Falso profesional trabajó en tres instituciones desde 2014

Fue funcionario en la Uelicn, jefe de personal en el Instituto del Tórax y administrador del Hospital del Niño hasta el año 2017.
jueves, 20 de junio de 2019 · 01:00

Carlos Quisbert / La Paz

Con un título falso de licenciado en Economía, emitido supuestamente por la Universidad Mayor de San Andrés (UMSA), Fernando Molina logró trabajar, desde 2014, en el Ministerio de Gobierno, el Instituto Nacional del Tórax y el Hospital del Niño, donde hasta el año  2017 ocupó el cargo de administrador financiero por invitación directa.

   Según los antecedentes del caso, para ser contratado en estas instituciones Molina presentó copias de un  título de provisión nacional en Economía emitidos en noviembre de 2014 por la UMSA.   

  “Se concluye que el exservidor público Luis Fernando Molina Rojas para ingresar al Servicio Departamental de Salud (Sedes) La Paz y optar a los cargos de jefe de Personal en el Instituto Nacional del Tórax y Administrador del Hospital del Niño ha presentado (en febrero de 2016) su título académico y en provisión nacional legalizados, pero serían falsos”, señala parte de la denuncia presentada ante la Fiscalía por el Sedes, el 21 de septiembre de 2017.

 Según los antecedentes, Molina afronta dos denuncias por el mismo delito. El primer proceso fue abierto el 21 de septiembre de  2017 por el Sedes y el segundo es abierto por el Ministerio de Gobierno en noviembre de ese mismo año. En ambos casos, la irregularidad fue informada por la UMSA el 25 de julio de esa misma gestión.

  Por motivos que no están claros, la denuncia del Ministerio de Gobierno, en la cual   Molina trabajó en la Unidad Ejecutora del Lucha Integral Contra el Narcotráfico (Uelicn) con un sueldo de 5.200 bolivianos, fue rechazada por la Fiscalía, pero la resolución fue apelada por la UMSA.

 En tanto, en la causa abierta por el Sedes, en la que Molina fue imputado por uso de instrumento falsificado y ejercicio indebido de la profesión,  el   Juzgado Segundo Cautelar determinó el martes su detención domiciliara con arraigo y la presentación de dos garantes personales, quienes en caso de fuga deberán pagar, cada uno, 6.000 bolivianos, informó a Página Siete la abogada  representante de la UMSA, Lourdes Alba.

    La jurista confirmó que existe una serie de irregularidades en el caso, debido a que por los memorandos de designación existe una confusión sobre dónde trabajó Molina en 2017, pues tanto el Ministerio como el Sedes presentaron sus denuncias con meses de diferencia.

En la audiencia cautelar del martes, la defensa de Molina explicó al juez que había incurrido en el delito por necesidad, debido a que es viudo y debe mantener a su hija.

Molina presentó documentos para acreditar que al momento trabaja como chofer de radiotaxi, pero el juez le denegó la salida laboral debido a que no presentó documentos actuales.

 

 

11
322