre quién sería el autor del muñeco.  Luego de la intensa búsqueda ambos se encontraron. “Sentí una emoción bien grande cuando respondió mi mensaje”, apuntó. Tras ese primer contacto, Quispe se reunió con Vargas. “La hermana Jessica Vargas vino a visitarme para mostrarme a TataKen. “Había sido para cambiar ropita y con accesorios incluido, chicote, chuspita, ponchos, chalina. Gracias por tanto cariño hermanos”, posteó.

El muñeco sadrá a la venta días antes de la Alasita, “para hacerlo sahumar”, aseguró Vargas, quien adelantó que su costo será de 55 bolivianos e incluirá el mafle de huevos y su whisky. La venta será a través de la fan page de  artesanías Jessy. 
 

10
1

Otras Noticias