Labor de EPSAS retrasa retorno de familias a casas

domingo, 19 de mayo de 2019 · 00:03

Página Siete  / La Paz

El retraso en la modificación del sistema de alcantarillado que realiza  la Empresa Pública Social de Agua y Saneamiento (EPSAS), en la zona del deslizamiento Kantutani, es uno de los principales motivos para que algunas familias no puedan retornar a las viviendas que desalojaron por precaución.

“Esperamos que en el transcurso de este fin de semana podamos resolver el problema de la modificación del sistema de alcantarillado y las familias seguramente tendrán que esperar unos días más hasta que se resuelva el tema de los servicios”, dijo ayer el alcalde Luis Revilla.

La resolución final que emita EPSAS sobre el cambio del sistema de alcantarillado permitirá establecer hasta qué sector de Kantutani se podrá habitar, y cuántas  familias retornarán a sus hogares. Muchas personas que están  en  las franjas azul y verde aguardan la autorización para regresar a sus viviendas.

Al margen del trabajo de EPSAS,  administrada por el Gobierno central, también se espera que el Viceministerio de Defensa Civil avale la lista oficial que la Alcaldía ya remitió con los nombres de propietarios de viviendas, inquilinos y anticresistas.

Al respecto, Revilla espera que hasta el lunes se pueda contar con la lista oficial, ya que remitió la nómina el martes y se esperaba que  este fin de semana sea autorizada  por el Gobierno.

Una vez  reconocida, la nómina  será publicada, incluso en medios escritos de prensa.

Esa lista permitirá  que los  inquilinos y anticresistas puedan recibir   un departamento de parte del Gobierno. Pero además se contará con el número exacto de la cantidad  de  propietarios a los que se les expropiara sus terrenos para que se construyan viviendas sociales en espacios que cederá el municipio.

El pasado 30 de abril se produjo un deslizamiento en el sector San Jorge Kantutani e Inmaculada Concepción, donde se deslizaron 68 casas, de las cuales la mayoría no tenía planimetría.

Algunas de las 188 familias afectadas viven en tres albergues en cercanías al área de desastre.