Sacerdote dio cabezazo a “cura falso”, ahora enfrenta proceso

El ataque fue en 2016, cuando la víctima, quien es integrante de una iglesia paralela e integrada por curas casados, dio misa en un espacio donde trabaja el acusado.
viernes, 15 de febrero de 2019 · 03:51

Verónica Zapana S.  / La Paz

 El sacerdote de la capilla del Cementerio General  golpeó y dio un  cabezazo a un obispo de la “Iglesia Católica Boliviana”, que es  “un cura falso”,   por invadir su territorio. La  agresión provocó  la fractura de  la nariz y 11 días de impedimento. El caso, que ocurrió  hace más de dos  años,  llegó recién  a estratos judiciales. Ayer  una jueza otorgó medidas sustitutivas al religioso agresor.

 El 17 de septiembre de 2016,  el sacerdote    falso, Richard Lipacho, acudió al Cementerio General para celebrar una misa de alma y también una bendición. Para ambos eventos, él se vistió  como obispo.

“En el atrio de la capilla se encontró con dos de sus amigos guitarristas, a quienes los fue a saludar. Sin embargo, en ese lugar también estaba el padre  M.H.Q., quien lo increpó  diciéndole que era ‘un sacerdote falso’ y le dio un golpe y luego le siguió dos metros más para darle un cabezazo”, relató Carolina Parra, abogada del Lipacho. 

Explicó que ese golpe provocó una fractura nasal cerrada y con desplazamiento de hueso de la nariz. Por el ataque, la víctima sufría  un sangrado latente. Por esa razón, fue  sometido a una cirugía. Luego de esa intervención y  por problemas de salud, fue valorado  nuevamente por los médicos, quienes  le indicaron que por la agresión tenía un daño permanente ya que tiene un orificio en el hueso de la nariz.

Ante esa situación, su defendido debía someterse a una operación  en el exterior y  ahora requiere de una cirugía plástica. “Ese orificio provoca que  no le llegue suficiente oxígeno al cerebro”, dijo.

Por ello, Lipacho decidió iniciar un proceso penal contra su agresor por los delitos de lesiones leves, graves y amenazas. Según la jurista,  el sacerdote agresor lo amenazó supuestamente de muerte “si es que nuevamente lo veía por el Cementerio General”.

 Parra contó que desde el ataque, la víctima  acude siempre acompañado  al Cementerio General para realizar celebraciones.    “Ese cura podría hacerle algo”, dijo.

El ataque ocurrió hace dos años, pero el proceso en instancias judiciales continúa. 

 Según la jurista, el  presunto agresor no acudió a más  de 12 audiencias de conciliación y es por eso que se  procedió con la imputación formal.

El otro abogado de la víctima, Wálter Carrillo,  informó que el fiscal asignado al caso sacó la resolución de imputación formal “ya que hizo caso omiso a las citaciones previas”.

Ayer se realizó la audiencia cautelar del imputado. La jueza tercero de Instrucción en lo Penal, Lorena Camacho, decidió darle medidas sustitutivas al agresor,  quien  ahora debe presentar dos garantes solventes que garanticen su presencia en las investigaciones, además debe firmar cada semana el registro.

La jueza ordenó, además, un arraigo contra el acusado. También le prohibió  acercarse a la víctima.

Luego de  la audiencia de medidas cautelares, el sacerdote  acusado no quiso conversar con los medios de comunicación.

Este medio intentó comunicarse con el arzobispado para  conocer su versión, pero se indicó  que desconocen el caso.

Desde hace más de tres años,  la Iglesia Católica Apostólica Romana en reiteradas oportunidades denunció que la agrupación que se denomina Iglesia Católica Boliviana   está integrada por  “curas falsos” que engañan a la población con misas   a domicilio. El año pasado, se informó que había cerca de 25 sacerdotes “falsos” en el país, quienes en su mayoría son casados.

 

 

30
208