CEB: Jesuitas deben investigar a un cura acusado de abuso

El sacerdote español L. M. R. P. aparece en fotografías cometiendo el ilícito.
sábado, 02 de marzo de 2019 · 00:04

Página Siete /  La Paz

El secretario general adjunto de la Conferencia Episcopal Boliviana (CEB), José Fuentes, dijo que la  Compañía de Jesús de Bolivia es  la instancia que debe investigar al cura español,  acusado de abuso sexual a niños en Bolivia.

“En este caso, como es un religioso, tiene que investigarlo la Compañía de Jesús”, dijo. “La Compañía de Jesús ha salido en la prensa estos días, tiene ya su guía para actuar en este caso, la persona responsable”, dijo en una  entrevista con Página Siete.

La acusación contra el presbítero L.M.R.P., de 84 años, se basa en una colección de fotos, cuyo registro informático es de 2002, que fue hallada hace una década por un ahora exmiembro de la orden en una comunidad jesuita de Bolivia, distinta al sitio donde se cree que los hechos sucedieron.

En las imágenes,  el cura aparece junto a varios niños de entre siete  y 12 años en distintas situaciones en las que hay supuestamente toques en partes íntimas, a las niñas les sube el vestido, las besa y las manosea, con una mano por debajo de su ropa.

Según el denunciante, que pidió el anonimato, las agresiones ocurrieron en una población rural del oriente del país, donde el sacerdote pasó varios años de su actividad. Las víctimas poseen rasgos orientales típicos de una región con influencia guaraní.

La descripción del informante coincide con la información que la orden proporcionó y que a su vez se  pudo corroborar en registros de los jesuitas.

Luego de la publicación de EFE, el superior provincial de la orden en el país, Osvaldo Chirveches,  dijo que lo principal es que esta situación se transparente, ya que “no puede quedar así”. Luego lo importante está en dar el paso para escuchar a alguna de las víctimas de unos sucesos que se creen se produjeron hace 17 años, apuntó.

Para Fuentes, casos como éste sorprenden y preocupan porque el acusado puede ser alguien conocido o alguien sea  admirado. “Es un problema social, porque los abusos a menores no son patrimonio de la Iglesia católica”, afirmó. Agregó que a nivel nacional hay  tres casos de denuncias a curas pederastas  de data antigua. Uno de los acusados se suicidó cuando fue denunciado.  

 

 


 

 

Valorar noticia

Otras Noticias