En tres años cayó la asistencia de niños y adultos a los parques

Según el informe de Emaverde, el presupuesto de parques ediles se mantuvo desde 2017. Los pequeños juegan menos en espacios verdes y más con tecnología.
sábado, 01 de junio de 2019 · 00:04

Luis Escobar  / La Paz

¿Dónde juegan los niños? En los últimos tres años,     la asistencia de los  pequeños y los  adultos  a los ocho  parques  municipales más importantes de la ciudad  La Paz se ha reducido. Según  la administración  de los sitios, entre las  principales causas  están las  fuertes  lluvias que impiden las visitas  y la tecnología que copa el tiempo e interés de los pequeños.    

  En   2016  el número de visitantes a  estos espacios ediles  llegó a 1,5 millones,  entre adultos (1.326.335)   e infantes (190.440).  En 2017 la cifra  se redujo a 1,4 millones, de ellos 1,2 millones son mayores y 250 mil son infantes. El año pasado  la asistencia  bajó a   1.245.532   millones de personas. De ellas,  1.078.000 son grandes,  mientras que 167 mil  son chicos. Esta disminución entre 2016 y  2018   representa un 17,8%.

  
El gerente de Parques y Espacios Recreacionales de Emaverde, Rodrigo Layme,  explicó    que hay una disparidad entre adultos y niños porque los parques permiten el ingreso  gratuito  de los menores de cinco años. 

“Los niños entran sin costo hasta los cinco años. Los miércoles y  los feriados también tienen el ingreso libre a nuestros espacios recreativos. Por eso no tenemos el dato  exacto de cuántos entran”, declaró el funcionario.

¿Por qué  los niños ya no van a los parques? “En 2018 tuvimos una gestión muy lluviosa y  como estos espacios  no tienen  protección contra las inclemencias del tiempo,  se redujo  el número de asistentes”, respondió Layme, en referencia a  la primera causa.

 La segunda razón es  la implementación del proyecto  de ingreso libre a estos sitios. “Decidimos que  todos los  miércoles sean de ingreso gratuito a los parques para los menores de edad, antes sólo  eran los feriados”, dijo  e indicó que sólo registran a los  asistentes que  pagan sus entradas.

 La tercera causa es  el factor tecnológico, indicó el funcionario. “Evidentemente vimos que las aplicaciones llegan a menguar mucho el ingreso de los niños,  ellos prefieren jugar más con el celular que realizar actividades físicas”, dijo con un tono de resignación.

  Ante este panorama, Layme aseguró que llevan adelante  varias actividades para incentivar a la población a ingresar a los parques ediles. Por ejemplo, una de las más recientes es la participación  en el  Reto Ciudad Naturaleza.  “La Paz ocupó el segundo lugar. Esta es una política para lograr mayor participación  aunque en esos días tampoco cobraron entradas”, sostuvo.

Además, cada vez,  implementan nuevos juegos infantiles para atraer  a los niños. Una de las más reciente innovaciones fue la instalación del hormiguero en la plaza Villarroel.

En 2018 el parque de   Pura Pura registró la mayor cantidad de visitantes:  371.658 personas. Le sigue la cancha Zapata con 242.195; el  Valle del Sol de Mallasa con 221.489 y  el  Tupac Katari o Laguna de Cota Cota con 194.831.

Desde la  otra cara de la moneda, los menos visitados son  el parque Bartolina Sisa con 17.764; Las Cebras de Cotahuma con 40.160 y el Jardín Botánico con 59.190.

Mantienen presupuesto

Emaverde mantiene el presupuesto de 3,6 millones de bolivianos en el “mejoramiento  de parques” entre  2017 y 2018. Una cifra inferior, si se la compara con los cuatro millones del  año 2016. 

  “El mantenimiento de los parques es bastante costoso porque debemos proyectar una serie de actividades que van desde el cuidado de las obras civiles hasta   las áreas verdes y los juegos. Le damos mucho énfasis –desde el punto de vista financiero– a   que el mantenimiento sea de la mejor forma posible”, declaró el gerente de la empresa municipal Emaverde, Carlos Andia. 

El ejecutivo dijo  que el trabajo de la empresa edil  es crear nuevos atractivos para estos sitios. “No sólo trabajamos en parques cerrados, también tenemos espacios abiertos y áreas verdes  en la ciudad. Por ejemplo, uno de estos espacios se halla en la plaza Villarroel, la plaza España y otros donde hacemos mantenimiento y una serie de juegos”, añadió

Desde  2015 hasta  la fecha,  Emaverde invirtió 12 millones de bolivianos en estos espacios.  Andia afirmó que por ingresos obtienen cerca a ocho millones de bolivianos y la diferencia la cubre la empresa y la Alcaldía. “Siempre nos da el apoyo para llevar adelante nuestra actividad. En una urbe como la nuestra las áreas verdes son escasas. Para que haya una calidad de vida adecuada, necesitan nueve metros cuadrados por habitante; y en La Paz apenas llegamos a dos y tenemos un déficit muy importante”, dijo.

Según los registros de la empresa, el parque en el  que más recursos se invirtieron  fue el de Valle del Sol en Mallasa, con 4,2 millones de bolivianos desde  2015; le sigue el parque La Florida o Las Cholas con 2,3 millones de bolivianos.  

En este último lugar una caseta se desplomó la anterior semana causando varias lesiones a una mujer de 68 años. Su esposo, Mario Hernández, dijo que los daños no fueron menores. “Fue terriblemente grave y por fortuna  ese día estaba vacío el parque”, dijo.  

Según un informe de Emaverde,  en Las Cholas  hay  muchos ojos de agua que provocaron humedad  en  los soportes de madera de la caseta.   “Se produjo la caída debido a que  en el terreno  hay  vertientes subterráneas, ojos de agua, que han humedecido la parte interior del parante de madera que sostenía el techo de la caseta. Este es un imprevisto que se presenta de manera muy excepcional”,  aseguró.