Bolivia plastificada: cada día se usan 11,2 millones de bolsas

Una norma plantea plazos para que los establecimientos comerciales dejen de proporcionar bolsas plásticas y los consumidores cambien sus hábitos de consumo.
lunes, 27 de mayo de 2019 · 00:07

María Ortiz  / La Paz

El delirio consumista acarrea el uso de 11,2 millones de bolsas plásticas cada día en el país. Una nueva norma que avanza hacia su aprobación plantea reducir y reemplazar el uso de este tipo de envases en establecimientos comerciales, pero hace falta un giro en las conciencias de los consumidores para que sus hábitos  estén también en consonancia con un futuro sostenible.

Mientras que una ola de medidas contra el uso de bolsas plásticas se ha instalado en diferentes países de la región para batallar contra la contaminación ocasionada por este material, la población boliviana conserva una gran demanda de plástico en su día a día.

Según un estudio realizado por el Centro para el Desarrollo Sostenible Molle (CDS Molle), en el país se consumen 4.100 millones de bolsas al año, equivalente a unas 365 por persona, sin contar las que se emplean en comida y bebidas para llevar. Todo ello pese a que hay una ley que estipula que los consumidores deben priorizar la prevención de la generación de residuos y que los productores y comerciantes tienen la responsabilidad de emplear materiales reciclables o biodegradables en sus productos.

“Toda persona natural o jurídica, pública o privada, que realice actividades de comercialización o distribución de productos  deberá establecer acciones orientadas a prevenir la generación de residuos, priorizando el uso de envases o empaques reutilizables o biodegradables”, decreta la Ley de Gestión Integral de Residuos Sólidos, de octubre de 2015, en el párrafo IV del artículo 16.

Una batalla medioambiental

El pasado 7 de mayo, la Comisión de Medio Ambiente de la Cámara Alta del Senado aprobó el proyecto de Ley de Reducción y Reemplazo de Bolsas Plásticas. Este proyecto de ley fue presentado por la Unión de Periodistas Ambientales de Bolivia (UPAB) en el mes de febrero como parte de una iniciativa ciudadana.

A la espera de ser abordado por el pleno del Senado y posteriormente por el pleno de la Cámara de Diputados, el proyecto de ley tiene como objetivo “mitigar los daños generados al medio ambiente, prohibiendo gradualmente en todo el territorio nacional el uso de bolsas plásticas de polietileno o de otro material de plástico convencional en centros comerciales y promoviendo su reemplazo por envases de material biodegradable o ecológico”.

El presidente de la UPAB, Carlos Lara, se mostró confiado en la aprobación de esta iniciativa ya que, según él, el proyecto cuenta con “bastante respaldo”, dada su naturaleza de preservación y protección del medioambiente. “Tenemos bastante consenso de parte de asambleístas, del oficialismo y de la oposición”, expresó.

Por su parte, la presidenta de la Cámara de Senadores, Adriana Salvatierra, quien también impulsa la norma, manifestó que se trata de una ley que no busca generar conflictos, sino más bien aspira al consenso  de los ministerios correspondientes, así como de la ciudadanía, los comerciantes y los productores.

 Salvatierra explicó que  se está esperando la respuesta del Ministerio de Economía para realizar los ajustes que sean necesarios y poder proceder   con el tratamiento del proyecto de ley. Mientras tanto, sostuvo, se está haciendo hincapié en la sensibilización.

“El énfasis no está solamente en la disposición de bolsas plásticas, sino también en cómo se puede cambiar el sistema de producción actual con, por ejemplo, materiales oxodegradables. También tiene que ver con la educación en el pueblo boliviano, en los estudiantes, en los vecinos, en todos los consumidores de este producto”,  apostilló Salvatierra.

Reducción y conciencia progresiva

El proyecto de ley otorga a los establecimientos comerciales un plazo de 10 años a partir de la publicación de la misma para que reemplacen cualquier tipo de bolsas plásticas por bolsas reutilizables o ecológicas.

“¿Por qué 10 años?    Nos gustaría que fueran menos pero creemos que es importante una norma de carácter progresivo para que, por un lado, la gente se vaya acostumbrando a dejar este hábito de utilizar las bolsas plásticas para cualquier compra y, por otra parte, también proteger a las empresas que producen este tipo de bolsas”, justificó Lara.

En este sentido, el artículo 9 del proyecto de ley, que trata la prohibición de suministrar bolsas plásticas,   establece que a partir de su vigencia los establecimientos comerciales no podrán entregar más de dos bolsas por cliente. Además, deberán ofrecer alternativas para la entrega gratuita o vender bolsas reutilizables o ecológicas.

