Iglesia pide a los fieles no ser ciegos ante desigualdades

El Arzobispo de Santa Cruz, Sergio Gualberti sugiere ser operadores de paz e indica que la resurrección significa la humildad sobre la arrogancia del poder.
lunes, 22 de abril de 2019 · 00:04

Verónica Zapana S.  / La Paz

La Iglesia Católica celebró ayer la resurrección de Jesús y pidió a los fieles  no ser ciegos ante las desigualdades que existen en la sociedad y a ser operadores de paz.

“Ayer como hoy, la injusticia hacia los más débiles, las muertes de inocentes sigue levantando el grito: “¿Dónde estás oh Dios?”, expresó el Obispo de El Alto, Eugenio Escarpellini, en la homilía del domingo de Pascua.

Por ello, indicó  que “la alegría de la vida nueva, de la resurrección de Jesús no puede ser superficial o ciega (cuando) a nuestro lado, sigue habiendo pobres y marginados, siguen los atentados a la vida por el aborto y violencia a menores (de edad)”.

También está dijo, el desconocimiento de la libertad de conciencia de profesionales en salud, ya que la educación y comunicación atenta a lo más íntimo y profundo de la dignidad e identidad de la persona humana. “La migración, fruto de la pobreza, atenta a la familia; la corrupción y el narcotráfico hieren profundamente nuestra sociedad. Por tantas llagas de ayer y hoy, Jesús muere en la cruz. Es el silencio de la muerte”, profundizó desde la Basílica Menor de San Francisco de la ciudad de La Paz.

En la misma línea, el arzobispo de Santa Cruz, Sergio Gualberti, pidió a la población ser operadores de paz.

“Ser operadores de paz, nos lleva a testimoniar con goce y valentía la novedad de la pascua, la fiesta de la liberación de toda clase de esclavitudes y males”, precisó en su mensaje desde la Catedral San Lorenzo de la capital cruceña.

Explicó que la fiesta de la Resurrección invita a  abrir  nuevos horizontes de vida nueva y amor, en particular donde hay divisiones y enfrentamientos  y víctimas del odio y la violencia y donde hay  hermanos que sufren en carne propia la deshumanización de la pobreza y la marginación.

Gualberti indicó que la Pascua significa la resurrección de la humildad sobre la arrogancia del poder. “Cristo ha resucitado para no morir más y todos nos encaminamos a gritar con alegría la noticia más extraordinaria de toda la historia de la humanidad, puntualizó”, destaca Erbol.

 Por lo que menciona que “la vida nueva nos induce a dejar al hombre viejo, egoísta y obcecado en el propio yo, dejar el orgullo, abrirnos a nuevas relaciones con Dios y con el prójimo. La muerte es un momento fugaz, es cruzar el umbral y ver la luz que entra por las ventanas de la vida y encontrar la paz y la felicidad que tanto buscamos”, indicó.

En ese sentido, invitó a los católicos a ser testigos de la esperanza de esta sociedad y cultura, sumidas en el consumismo materialista, indiferente a Dios y a los valores de la trascendencia; una sociedad desorientada y divida por tantas injusticias e inequidades, una sociedad que necesitada de conciliación y paz. 

Por su parte, el Scarpellini dijo que todos están llamados a transmitir la esperanza “consolando al triste, a los débiles, los indefensos y los últimos”.

Fieles celebran la resurrección

Mientras la Iglesia emitía esos mensajes por la Resurrección de Jesús, los católicos celebraron con música y baile este evento  “de gran importancia”.

“Hoy en  Pascua estamos muy contentos porque nuestro Señor Jesucristo ha resucitado. Por eso celebramos con la danza de ch’utas al ritmo del Pataj Pollera”, contó el preste  del Señor de las Caídas y la Virgen Dolorosa, Juan Pacohuanca, al salir de la misa de Resurrección, de la Iglesia San Juan de Dios.

Tras esa actividad  se realizó una retreta de la banda que acompañó al preste mientras disparaban los  cohetillos  que explotaban en el aire. Ese acto inusual, llamó la atención de propios y extraños que se asombraban por el festejo.

Luego de unos minutos, el preste junto a sus invitados y bailarines se dirigieron  en caravana   por el centro paceño para dirigirse a su salón ubicado en  la zona de San Pedro.

 “Esta es como una ofrenda que se  hace al Señor, porque estamos felices de que Jesús resucite”, añadió  Pacohuanca.

Los ch’utas  patapolleras  en el centro paceño.
Los Prestes  llevan al Señor de las Caídas .
Fotos: Marco Aguilar / Página Siete

 

Confidencial

Si te interesa obtener información detallada sobre el proceso electoral, suscríbete a P7 VIP y recibirás mensualmente la encuesta electoral completa de Página Siete.

Además, recibirás en tu e-mail, de lunes a viernes, el análisis de las noticias y columnas de opinión más relevantes de cada día.

Tu suscripción nos ayuda no solo a financiar la encuesta sino a desarrollar el periodismo independiente y valiente que caracteriza a Página Siete.

Haz clic aquí para adquirir la suscripción.

Gracias por tu apoyo.

7
3