Cabecilla de tráfico de fármacos operaba con 23 autos y 4 casas

Según investigaciones de la FELCC, esta red cometía este ilícito desde hace 10 años. Este grupo contrató a un bioquímico para adulterar los medicamentos.
jueves, 09 de mayo de 2019 · 00:38

Verónica Zapana S.  / La Paz

 Una de las cabecillas de la red de tráfico de medicamentos  usaba   cuatro casas y 23 vehículos para distribuir fármacos de dudosa procedencia en cuatro departamentos del país desde hace  unos 10 años, informó la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (FELCC). La mujer fue detenida  el martes  en La Paz. 

“De acuerdo a la investigación que realizamos, la ruta de distribución (de esta red)    consistía:  primero  recoger los medicamentos del  Desaguadero de los galpones que fueron intervenidos. Posteriormente trasladaban (los fármacos)  a la ciudad de La Paz, donde realizaban un trasbordo y en diferentes movilidades para realizar la  distribución (en otros departamentos)”, dijo a Página Siete el jefe de la División Contra Delitos de Corrupción Pública de la FELCC,  Luis Guarachi.

Explicó que para  distribuir los fármacos de dudosa procedencia, la red usaba 23 vehículos. “Uno de ellos fue secuestrado en el allanamiento que se realizó en pasados días y se encontró una agenda  con datos que implican  a más clientes”, dijo e indicó  que investigarán todos los nombres que hay   en la libreta.

La casa donde se halló el motorizado era una de las cuatro propiedades de Lidia P.,  quien fue detenida  el martes en  la tarde.  Ayer, Página Siete informó que los  efectivos de la FELCC  La Paz aprehendieron a la mujer de 65 años, identificada  como una de las cabecillas de tráfico de medicamentos de dudosa procedencia. 

La mujer fue aprehendida en el penal de Obrajes,  cuando fue a visitar a otra de las implicadas en el caso, Yhenny C., quien resultó ser su hija.

   Guarachi comentó que el mismo martes en  la noche la mujer prestó su declaración informativa que permitió  colectar  algunos puntos  para continuar con la investigación.  Por esa razón,  el fiscal determinó la fundamentación de la aprehensión. “Ahora se espera la imputación formal para ponerla en conocimiento del órgano jurisdiccional”, indicó.

La cabecilla es acusada por  enriquecimiento ilícito de particulares con afectación al Estado, legitimación de ganancias ilícitas, delitos contra la salud y asociación delictuosa. 

De acuerdo con Guarachi, la mujer fue identificada y aprehendida gracias a la investigación y el análisis de documentos  que se secuestraron    en los operativos del caso de la red de fármacos en   Desaguadero y  La Paz.

 Según la autoridad policial, se estableció que en varios de esos cuadernos de registro de pedidos de fármacos “la aprehendida  y su  esposo fueron identificados  como las personas que realizaban los pedidos y los distribuían en el país”.

 De acuerdo con   la investigación, la ruta de  la cabecilla de la red      estaba conformada por   Desaguadero (donde recogían los  medicamentos) y   La Paz (de  donde enviaban  los  productos mediante empresas de transporte a Santa Cruz).

En la capital oriental, la mujer -que tenía un flujo constante de viajes   entre La Paz y Santa Cruz- recogía los fármacos y  los distribuía. “Evidenciamos que ella realiza bastantes envíos  de diferentes cajas mediante  las  empresas   transportadoras, que de acuerdo a la investigación, las cajas contenían medicamentos, pero estaban camufladas en  chocolates, dulces u otros”, comentó Guarachi.

Indicó  que en un accidente que tuvo una de las empresas transportadoras,  se cayó una de las cajas, se rompió  y se encontraron  los   fármacos.

  “Se estableció que la mujer realizaba al menos ocho viajes al mes y enviaba entre cinco a seis cajas por viaje”, dijo  Guarachi. Recordó  que  para la  distribución y el acopio de  los fármacos de dudosa procedencia, la red utilizaba  al menos 23 vehículos. “Las movilidades que hemos identificado están alrededor de toda la organización”, indicó. 

Dijo  que luego de  realizar la distribución a Santa Cruz, este grupo delictivo    realizaba la misma operación en Tarija, Cochabamba y Potosí,  luego volvía  a  La Paz.

El jefe de la Unidad de Corrupción remarcó que esta red está tan bien organizada que  “ha tenido el cuidado de incluir en sus filas a  bioquímicos y farmacéuticos para que se encarguen del trabajo científico al momento de la adulteración de los medicamentos”.

Por lo que se determinó quiénes  estarían al centro de la organización, quiénes realizarían la distribución y quiénes tenían el mayor patrimonio en función a esta actividad ilícita. Este caso se destapó en marzo y ya suman 14 los  detenidos por la venta de fármacos de dudosa procedencia.

 

 

7
123