Aún no abren albergue; pacientes con cáncer deben alojar a pares

La representante de los pacientes en El Alto informó que el refugio también beneficiará a papás de niños con cáncer. Piden que el acceso no sea burocrático.
lunes, 17 de junio de 2019 · 00:04

Verónica Zapana S.  / La Paz

 Salomé, una  paciente con cáncer de cuello uterino llegó el jueves   de Alto Beni, estaba desesperada. Ella debía someterse al tratamiento de radioterapia, pero no sabía dónde hospedarse. El poco dinero que trajo sólo le alcanzó para sus pasajes, aunque tenía la esperanza de que podría alojarse en el albergue para pacientes con cáncer que ese día se inauguró.

Sin embargo, su esperanza se desvaneció, porque aún no  funciona el lugar. Por eso tuvo que rogar a una de las dirigentes de la Asociación de Pacientes y Familiares con Cáncer, Celia Mendoza, que  la alojó en su casa. 

“Es una pena, que teniendo un albergue, los pacientes  que llegan del interior y del área rural, aún peregrinen por un espacio donde dormir”, manifestó molesta la dirigente.

La Casa de Acogida y Apoyo “   Juntos Contra el Cáncer”, se inauguró hace cinco días en la ciudad de El Alto. Sin embargo, desde ese día aún no funciona para cumplir su objetivo.

“Estoy muy molesta, porque creí que ese mismo día se quedarían  pacientes en el albergue, pero lamentablemente nos sacaron de ahí diciéndonos que limpiarían, luego de que salimos todos,  lo cerraron con candado”, indicó la representante de los pacientes con cáncer de la urbe alteña.

 Aseguró que otra cosa que  molesta a los enfermos  es que no les informen desde un principio que ese albergue también sería para los papás de niños con cáncer. “Está bien, que el espacio sea para ellos. Todos necesitamos, pero por qué no nos informaron desde un principio”, lamentó.

El albergue tiene ocho habitaciones con 21 camas, cuenta con cocina, lavandería y patio. Beneficiaría a 10 pacientes sin dinero. “Lo que queremos es que no exista burocracia para acceder al albergue, porque sería terrible eso”, añadió  Mendoza.

 El día de la inauguración, la responsable del Programa Cáncer del Ministerio de Salud, Sdenka Mauri, dijo que  serán las trabajadoras sociales del hospital y del albergue quienes harán informes para beneficiar a algún paciente.

 Ahora Salomé viajó a su pueblo “por no molestar”, pero retornará mañana para iniciar el tratamiento de braquiterapia.

 

Ponen cuota para que equipo de Cuidados Paliativos haga visita

   El jueves, el equipo de Cuidados Paliativos, visitó a su primera paciente en su domicilio,  Teodosia Sonco, la enferma con cáncer que destapó el caso de corrupción y tráfico de pacientes en el Hospital de Clínicas. Este equipo llegó a su casa por sus propios medios, ya que la ambulancia destinada para hacer ese recorrido, aún no se usa. “Los doctores han venido. Me han revisado y me han dicho que estoy bien no más”, señala  esperanzada Teodosia a la periodista de  Página Siete, a quien reconoció y sonrió.

 El viernes, este medio visitó su hogar ubicado en la  calle Juan Basilio Catacora, de la zona Villa Tunari. A unos 40 minutos de la Ceja. Fue la representante de los pacientes con cáncer, Celia Mendoza, quien colaboró para llegar hasta el lugar. “No fue fácil, dar con su casa”, dice la dirigente.

 Mendoza aseguró que si ella demoró en dar con la vivienda de Teodosia, qué será del equipo de médicos de Cuidados Paliativos, que debe visitar a los pacientes con cáncer en sus domicilios.

“Ayer (el jueves) han venido los médicos. La han visto a mi mamá. Me alegré”, contó Rosmery Rojas, la hija de  Teodosia.   

Sin embargo,  resaltó que el equipo no acudió a su casa con ambulancia. “Llegaron sin movilidad”, puntualizó.

 Mendoza contó que esa es otra de las razones por las que hay  molestia. “El día de la entrega del albergue, también nos entregaron dos ambulancias, una para que el equipo de Cuidados Paliativos visite a los pacientes, pero hasta ahora no se usa. Para qué queremos que lo tengan en el hospital”, precisó.

Aseguró que lamentablemente el pasado jueves se enteraron que  Teodosia estaba mal y como no sabían desde cuándo se usaría la ambulancia, “entre todas decidimos dar cuota para que el equipo se movilice”. 

En su habitación, la paciente tenía medicamentos que le habían dejado los doctores y además  se ayudaba a respirar con oxígeno. 

“El oxígeno nosotros hemos traído, algunos medicamentos nos dio el Ministerio de Salud y otros, como la morfina, estamos yendo a comprar”, relató Rojas.