Damnificados tienen alimentos y medicamentos sólo para 3 días

Cada día se atienden a 15 vecinos en el consultorio instalado por el Colegio Médico. Las personas de entre 40 y 60 años son las que más sufren por estrés.
sábado, 04 de mayo de 2019 · 00:18

Verónica Zapana S.  / La Paz
 
Los medicamentos y los  alimentos no  perecederos sólo abastecerán por tres días a los  damnificados  del deslizamiento  San Jorge Kantutani. Ante esa situación, las familias  damnificadas y los voluntarios solicitan  a la población donar estos insumos.

“Como brigada del Colegio Médico, en coordinación con la UPEA (Universidad Pública de El Alto), realizamos las atenciones médicas a las personas que fueron afectadas por el deslizamiento”, dijo  ayer la encargada del Punto de Atención del Colegio Médico, Miriam Parada.

Aseguró que pese a que  el consultorio de esa institución   tiene fármacos  donados por médicos privados y el mismo Colegio Médico, los productos “durarán al menos  dos días más”.

Parada  sostuvo que ahora se  requiere  diclofenaco en gel, mentisan, analgésicos, complejo B e inyectables, entre otros.

Según la responsable del consultorio,  necesitan  este tipo de fármacos porque  los damnificados sufren más de fibromialgia  -un problema muscular que afecta a todo el cuerpo- dolores cervicales,  estrés y migrañas.

“Cada día atendemos a entre 15 y 20  personas  adultas. De este número,  seis sufren de fibromialgia y es entendible porque como perdieron sus casas y sus cosas, muchos se ponen  muy tensos  y sufren de los dolores musculares”, puntualizó la profesional.

  Por eso,  médicos y fisioterapeutas colaboran en los masajes y los  tratamientos para este tipo de afecciones a la salud.

El punto médico se instaló en una casa, ubicada  frente a la cancha Fígaro, espacio donde se instaló el albergue para los damnificados del deslizamiento que ocurrió el pasado martes,  cuando  300 personas perdieron sus viviendas.

Parada contó que desde el pasado martes por la tarde   se instaló el punto médico, donde 15 profesionales  trabajan durante todo el día.

“He venido a buscar mis cositas desde el día miércoles.  Lamentablemente no encontré mucho. He hallado una de las tres garrafas que tenía, algunas ollas y ropa. Pero de tanto buscar  me duelen mis brazos, mi cuerpo y siento que tengo insolación”, aseguró  uno de los vecinos de uno de los sectores donde se registró el deslizamiento. 

Aseguró que él no tiene tiempo para  visitar un  médico porque aún tiene que buscar sus pertenencias. “Quizá más tarde vaya, porque el dolor en la parte del cuello se está volviendo insoportable”, sostuvo  el hombre que mascaba un poco de coca.  “Me da fuerza”, aseguró. 

Comentó  que la coca es un producto esencial que también necesitan como “donación”, ya que este producto, según el vecino, “quita el  hambre”. “Muchos pijchamos coquita”,  dijo. 

Por su parte, el representante de la Cruz Roja Filial La Paz, José Luis Campero, explicó  que el Ministerio de Salud,   en coordinación con las autoridades locales y departamentales, se encuentra al  tanto de la carencia de  fármacos. 

“Hemos coordinado  para que  cuando haga falta algo, informamos (al Ministerio de Salud) para que envíen”, dijo Campero.  

Afirmó que todo lo que ingresa al albergue es importante y que por ello voluntarios  de la Cruz Roja   se encargarán  de separar todas las donaciones. “Los recibimos, los separamos y los clasificamos para entregar a la gente lo que necesitan”.

Campero explicó que cada familia tiene diferentes necesidades. “Víveres, utensilios de limpieza, de higiene personal y  ropa interior, entre otros”, indicó.

Destacó que lo que más hace falta son los “alimentos no  perecederos”. “Actualmente tenemos, pero nos abastecerá para tres días, luego necesitaremos más”, indicó y apeló  a la solidaridad de la población, ya que cocinan tres veces al días  “para 300 personas que  viven en el albergue”.

Entre los alimentos  no perecederos  están papa, chuño, fideo, arroz, leche en lata y cereales, entre otros. Reiteró  a la población “no donar más ropa”.

El alcalde de la ciudad de  La Paz, Luis Revilla, aseguró  ayer que aún se requieren más frazadas y colchones.