Mirador de Mallasilla y Valle de la Luna, acechados por loteadores

Cerca de los dos sitios turísticos de La Paz se alzaron casas y se delimitan terrenos donde se realizan construcciones. Varias personas venden tierras en estos lugares.
domingo, 03 de marzo de 2019 · 00:04

María Carballo /La Paz

El Mirador de Mallasilla y el Valle de la Luna, dos lugares turísticos  de La Paz,  son acechados y están en la mira de  los loteadores.

Página Siete visitó  en los últimos días  el Mirador de Mallasilla y el Valle de la Luna, donde pudo verificar  cómo cerca de estos dos  sitios se alzaron  casas y  se delimitan  terrenos donde en la actualidad  ya se realizan construcciones. En  inmediaciones  que se encuentran cerca de estos sitios turísticos  los asentamientos ilegales ya destruyeron   una  gran parte de las áreas rocosas.  

Llegar al Mirador de Mallasilla es relativamente fácil. Los minibuses que van hacia esa zona  arriban  hasta la calle Cotapata,  lugar  ideal para llegar a la cima. 

Mientras se camina por el pavimento de la calle Cotapata se observan a los costados de las aceras  casas construidas de dos, tres y hasta de seis pisos. Juan Carlos Mamani, guardia de seguridad del sector desde hace cinco años, comenta que todas esas viviendas son legales y con papeles  al día.

“Los conozco a todos (los dueños)  y son de confianza. Han hecho construir sus casitas con sus papeles al día”, cuenta.

Casi al final de la calle se  observó  que el pavimento está rajado y  tiene hundimientos.  En  algunos lugares,  hay   daños en el cemento. “Es por los movimientos de tierra que hicieron hace años. Los loteadores ocuparon toda la parte de abajo del mirador de Mallasilla”, cuenta Martha Yujra, una vecina que hace 25 años construyó  su casa donde abrió una tienda de barrio en el sector, cuando la zona era prácticamente despoblada.

 Al final de la calle se observa el Cristo de Piedra Blanca que descansa de pie sobre el Mirador de Mallasilla y se ve, además, las casas construidas ilegalmente sobre las faldas del cerro.

 Son viviendas de hasta cuatro pisos, algunas están concluidas y otras aún están en plena construcción. En otras, los obreros aún levantan los primeros muros de ladrillo. Varias partes del cerro  fueron aplanadas para el asentamiento de estas casas.

“Desde hace seis años que comenzaron los loteamientos, los comunarios creen que pueden monetizar todo y se sienten dueños del Mirador. También empezaron a ocupar el lado derecho de este lugar turístico, por  la calle Altamirano”, relata enojado  un vecino que prefirió no identificarse.

 Su esposa, quien  lo acompaña y que tampoco quiere revelar su identidad, cuenta que, en más de una oportunidad, los vecinos se organizaron para hablar con los comunarios y explicarles que estaba prohibido construir en ese lugar. “Se pusieron agresivos, vinieron con sus palos y nos quisieron pegar. No hay autoridades de la  Alcaldía ni policías que nos ayuden”, relata la mujer.

La pareja de vecinos asegura que la Alcaldía de Mecapaca es la que autoriza estos asentamientos e incluso otorga papeles de legalidad de los mismos.

Al bajar por el lado derecho del Mirador de Mallasilla, se encuentra  la calle Altamirano que rodea al cerro. Desde ese punto se pueden observar muchas casas ya edificadas y terrenos amurallados con el anuncio: “En venta”,  que incluye un  número de celular como referencia.

Este medio habló con uno de estos vendedores, Carlos C., quien reconoció que ofrece  un terreno de 300 metros cuadrados a 18.000 dólares en el lugar, pero que antes adquirió  la propiedad del espacio  de  los comunarios del lugar.

“La Alcaldía de Mecapaca es la que da el permiso. Los comunarios me ayudaron con el trámite, estoy comprando por usucapión (adquisición de una propiedad donde el demandante debe demostrar un tiempo de posesión del inmueble para adquirir la titularidad sobre la base de la  ley)”, explicó a este medio.

 Valle de la Luna en riesgo 

En inmediaciones del  Valle de la Luna se detectaron tres formas de  adquirir los terrenos y construir viviendas ilegales. Una opción es comprar el terreno a los comunarios mediante usucapión; la otra es comprar el área para revenderlo a otra persona; y la otra es adquirir el terreno,  construir la casa y luego legalizar los papeles. Todo con ayuda de los comunarios.

Los asentamientos ilegales están ubicados en el cerro que  se encuentra  al frente del ingreso al lugar turístico del Valle de la Luna,  por donde entran los visitantes.
 Basilio R. adquirió  un terreno en este lugar.  “He comprado, pero después voy a sacar los papeles. Tenemos permiso de Mecapaca y los comunarios nos ayudan con los papeles. Varios hemos comprado así”, relata.

Al subir por encima del cerro que se encuentra frente al  Valle, se ve otra realidad. Ya no existen las áreas rocosas tan conocidas turísticamente porque los inmuebles y terrenos que fueron construidos y amurallados coparon todo el sector.

Víctor es otro vecino que hace siete años compró un terreno a los comunarios por 18.000 dólares. En el sitio  pudo construir una casa de cuatro pisos y hasta una tienda de barrio.  

“Depende del trato que se hace con los comunarios. Ellos ayudan porque tenemos autorización de la Alcaldía de Mecapaca. A mí me han dicho que puede venir la Alcaldía de La Paz y demoler todo, pero no pasó nada hasta ahora”, afirma.

El alcalde de Mecapaca, Enrique de la Cruz, responsabilizó a la Alcaldía de La Paz por estos loteamientos. Sostuvo que es esta instancia la que autoriza estos asentamientos ilegales.

“Ellos aprueban y realizan todo con los vecinos, después  nos culpan a nosotros”, se limitó a decir y luego cortó la comunicación por teléfono.

A su turno, el subalcalde de Mallasa, Eduardo Campero, explicó que el Mirador  de Mallasilla es una propiedad privada, de la cual  se desconoce el nombre del dueño . No obstante, dijo que se realizaron procesos técnicos administrativos a estos comunarios por “movimiento de tierra sin autorización municipal”. “Cuando mueves tierra, estás loteando, pero no hay la figura de loteamientos como tal, pero se hicieron los procesos porque el mirador pertenece al municipio de La Paz”, explicó.

 Cuando se le consultó por qué a pesar de los procesos, los loteamientos continuaron. “Sabemos que tienen la autorización de (la alcaldía) de Mecapaca”, dijo. 

Respecto a los asentamientos en el Valle de la Luna, la autoridad respondió en una breve conversación de WhatsApp: “No tenemos movimientos en el Valle (de la Luna)”.

Permítanos un minuto de su tiempo.

Para desarrollar el periodismo serio e independiente, esencial en democracia, que usted aprecia en Página Siete, contamos con un equipo de reporteros, editores, fotógrafos, administrativos y comerciales de primer nivel.

Los ingresos con que Página Siete opera son producto de nuestro trabajo; no contamos con prebendas de ninguna naturaleza.

Si usted desea apoyar el esfuerzo que realizamos, suscríbase a P7 VIP, para recibir de lunes a viernes una carta informativa por correo electrónico, que contendrá un resumen de las noticias y opiniones más interesantes de Página Siete, a un costo de sólo Bs 15 al mes.

Para suscribirse haga clic aquí o llame al número 2611749, en horas de oficina.

2
61