En Patapampa hay ojos de agua y Alcaldía dice que las fuentes para La Paz están lejos

Comunarios alegan que uno de los mayores peligros de la instalación del relleno sanitario es que afecte el agua de las vertientes que ellos consumen a diario.
jueves, 28 de marzo de 2019 · 02:04

Wara Arteaga V.  / La Paz

Es verdad que el camino que conduce a Patapampa tiene pequeños riachuelos  de agua cristalina y ofrece una vista de  imponentes nevados. Otro contraste que muestra este escenario es la acumulación de    promontorios de escombros y basura electrónica  que sirven de descanso a las  aves. Según los  pobladores de las zonas aledañas,  de  los  ojos  de  agua del sector  se alimentan unas  tres  comunidades del lugar.

 Y es por eso que  los pobladores  se oponen a la instalación del nuevo relleno sanitario en este sector,   elegido por la Alcaldía de La Paz. 

Desde que se enteraron de la noticia de este proyecto, comunarios y  vecinos de  Ciudadela Ferroviaria, Achachicala Central, Plan Autopista, Siete Lagunas, Las Nieves, Limanipata, Caja Ferroviaria, Ciudadela Ferroviaria, Cristo Rey, Cinco de Agosto, San Luis, Vino Tinto y Periférica   se declararon en emergencia e iniciaron las protestas.

El asambleísta  Edwin Herrera, ayer en la inspección.

  En Patapampa, la  “tierra es  húmeda todo el año”, según los comunarios. Los vecinos indican  que  este  lugar es  turístico y de uso para pastear  ovejas, llamas y alpacas.  En el sector  se observan también varios   ojos de agua que se convierten  en  la principal fuente hídrica   para al menos tres comunidades.
 
 “Tenemos ojos de agua.  Este lugar no es apto para  un relleno sanitario, acá mantenemos las represas con agua, tenemos el río Choqueyapu y tenemos  una zona turística”,  dice Juan Mamani, representante de Achachicala Centro.

Concepción Mamani tiene  60 años y cuenta que nació en la comunidad Achachicala Originario. Está parada delante de un  promontorio  que  evidencia  los primeros movimientos  de tierra que  realizaron     las  volquetas   de la Alcaldía el pasado fin de semana para habilitar el nuevo relleno.   

“Por  este lugar no pueden entrar  movilidades”, dice  Mamani,  mientras ingresa  al lugar marcado por los canales de lodo que dejaron las volquetas del municipio. “Siete Lagunas toma esta  agua. Llevábamos lo que sale del ojo de agua en mangueritas, aquí tenemos pozo”, explica. 

 Uno de  los    riachuelos  de agua cristalina que se hallan en el lugar.

Según Mamani, las otras comunidades que usan el agua de las vertientes son Limanipata, Siete Lagunas y Centro Achachicala. Pero como las venas, asegura la mujer,  el  agua tiene vías subterráneas que llegan a una  planta de tratamiento para La Paz. 

Para Antonio Poma, comunario de Achachicala Centro, las zonas que consumen agua de vertiente de manera directa son Achachicala Alto, Centro  Achachicala, Chacaltaya, Achachicala Originario, Limanipata y Villa Ingenio. “Ahí (Limanipata) tienen agua estancada del pozo, eso toman; EPSAS (Empresa Pública y Social de Agua y Saneamiento) recién está subiendo a ese lugar”, explica.

“Yo soy comunario, ¿acaso no se nota en mi ropa?”, pregunta Poma. Él viste  un pantalón desgastado, tejido de lana de oveja, un bolso de lana y un par de guantes del mismo material, para combatir  el frío. Su ganado,  que se halla a  200 metros de distancia del lugar donde se habilitará el relleno, está compuesto de llamas y alpacas. Estos animales beben de los ojos de agua, que  parecen   lagunas de medio metro de diámetro.

 La versión de los comunarios es contraria a  la de una comisión, conformada por un diputado, cuatro asambleístas departamentales y una concejala,   que ayer realizó una inspección en Patapampa.   Según  las autoridades, se ha verificado la lejanía que hay entre las represas de agua con el terreno para el  relleno sanitario.   Esta comisión se constituyó en el lugar a las  7:30 y llegó a la parte alta desde donde se divisa la gran distancia de las fuentes de agua  respecto al espacio donde se apunta   instalar el relleno sanitario transitorio.

El director del Sistema de Regulación Municipal (Siremu), Rubén Ledezma, dice que la represa de Pampalarama se encuentra a más de nueve kilómetros del terreno, Alpaquita a más de seis kilómetros y Chacaltaya está a  2,5 kilómetros de distancia. Además, que estas infraestructuras están en otra cuenca.  “Queremos mostrar que el sitio donde queremos  poner el relleno no influirá en las represas que están más arriba. Son sitios muy lejanos”, asegura.

 

Permítanos un minuto de su tiempo.

Para desarrollar el periodismo serio e independiente, esencial en democracia, que usted aprecia en Página Siete, contamos con un equipo de reporteros, editores, fotógrafos, administrativos y comerciales de primer nivel.

Los ingresos con que Página Siete opera son producto de nuestro trabajo; no contamos con prebendas de ninguna naturaleza.

Si usted desea apoyar el esfuerzo que realizamos, suscríbase a P7 VIP, para recibir de lunes a viernes una carta informativa por correo electrónico, que contendrá un resumen de las noticias y opiniones más interesantes de Página Siete, a un costo de sólo Bs 15 al mes.

Para suscribirse haga clic aquí o llame al número 2611749, en horas de oficina.

46
13