Héroes paceños ayudan a rescatar hasta documentos de identidad

Bomberos, SAR Bolivia, SAR Bra y otros trabajan en la búsqueda de personas desaparecidas. Hay también canes que realizan ese trabajo. Las familias damnificadas los llaman “ángeles”.
sábado, 04 de mayo de 2019 · 00:04

Verónica Zapana S.  / La Paz

 Ni la inclemencia de los rayos del sol,  el hambre y el mal olor -porque en el lugar donde colapsaron más de  60 casas  se encontraba un exbotadero-   frenan el trabajo de los   grupos de rescate en el  sector deslizado. Más al contrario, todos están en apronte en la búsqueda de los cuatro cuerpos que hasta ayer  en la tarde  no fueron hallados entre la mazamorra de tierra mezclada con basura.

“Hemos entrado a realizar labores de búsqueda de personas. Eso es lo primordial,  pero también estamos colaborando en la recuperación de enseres y hasta mascotas”, dijo  el director departamental de Bomberos Antofagasta La Paz,  Ismael Villca.

Aseguró que  los más de 200 oficiales y voluntarios que trabajan en el sector del deslizamiento cumplen un trabajo muy arduo.  “Aquí está personal de Bomberos, del SAR Bolivia, de canes adiestrados y de otras instituciones para coadyuvar en la misma labor”, dijo  y resaltó  el trabajo de cada uno de ellos.

El martes, cerca del mediodía,  más de medio centenar de viviendas fueron destruidas por un deslizamiento que se registró en San Jorge Kantutani e Inmaculada Concepción. 

Horas después  de este desastre, los grupos de rescate acudieron para apoyar en la búsqueda de personas. Villca explicó que al principio se conoció de la desaparición de dos personas adultas mayores y luego se confirmó de otras dos  personas que eran areneras. Desde ese momento se comenzó con el trabajo de rescate. 

Para el jefe  de  la Unidad de  Bomberos, Jorge Ramírez, el trabajo de este equipo de rescate comienza  cuando salen los primeros rayos del sol, es decir a las  6:00 y concluye a las 18:00, cuando llega la noche.  “Entramos a este sector con la esperanza de encontrar los cuerpos, pero a veces con recuperar un carnet de identidad es suficiente para nosotros, porque la gente te agradece bastante por esa colaboración”, explicó. 

 Para el jefe de la Unidad de Respuesta Inmediata del Viceministerio de Defensa Civil, Álex Segovia, la labor de los  oficiales y voluntarios es loable, ya que ingresan a zonas peligrosas con tal de colaborar a los damnificados. “Ellos trabajan bajo protocolos”, sostuvo. 

Para los afectados, estos grupos son una “gran bendición” y  los rescatistas  son los “héroes”                que  ayudan a sacar sus pertenencias que están debajo de la tierra. 

El rescatista primero del grupo SAR Bolivia, Juan Chipana, resaltó que aunque esa labor es  muy  dura, es una tarea que llena  de satisfacción. “Con sólo ver una sonrisa, uno está pleno y conforme”, concluyó.

 

 “Hoy por ti, mañana por otros”

“Hemos venido  a ayudar a   un camarada que perdió todo, pero al final nos hemos  quedado para ayudar a más gente que pedía colaboración”, dijo ayer Gerardo Carrasco, miembro  del Tribunal de Justicia Militar.

Aseguró que 40 compañeros   de esa unidad acudieron de forma voluntaria al sector del deslizamiento para ayudar a la gente. “Hoy por ti, mañana por otros, ese es nuestro lema”, dijo. “Para nosotros,  colaborar a la gente y rescatar lo salvable es lo más grato que tenemos”, indicó. “Suficiente una sonrisa”, añadió.

 “Ver que recuperan algo es grato”

“Luego del  deslizamiento,  todos nos hemos apersonado para apoyar en labores de búsqueda. Este es un trabajo continuo”, dijo ayer el capitán Jorge Ramírez, de Bomberos. 

Aseguró que todos los que trabajan  junto con  él, de alguna manera,  ponen sus  vidas en manos de Dios. “Uno no  sabe lo que puede pasar;  sin embargo,  entramos bajo recomendaciones de los técnicos de seguridad”, dijo. Aseguró  que  lo más gratificante es “ver que las familias afectadas recuperen algo aunque sea   un documento de identidad”.
 

“Un ‘gracias’ es suficiente”  

El rescatista primero del grupo SAR Bolivia, Juan Manuel Chipana, contó que su impresión más grande   al llegar al sector  fue escuchar los gritos de auxilio. “Cuando llegamos, las señoras de las casas deslizadas nos gritaban:  ayúdennos, ayúdennos. Esas palabras fueron las que calaron a nuestro ser y que provocaron que colaboremos con más apoyo”. Dijo que para ellos escuchar frases  como  “gracias” y un “que Dios les bendiga” representan una señal  para seguir adelante con la colaboración a los damnificados.

“Pedimos a Dios que nos proteja”

Desde 2014, Félix Quino, es voluntario del SAR Bolivia.  Él asegura que colabora en el apoyo de rescate desde el día que ocurrió el deslizamiento. “Normalmente trabajamos con manos,  con palas y picos”, resaltó.

Destacó que para ingresar al terreno  todos los miembros del grupo elevan una oración a Dios, para que les vaya bien en las tareas que tienen. “Es muy importante saber que tenemos alguien que nos protege”, dijo e indicó  que en las labores de rescate encontraron  mascotas, perros, gatos y  patos.

“Trabajamos con mucha voluntad”

Una de las bomberas voluntarias, Lynn Hacani, asegura que realiza esa labor desde hace 10 años. “Tras enterarnos de este suceso, nos presentamos en este lugar para colaborar a la gente”, recordó. 

Expresó  que para ella, colaborar a los niños es lo más gratificante. “Encontramos  un celular que estaba en muy buen estado.  No sabe cómo se alegró el niño que era dueño de ese aparato”, acotó. Contó que ayudan a sacar  sus muebles y  los bienes de los vecinos. “Seguimos trabajando con  la voluntad y las  ganas de ayudar”, añadió.

 

15
1