De 10 personas con VIH en las calles, 6 son menores de edad

Los niños y adolescentes que sufren esta enfermedad no tienen documentos de identidad y por eso no acuden a un centro de salud para recibir tratamiento.
martes, 16 de abril de 2019 · 00:04

Verónica Zapana S.  / La Paz

   En Bolivia de cada 10 personas con Virus de Inmunodeficiencia Humana (VIH) que viven en situación de calle,  seis son niños y adolescentes, según un  censo elaborado por el Gobierno. La Fundación Arco Iris  revela los datos y pide políticas públicas para atender a este sector de la  población “que está olvidado”. 

El coordinador del Proyecto Calle  de la Fundación Arco Iris,  Ciro Trujillo, dijo  que según los datos del censo de 2014 que se realizó  de forma específica a este sector,  se estableció que  “de 10 personas que viven en la calle y  tienen VIH, seis son menores de edad”. Aclaró que de los seis, “cuatro son adolescentes y dos son niños”.

Trujillo  indicó  que son diferentes factores los que provocan que los niños y adolescentes en situación de calle sufran la enfermedad. “Puede ser porque tienen relaciones sexuales a temprana edad”, dijo y recalcó que no  usan protección porque   están bajo los efectos del   alcohol e inhalantes (clefa), entonces se  transmiten este virus. 

Otra de las causas que los hacen propensos a  contraer VIH, es que duermen en grupos y  en “torrantes”. 

Además, otro de los factores es  porque  existe una irresponsabilidad y negligencia de parte de los progenitores. “Muchas mamás no saben que tienen la enfermedad y tienen al bebé como un parto común -cuando no debería ser así- y luego dan de lactar (a los niños)”, precisó Trujillo.

Reveló que la mayoría de las personas que viven con la enfermedad y que están en situación de calle  no tienen  un documento de identidad  y por eso no pueden acudir  a un  hospital para una revisión.

“Pese a que en el país hay el Sistema Único de Salud (SUS),  la población en situación de calle no puede acudir al hospital porque no tiene su cédula de identidad”,  recalcó.

Trujillo comentó que es muy complicada esta situación, “ya que el VIH está presente” especialmente en la ciudad de El Alto, donde se halló cerca del 30% de los casos.

Esa cifra sale a la luz, luego de que hace cinco años el Instituto Nacional de Estadística   (INE), el Ministerio de Gobierno y otras organizaciones realizaron en Bolivia  un censo en esta población vulnerable.

El estudio reveló que en el país hay 3.768 personas que viven en situación de calle. De este número,  1.071  se encuentran  en  El Alto. “El 60% son menores de 29 años y el 31% son niños”. Le sigue la ciudad de Cochabamba, donde hay  977, luego La Paz con 726, Santa Cruz con 582,  Oruro con 174, Sucre con 66 y  Tarija con 66. A la lista se suman Potosí con 56, Trinidad  (Beni) con 46 y Cobija (Pando) con seis.

Hace una semana, la representante de la Defensoría del Pueblo de La Paz, Teresa Zubieta, dijo que en La Paz hay 400 niños en situación de calle, quienes están invisibilizados.

Trujillo aseguró que a raíz de  este registro  se informó sobre este estudio. “Es muy preocupante para las organizaciones que trabajan con esta población”.

Como representante del Proyecto Calle de la Fundación Arco Iris, Trujillo aseguró que la institución trabaja  y ayuda a este sector para   que acuda a los Centros Departamentales de Vigilancia y Referencia para el VIH (CDEVIR)  y así  garantizar que reciba medicamentos retrovirales.

Explicó que por eso es importante que el Estado asuma su responsabilidad y coadyuve a esta población para que pare esta situación. “Todos debemos aportar, incluido el ciudadano de a pie”, sostuvo. 

Ante esta situación, ocho organizaciones  que trabajan en El Alto se reunirán hoy  para elaborar un  modelo de trabajo y así  implementar  una ruta crítica para atender a esta población. Entre las instituciones que participan están  Fundación Alalay, Munasim Kullaquita,   Fundación Arco Iris, la Alcaldía de El Alto, SEDES,  Defensoría del Pueblo,  CDEVIR, Iniciativa Maya, Paya, Kimsa  y Pusi.

 Según Trujillo,  es importante sacar a esta población de  las calles. No muchos  logran  salir de esta situación. Tal es el caso de Caballo, un joven muy bien parecido,   quien ingresó a esta vida porque pese a que su familia tenía dinero, no  entendía al muchacho. “El murió con VIH y no se sabe si tuvo hijos, quizá sí”, explicó.

Pero también existen otras historias diferentes. Como el caso de María y Fernando (nombres ficticios), quienes tienen la enfermedad, pero salieron  de las calles. Hoy luchan por vivir gracias a un negocio.  Ambos tienen  hijos que reciben también tratamiento retroviral.

 

2
7

Otras Noticias