Asimismo, a partir del segundo año de vigor  solo podrán entregar dos bolsas biodegradables u oxodegradables, mientras que la producción e importación de bolsas con un espesor menor a 20 micras deberá ser sólo del material  anteriormente mencionado.

Pero, ¿quién controlará que esto sea así? Según explicó Lara, se trata de una norma de competencias concurrentes, es decir, que si bien es una ley nacional, las facultades reglamentaria y ejecutiva deben partir de los gobiernos autónomos municipales, los cuales deberán controlar que se cumpla con la presente ley.

“De acuerdo a sus necesidades, cada alcaldía y cada gobernación puede determinar las infracciones que se cometan y las multas y sanciones correspondientes. Corresponde a ellos ejercer el control”, dijo Lara.


 Señora  sale del Ketal portando  su compra  en bolsas plásticas.
 Duglas Ormachea / Página Siete

Preguntadas sobre  cómo van a ajustar su producción a las nuevas demandas que se crearán en el mercado en caso de promulgarse esta ley, la industria productora y comercializadora de  plásticos en el país todavía no tiene una respuesta clara.

 “Todavía no lo hemos pensado. Recién esta norma ha salido, recién nos estamos poniendo a revisar. No tenemos una opinión”, explicó Fernando Soruco, gerente comercial de Industrias Belén.

Asimismo, consultados sobre las alternativas que están planteando en los supermercados ante el avance en la aprobación de este proyecto de ley, el gerente regional de marketing de Hipermaxi, Salomón Chalán, no quiso aportar ningún comentario al respecto. Dijo que  todavía están tratando el tema internamente pero  que hace unos años ya lanzaron una campaña para pedirles a sus clientes que compren bolsas reutilizables o que lleven sus propias bolsas a la hora de hacer la compra.

“Guiándonos por las tres  eres (3R): reducir, reutilizar y reciclar también pedimos a los clientes  en caja si es que quieren optar por  las cajas de cartón para llevarse sus productos a casa”, declaró Chalán.

La gerente de marketing de Ketal, Carla Barrero, explicó que desde hace alrededor de una semana en todas las salas de esta cadena de supermercados están dando a sus clientes bolsas fotodegradables, en sustitución a las biodegradables con las que trabajaban desde hacía ya unos años. Añadió que están cambiando la línea de sus bolsas, las cuales portarán un mensaje de advertencia sobre su uso.

“Dentro de las alternativas que estamos ofreciendo tenemos nuevos mensajes en nuestras bolsas y éstas están yendo con un comunicado directo a la gente para que deje de utilizar tantas bolsas”, declaró Barerro.

Otra de las apuestas de Ketal es ofrecer próximamente una línea de bolsas de tela de galleta con una gran durabilidad y resistencia.

Pero para que se produzca un cambio real y efectivo de los hábitos dañinos de consumo -que dominan la rutina diaria tanto de los compradores como de los comerciantes- son necesarias campañas de conscientización. Estas se están llevando a cabo con “instituciones aliadas” por todo el territorio nacional.

“Una de ellas es, por ejemplo, el Ministerio de Educación. Junto a este ministerio hemos realizado hace unas semanas una conferencia que se ha retransmitido a 22.000 maestros de más de 140 centros educativos de todo el país para poder orientarles sobre cómo enseñar a los estudiantes a dejar de utilizar bolsas de plástico”, expresó Lara, quien también hizo énfasis en la  campaña “Desembólsate  Bolivia”.

El artículo 13 del proyecto de ley establece el diseño y la aplicación de campañas de difusión y conscientización sobre el peligro del uso de bolsas plásticas. Esta labor  debe ser encarada  por el Ministerio de Medio Ambiente y Agua, el Ministerio de Comunicación, el Ministerio de Educación y las Entidades Territoriales Autónomas, una labor en la que ya se está trabajando, según enfatizó Lara.

Hacia una norma edil

Para luchar contra la plastificación en la ciudad, el Concejo Municipal de La Paz trabaja desde hace un tiempo en la elaboración de políticas que reduzcan no solo el uso de bolsas plásticas en el consumo paceño, sino cualquier tipo de plásticos de un solo uso.

“Hemos estado avanzado. Estamos elaborando y preparando, pero no estamos seguros de si va a ser una ley, porque éstas siempre tardan mucho. Queremos ser efectivos en cuanto a acciones en el municipio”, aclaró la concejala del municipio de La Paz  Kathia Salazar.

