Feminicida de Yacuiba ya tenía sentencia de 3 años de cárcel

El hombre que mató a su esposa y cuatro hijos tenía una condena de tres años de cárcel por violencia intrafamiliar, pero consiguió su libertad gracias a un juez.
martes, 19 de marzo de 2019 · 00:04

María Carballo  / La Paz

El hombre que antes de suicidarse asesinó a su esposa y cuatro hijos ya tenía  una sentencia de tres años de cárcel por violencia intrafamiliar y, aún así, estaba libre. El crimen, que causó conmoción en  las últimas horas en Bolivia, se registró en Yacuiba (Tarija).

    La sentencia fue dictada el 16 de febrero, de acuerdo con  las últimas pesquisas. Según la responsable del Servicio Legal Integral Municipal   (SLIM) de Yacuiba, Cinthia Zurita,  el asesino (Roberto Guzmán) se encontraba  en las calles gracias a la determinación de un juez, quien otorgó este beneficio porque el agresor alegaba  buena conducta.
  
El 15 de febrero, su expareja Simona Ojeda  denunció a Guzmán por agresión física y según el reporte del médico forense, la víctima tenía  12 días de impedimento; sin embargo, antes de ingresar a la audiencia cautelar,   la mujer  desistió de la denuncia “porque no quería que (el papá de sus hijos)  vaya a prisión”.

“Cuando el juez le dio la palabra,  ella aseguró que había una conciliación con su esposo. Argumentó que era el padre de sus hijos y no quería la cárcel para él”, dijo Zurita.

Explicó que igual se pidió la detención preventiva para el sujeto, quien aceptó someterse a un procedimiento abreviado con una sentencia de tres años de cárcel. “Él no debía acercarse a la mujer, tenía prohibido el porte de arma y consumir bebidas alcohólicas”, agregó.

Zurita dijo que se hizo el seguimiento para revocar esa disposición del juez   para que el hombre cumpla su condena en la cárcel de El Palmar, pero se topó con la poca colaboración de la mujer pues no contestaba el teléfono, incluso las autoridades fueron a buscarla a su domicilio, pero no la encontraron porque trabajaba como comerciante.

Guzmán mató la semana pasada a su esposa golpeándola  en reiteradas veces con una barra metálica en la cabeza. De acuerdo con el informe forense, la mujer presentaba exposición de masa encefálica. Las tres niñas y el niño de 12, 10, nueve y siete años, respectivamente, también sufrieron  laceraciones y diversos golpes en el cuerpo, extremidades y rostro presumiblemente con el mismo instrumento.

Peki Rubín de Celis, activista y  feminista en Tarija, dijo que uno de los móviles del crimen fueron los celos que el agresor sintió al enterarse que su expareja tenía otra relación sentimental, ya que llevaban varios meses separados. “El caso está procesado por infanticidio, feminicidio y suicidio. Ellos ya estaban varios meses separados y al parecer, el hecho de que ella tenga una nueva relación, fue el detonante para este (asesinato múltiple)”, comentó.

Sobre la sentencia que pesaba sobre el agresor, Rubín de Celis lamentó que los fiscales y la Policía fallen al momento de evaluar el nivel de riesgo  que corre una  víctima de violencia. 

“El típico maltratador sabe manipular y hacer pensar que se porta bien, que cambió. Miren la ‘buena conducta’ de este señor, que estaba libre pese a los cargos en su contra y terminó matando a toda su familia”, lamentó.

Según la activista, “la Policía tampoco tiene la capacidad ni humana ni técnica para hacer cumplir las medidas de protección”.

La anterior semana, se encontró el cuerpo sin vida de una mujer que fue reportada como desaparecida. El hallazgo se realizó en Apolo (La Paz) y el   principal sospechoso fue detenido por la Policía. 

 

 Feminicidio en El Alto

Un tercer feminicidio se registró   ayer en la madrugada en  la ciudad de El Alto.  Según un reporte preliminar, la mujer  de 29 años perdió la vida porque  fue golpeada en la cabeza   con una  viga  por su esposo. 

El hecho se registró en la zona Cosmos 79 del Distrito 3 de la urbe alteña,  cuando la pareja consumía bebidas alcohólicas, informó ayer  la subdirectora de la Fuerza Especial de Lucha Contra la Violencia (FELCV) de El Alto, Patricia Alave.

“Ambos estaban en estado de ebriedad y comenzaron a discutir al parecer por celos.  La mujer presentaba golpes en la cara y en la cabeza”, explicó. 

La pareja tenía dos hijos de ocho y cinco años de edad. Luego del hecho, los pequeños fueron trasladados a un albergue de la Defensoría de la Niñez y Adolescencia de El Alto. El agresor ya fue aprehendido por las autoridades policiales.

Punto de vista
patricia flores  Periodista y feminista


     Muestra inacción de las autoridades

Lamentablemente  (el feminicidio de Yacuiba)   es resultado de la inacción de la Policía en situaciones extremas. Implícitamente tiene varias lecturas. Por ejemplo,  los operadores de justicia y la Policía en situaciones tan extremas asumen que la víctima en realidad está exagerando la situación. Hay una condescendencia machista hacia los victimadores.

Las amenazas se leen como herramientas exageradas de las mujeres,  pero en el fondo el victimador está expresando su sentencia. Y ahí vemos lo endeble del Estado para proteger   efectivamente a las víctimas. Por eso se culpa al alcohol, a los excesos  y a las peleas de la pareja. 

Y por otro lado,  este tipo de hechos develan la precariedad de las estructuras estatales en cuanto a la  justicia y a la Policía.

 

 

 

Permítanos un minuto de su tiempo.

Para desarrollar el periodismo serio e independiente, esencial en democracia, que usted aprecia en Página Siete, contamos con un equipo de reporteros, editores, fotógrafos, administrativos y comerciales de primer nivel.

Los ingresos con que Página Siete opera son producto de nuestro trabajo; no contamos con prebendas de ninguna naturaleza.

Si usted desea apoyar el esfuerzo que realizamos, suscríbase a P7 VIP, para recibir de lunes a viernes una carta informativa por correo electrónico, que contendrá un resumen de las noticias y opiniones más interesantes de Página Siete, a un costo de sólo Bs 15 al mes.

Para suscribirse haga clic aquí o llame al número 2611749, en horas de oficina.

1
21

Otras Noticias