Suspenden la búsqueda de los 4 desaparecidos en deslizamiento

Familiares de las personas sepultadas el 30 de abril en el alud aseguran que tres semanas de tareas no fueron suficientes. La comuna debe emitir un informe para la declaratoria.
miércoles, 22 de mayo de 2019 · 00:04

Luis Escóbar  / La Paz

Por tres semanas, los equipos de rescatistas buscaron a las cuatro personas que fueron sepultadas por el deslizamiento en San Jorge- Kantutani. Las autoridades   suspendieron ayer todas las tareas y pidieron  a la Alcaldía que declare  al sector como  camposanto. Entre lágrimas,  familiares  de los desaparecidos indicaron que los trabajos no fueron permanentes ni  suficientes.
 
 El martes 30 de abril,  el deslizamiento  sorprendió a  los esposos  Silvia Miranda  (de 77 años) y Pablo Salazar Ramos (81) mientras  se aprestaban a comer.  Su nieto salió a   comprar los almuerzos para compartir en familia; pero cuando  volvió, el derrumbe ya había arrastrado la vivienda donde estaban sus abuelos.   

Lo propio pasó con Eugenio Magne y Juan Flores,   dos areneros que trabajaban  con sus  camiones  en la parte baja del área, cerca a la Av.  Kantutani. 

Horas después del desastre, los equipos de rescate de Bomberos de la Policía, los grupos de Salvamento y Rescate (SAR)  de la Fuerza Aérea Boliviana (FAB), SAR Bolivia,  de la Armada y los voluntarios se organizaron  para buscar a los desaparecidos. 

Identificaron los posibles lugares donde podrían estar las personas. Cavaron huecos de 10 hasta 20 metros en los puntos estratégicos;  pero  hasta ayer no lograron encontrarlos.

El viceministro de Defensa Civil, Óscar Cabrera, informó que varios factores impidieron hallar los cuerpos  de los desaparecidos. “Era un exbotadero municipal. La contaminación ambiental hace que se ponga  en riesgo la salud de las personas que están en el lugar. Cuando se hacen excavaciones a mayor profundidad  se podrían provocar nuevos  deslizamientos”, aseguró.

  “Por otro lado, las  excavaciones mayores a 20 metros de profundidad  ponen en riesgo la vida de los rescatistas”, añadió. 

Todos estos factores fueron expuestos el pasado jueves  a las  familias, que no cesaron en su pedido  de que la  búsqueda continúe. “Solicitaron  que se puedan ampliar una semana más los trabajos  y acordamos realizar las  tareas de búsqueda de manera intensa el viernes, sábado y domingo pasados. Cumplimos. Y  esto lo conocen las familias. Se desplazaron 25 maquinarias, 150 rescatistas y todo se agotó”, acotó el viceministro.

Patricia Salazar, hija de la pareja de desaparecidos, dijo que los equipos de rescate no se movilizaron  como en otros países.  “En México rescataron a todos,  pero en Bolivia no. Me duele mucho que en  nuestro país sea así. Los bomberos sólo salvaron  animales. Marcaron varios puntos, pero en uno se encontró  un gato y  en otro  se halló un perro.  Pese a eso mantenemos la esperanza de encontrarlos”, afirmó. 

Cabrera dijo  que ya no se puede continuar.  “Se agotaron todos los medios técnicos; pueden venir rescatistas de otros países, se hicieron las consultas y no se garantiza el hallazgo de  los restos. Ahora se coordina con el municipio la declaratoria de camposanto”, sostuvo.

El concejal Isaac Fernández  dijo que el proceso para  la declaratoria de camposanto debe partir del ejecutivo edil. “Deben elaborar los informes técnicos y legales que respalden esta situación  y luego el Concejo  Municipal se pronunciará sobre este tema”, concluyó.

“Pueden aumentar  rescatistas y  tareas”

Patricia Salazar mostró ayer   las fotos de sus padres, Silvia Miranda (de 77 años) y Pablo Salazar Ramos (81), en la protesta de los damnificados. Pidió  que las autoridades continúen con las tareas de  búsqueda de sus seres queridos. 

“Si  fueran animalitos,  se los puede dejar, pero no lo son. Son seres humanos, ¿cómo pueden decir que se va a declarar camposanto? Tampoco son 50 muertos, sólo son cuatro personas y deberían aumentar el número de  rescatistas y hacer todo lo posible para encontrarlos”, declaró la hija. “Fijaron varios puntos, excavaron, pero sólo hallaron  perros o gatos sepultados”, añadió.

 Sus padres vivían en  una casa ubicada  cerca a la cancha de fútbol en la parte baja de la  Av.  Libertador. Tenían una camioneta que pertenecía a uno de los hijos de la pareja y una motocicleta del nieto. 

La moto fue hallada en la avenida Kantutani totalmente destrozada. 
 

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

152
94