Expresó su deseo de entregar el próximo mes de junio una determinación a la ciudadanía para que sea ella la que decida en torno a la reducción del consumo de plásticos en la ciudad. Si bien no explicó cuál será el siguiente paso ni qué rango tendrá esta iniciativa, sostuvo que quieren que sea algo “claro”, “determinante” y “específico”, que apunte a la reducción del uso de plásticos y, por ende, de residuos.

“Es que estos desechos son venenos en nuestra ciudad”, sostuvo la concejala.

Adelantó que  las propuestas partirán de su mirada cotidiana y de su conversación con los ciudadanos y otros actores sociales, los cuales se muestran “abiertos”, “sensibles” y “predispuestos” a dar una respuesta al problema del plástico, que debe partir de la ética y del poder del ciudadano para rechazar su consumo.

“Los presidentes de juntas nos siguen pidiendo, por ejemplo, contenedores. Yo les señalo que el contenedor no es la solución si uno no cambia de actitud. Para reducir el envío de deshechos a la basura hay que reducir el consumo. Para mí es importante el primer paso: no consumir plástico o evitar consumir tanto plástico en La Paz”, aclaró Salazar.

Preguntada acerca del proyecto de Ley de Reducción y Reemplazo de Bolsas Plásticas, Salazar expuso que la norma edil pretende ir más allá de la prohibición.

“Ellos apuntan a la prohibición de plásticos, yo quiero ir más allá, a la decisión de la ciudadanía de no consumir plástico, pero no solo las bolsas plásticas, sino diferentes elementos plásticos (...) Seguramente en algún momento tendremos que prohibir, pero quiero enfocarme en alguna decisión ciudadana que pueda ser más proactiva, más decisiva y que además tenga un mayor impacto”, apostilló al tiempo de afirmar que de igual manera participarán de la ley nacional sobre la cual ya han generado una gestión y un diálogo.

 La gerente   de Innovaplast muestra el proceso de reciclaje.

 Archivo /Página Siete

Innovaplast:  producción y sostenibilidad

Con la misión de cuidar y preservar el medioambiente, reduciendo los niveles de contaminación de la Tierra a través del reciclado plástico, Innovaplast desarrolla productos innovadores en esta industria.

En su compromiso con el entorno, esta empresa comercializa pellets para la producción de bolsas y tuberías. Asimismo, desarrolla  bolsas oxobiodegradables con material 100% reciclado y bolsas de basura a partir de residuos.

“Estos productos están producidos con materia prima reciclada. Nosotros trabajamos con el polietileno de baja densidad. El nylon lo reciclamos y con esta materia prima producimos las bolsas. Esto tiene un impacto doblemente positivo en el medioambiente porque estamos produciendo con material reciclado y a su vez oxobiodegradable”, explicó Cecilia Jáuregui, gerente propietaria de Innovaplast.

“La materia prima la obtenemos de hospitales, centros de acopio y empresas industriales que generan este tipo de material como deshecho”, continuó.

Otros productos que elaboran son bolsas a partir de material virgen y oxobiodegradables es decir, empaques que pueden ir en contacto con alimentos por ser materia prima inocua. Asimismo, Jáuregui adelantó que  están empezando a comercializar bolsitas para  las heces de las mascotas.

Algunos  datos

  • Aspectos generales  El proyecto de ley consta de cuatro capítulos, 20 artículos y dos disposiciones transitorias.
  • Aplicación  A partir de su entrada en vigor los establecimientos comerciales sólo podrán entregar un máximo de dos bolsas plásticas por cliente.
  • Plazos  Los establecimientos comerciales tendrán un plazo de 10 años  para cambiar las bolsas plásticas por bolsas biodegradables u oxodegradables.
  • Control  Los gobiernos autónomos municipales estipularán las multas y sanciones correspondientes en caso del no cumplimiento de la ley.
  • Excepciones  Se permitirá    el  uso   de bolsas plásticas para el transporte de residuos y alimentos.

Tipos de degradación

  • Plástico  Material producido de un derivado petrolero denominado polietileno. Esta sustancia tarda alrededor de 500 años en degradarse.
  •  Biodegradable  Que puede ser descompuesto   por organismos biológicos (bacterias, hongos, algas, etc.) en un entorno favorable (condiciones de temperatura, humedad, luz, oxígeno, etc.).
  • Fotodegradable  Materiales que se degradan por la acción de los rayos ultravioletas de la radiación solar.
  • Oxodegradable    Materiales que se degradan por la oxidación. También se les conoce como oxobiodegradables.
6
3

Otras Noticias