El deslizamiento deja 64 casas sepultadas y hay desaparecidos

Muchos vecinos no tuvieron tiempo de sacar nada de valor y sus inmuebles quedaron enterrados por toneladas de tierra. El problema comenzó el viernes.
miércoles, 01 de mayo de 2019 · 11:28

Luis Escobar  / La Paz

No recibieron ninguna advertencia. Los vecinos de San Jorge Kantutani  vieron  ayer  al mediodía cómo se cayeron las casas que fueron desalojadas  horas antes de la avenida Libertad, en el  ingreso a los puentes Trillizos. De inmediato, sacaron a sus familiares, algunas chamarras y dejaron sus  inmuebles.  

Los primeros hundimientos se registraron el viernes por la tarde. El  sábado,  la Alcaldía ya  advirtió que tres casas deberían ser demolidas. El lunes, el número de predios que debían ser desatados subió a cuatro y  otros 11 estaban en riesgo. Pero, ayer después de  una  intensa lluvia que cayó al mediodía en La Paz, las primeras 15 viviendas afectadas se vinieron abajo. Este hecho desestabilizó todo San Jorge-Kantutani y a los pocos minutos se produjo un segundo hundimiento que jaló a los inmuebles que estaban en la parte alta. Al final de la noche quedaron sepultadas, en total,  64 viviendas que dejaron  en la calle a 88 familias. Según las autoridades,   380 personas están ahora  sin un techo. 

“Nadie advirtió el riesgo en el que estábamos. Nadie nos dijo que nuestras casas estaban en peligro de caer”, comentó una de las vecinas que rompió en llanto por lo repentino del desastre.

 Un video que circuló ayer en redes sociales  mostró la desesperación del momento. Se ve a un padre  subiendo las gradas de su casa hasta el tercer  piso. Llega al dormitorio  donde   se encontraban  sus hijos y, por la ventana que daba a la avenida Libertad,  observa cómo las casas de sus vecinos del frente,  se vienen abajo. Lo único que  hace en ese momento,  es  sacar a sus familiares del lugar. Su inmueble, minutos después, quedó sepultado.

 Después del deslizamiento, varios propietarios de las casas que se quedaron en el borde  retornaron  al sector para rescatar algunas de sus pertenencias. Por el peligro, los obreros de la Alcaldía intentaron impedir que ingresen al lugar, pero no pudieron controlar  la desesperación de los vecinos. Ante este hecho, llegaron centenares de cadetes y suboficiales de la Policía  para instalar diferentes puntos de control  y así evitar que  las personas se acerquen al sector de la tragedia. Instalaron   los puestos de seguridad  a pocos metros de Emaverde por el lado Oeste; y cerca a uno de los puentes Trillizos por el este.

 Los vecinos   de  los inmuebles que estaban fuera de los cordones de seguridad sacaban sus televisores, electrodomésticos y todo lo que tenían de valor. 

 Incluso una retroexcavadora que trabajaba desde el fin de semana quedó sepultada en el sector. Los obreros ediles construían una “cuña pasiva” en la parte baja donde antes se encontraba una cancha. Pero el deslizamiento también los sorprendió, dejaron el equipo y salvaron sus vidas.

El movimiento de tierra fue tan grande que tapó el río Cotahuma que estaba en la parte más baja y llegó hasta la avenida Kantutani, que conecta Sopocachi con la zona Sur. Según las autoridades municipales, esta  vía será respuesta en tres días. Mientras que la avenida Libertad, de la parte alta, será  habilitada en los próximos tres meses,  luego de llevar adelante tareas de estabilización de todo el sector.

Las primeras imágenes del deslizamiento fueron tomadas por usuarios de la línea Amarilla del teleférico. Ante la emergencia, la empresa estatal suspendió sus operaciones alrededor de las 15:30 e inmediatamente retiraron las cabinas que estaban en funcionamiento. A  través de un comunicado garantizaron la estabilidad de sus torres.

Desaparecidos

“Tenemos información confusa”, advirtió anoche el  burgomaestre. Al principio se reportaron que dos personas de la tercera edad estaban desaparecidas, pero por la noche fueron encontradas. Empero, vecinos denunciaron que otras dos personas que trabajaban transportando arena desaparecieron. Además, Revilla dijo anoche  en Red Uno que una persona “habría” fallecido. 

 

 

12
184