Paciente con cáncer que destapó red de corrupción necesita ayuda

Es una de las víctimas de tráfico de pacientes en Radioterapia del Hospital de Clínicas. El Ministerio de Salud prometió ayudarle, pero hasta ahora no cumple.
sábado, 01 de junio de 2019 · 00:03

Wara Arteaga  / La Paz

“Si no me ayudan ahora, entonces espero que me colaboren para Todos Santos, para rezar por  el alma de mi esposa”. Con  esas palabras, Valerio Ruffo pidió, una vez más, ayuda al Ministerio de Salud para pagar el tratamiento de su esposa. Teodosia Sonko, quien destapó una red de corrupción hospitalaria y ahora  tiene  complicaciones en el hígado y el  pulmón  a causa del cáncer. 

En la cama B de la sala uno del Hospital Gastroenterológico se encuentra Teodosia. Su lucha contra el cáncer destapó incluso una red de corrupción y tráfico de pacientes en el Hospital de Clínicas. Ahora la fuerza no le alcanza ni para levantar la cabeza, ya no tiene fuerzas para  ver a los médicos, enfermeras y  familiares, entre otros visitantes. Tiene la piel amarilla,  su cuerpo está hinchado y su voz es apenas un susurro con palabras inconclusas.

La vida de Teodosia cambió hace dos años, en 2017, cuando se enteró que padecía cáncer. Antes de conocer el diagnóstico, ella vivía en una casa en Pastopata (los Yungas) y se dedicaba a preparar comida y hornear pan para la venta. “No teníamos ahorros, tampoco ganábamos mucho”, comenta su esposo.  

“La injusticia es un cáncer que tiene el país”, dice su esposo y razones no le faltan para lanzar  semejante  afirmación. A Teodosia le cobraron 8.000 bolivianos  por su tratamiento contra el cáncer, luego descubrió que  realizaba  las sesiones  de radioterapia en el Hospital de Clínicas, donde se pagaba un costo menor. Cuando pidió facturas y  su historial clínico, el médico se negó a entregar los documentos y suspendió el tratamiento.

  Ella denunció los cobros irregulares ante las autoridades y así se destapó  el año pasado una red de corrupción y tráfico de pacientes entre el Hospital de  Clínicas y el Hospital  Obrero. A causa de este caso, la Policía  realizó la intervención de los nosocomios y detuvo a más de 10 acusados, uno de  los cabecillas era el médico Aldo Q., quien  atendió a Sonko.  

“No se sabía cuál era el lugar exacto del tumor y los médicos que realizan  la radioterapia dicen que el doctor le marcaba con cruces partes de su  cuerpo para enfocar el cáncer”. En la actualidad,  el galeno guarda  detención domiciliaria. “Sus pacientes están muriendo”, agrega. 

Teodosia hasta ahora no recupera el dinero que entregó al  galeno  acusado. Ella se dio modos para continuar con el proceso y asistir a  la reconstrucción del caso. Ahí –frente a los fiscales, autoridades, involucrados y el médico acusado– pidió justicia, además exigió  su historial médico y los  resultados del tratamiento de cáncer que  supuestamente recibió en el  Hospital de Clínicas.

  Semanas después y ante el pedido de los pacientes con cáncer, el Ministerio de Salud se comprometió a  pagar los gastos médicos.   

Hace cinco días, Sonko se puso mal y fue internada en el hospital.      Desde ese momento, la  familia gastó  más de 9.000 bolivianos en medicamentos.  Hasta hoy no recibe ayuda. “Fui al Ministerio con las facturas y me indicaron que esa no era la vía, que yo debía llevar las recetas médicas”, dice  su esposo. 

“Estoy gastando ese dinero por culpa del médico (acusado). Él, feliz en su casa con arresto domiciliario”, protesta. Teodosia escucha atenta, siente culpa. Está apenada porque su  familia no se despega de ella, porque no puede trabajar, por los gastos, las deudas y por todo.  

Ante las promesas incumplidas de las autoridades y la situación de emergencia, familiares y otros pacientes piden ayuda a los ciudadanos. Las personas que deseen colaborar a Teodosia se pueden comunicarse al celular  740-25660, de Valeriano Ruffo. Él está todos los días en el Hospital Gastroenterológico.

 

5
22