Bolivia es clasificado por primera vez como país de “Desarrollo Humano Alto”

Según el informe del PNUD, el país se ubica en el puesto 114 de 189. Pero también demuestra una gran desigualdad pese al crecimiento económico de los últimos años.
lunes, 09 de diciembre de 2019 · 16:20

Página Siete Digital / La Paz 

Bolivia quedó por primera vez dentro de un grupo de países con crecimiento alto, luego de alcanzar un IDH de 0,703, lo que lo situó en el puesto 114 de 189 países y territorios evaluados en el “Informe sobre Desarrollo Humano 2019: Más allá del ingreso, más allá de los promedios, más allá del presente: desigualdades del desarrollo humano en el siglo XXI”, presentado por el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD).

Esta cifra del IDH se generó gracias a los incrementos en la esperanza de vida al nacer (creció 8,7 años), los años esperados de escolaridad (0,3), los años promedio de escolaridad (1,6) y el ingreso nacional bruto (INB) per cápita (aumentó 60% aproximadamente), estos datos de comparación desde el 2000 hasta 2018.

“Los datos muestran un desempeño positivo y sostenido del desarrollo humano en el tiempo debido, fundamentalmente, a las mejoras registradas en los ingresos y en la esperanza de vida al nacer”, dice el comunicado de prensa de PNUD.

Sin embargo Naciones Unidas también informa sobre las desigualdades que existen en Bolivia, “al ajustar el IDH por desigualdad, el país pierde 24,2% de progreso en desarrollo humano y su valor desciende a 0.533. El componente que presenta mayor perdida por el ajuste a la desigualdad es el ingreso (29,7%), esto significa que a pesar del alto crecimiento económico del país con respecto a su Producto Interno Bruto, los ingresos derivados no se han podido distribuir de una manera más equitativa entre la población”.

Por esto que en el mismo documento se recomienda “una reflexión profunda que permita diseñar una nueva arquitectura de políticas públicas diferenciadas para los contextos urbanos y rurales” y acota “se recomienda, políticas de protección social que garanticen la inversión en aprendizaje permanente, para ayudar a los trabajadores y las trabajadoras a adaptarse a nuevas ocupaciones para la construcción de una economía digital segura y estable como fuerza de convergencia, y no divergencia, en el desarrollo humano”.

Más de
58
1