Ante falta de apoyo, papás viajan para buscar a sus desaparecidos

Familiares ya se trasladaron hasta el sector del derrumbe para buscar a sus seres queridos. Algunos permanecen en vigilia, otros gestionan ayuda.
viernes, 08 de febrero de 2019 · 00:04

María Carballo / La Paz

La desesperación consume a los padres de las personas   que desaparecieron el pasado fin de semana   en los deslizamientos de la ruta de Caranavi-La Paz. Los familiares    se resisten  a la determinación  de suspensión de tareas de rescate,  que anunció el Gobierno. Y ante la falta de apoyo,  algunos ya viajaron al lugar para buscar a sus seres queridos. 

Blanca Quispe, madre de  Vania Mamani, una niña de nueve años que desapareció en la tragedia, contó que su esposo viajó hasta el lugar del siniestro para buscar a su retoño. Contó que se siente  impotente porque aún se recupera  de las lesiones que sufrió en uno de los deslizamientos. 

“Quisiera ir hasta allá, pero no puedo. Mi esposo está allá (en el derrumbe). Hace  vigilia, le llamo y no me contesta... A veces también contesta, pero hasta ahora no aparece mi hijita”, contó entre lágrimas.
 
 El miércoles pasado, el ministro de Defensa, Javier Zavaleta, anunció que las tareas de búsqueda de cuerpos cesarán porque la vía La Paz-Caranavi debe ser habilitada. Ayer, la autoridad ratificó esta postura después de una reunión con  el alcalde de Caranavi, Daniel Paucara.

Ayda y Keila de nueve y cuatro años de edad respectivamente desaparecieron en el alud del domingo. Su primo, Joel Quispe, de 16 años, quien sobrevivió al siniestro y se recupera en el hospital Arco Iris, relató que su tío Rubén Bustos y sus padres se trasladaron  ayer hasta el lugar del hecho  para buscar a las niñas.

 “Mis papás y  mi tío no quieren rendirse, quieren buscar (a las niñas) hasta encontrarlas”, dijo. Contó que sus primas eran “alegres y unidas”, además amaban jugar con  muñecas.

  La familia de Mabel Tola de 30 años que desapareció en uno de los deslizamientos  está angustiada.   Su hermano, Rudy Tola, contó que su hermana se trasladaba  a Cobija. “Su primera parada era Caranavi. Era un viaje de paseo”, dijo.   “Ella era casada, pero no tenía hijos. Se dedicaba al comercio, tenía su tienda de dulces en el cuartel Ingavi. Su mayor sueño era ser mamá”, relató.

Tola relató  que su hermana era amable y apoyaba económicamente a su familia.  “Mi mamá se está enfermando y mi papá fue hasta el lugar para buscarla, pero parece que no le dejan  pasar (al lugar del derrumbe)”, dijo.

La familia Tola se reunió anoche  en la puerta del Ministerio de Justicia para pedir ayuda y suplicar a las autoridades del Gobierno  que no suspendan la búsqueda de los cuerpos.

Con lágrimas, los hermanos, tíos y padres de Mabel mostraron ante las cámaras de televisión la fotografía de la joven. 

No es la única historia. Valentín Tola, padre de la joven, aseguró ayer que se trasladó  al  lugar del derrumbe . “Ya no hay nadie buscando (cuerpos), ni bomberos, ni nada”, lamentó.

 Zavaleta dijo ayer  que el lugar donde se registraron los deslizamientos  será declarado un “camposanto” en memoria a  las víctimas. El ministro de Gobierno, Carlos Romero, aclaró  ayer que sólo se reprogramó esa actividad.   

 “En la reunión (en Caranavi) se informó sobre  todas las tareas que se  realizaron  hasta el momento. Y se llegó a un acuerdo entre todos de suspender las labores de búsqueda y rescate por la dificultad que ya representa continuar y también por la necesidad (de rehabilitar el tránsito vehicular en el sector)”, dijo el ministro de  Defensa,   en  ATB.

Según el alcalde de Caranavi, Daniel Paucara, el ministro conversó con otro grupo de familiares en ese lugar sobre las tareas de rescate. “Ellos entendieron que no se podía continuar con los trabajos de búsqueda de los cuerpos”, sostuvo. 


 

2
25