Bolivia no emitió una alerta pese a hallar fármacos “fraudulentos ”

La OMS recomienda reportar a nivel internacional la existencia de medicamentos falsos. En el país se conformó una comisión interinstitucional y operativa.
sábado, 29 de junio de 2019 · 00:04

 Verónica Zapana S.  / La Paz

Después de tres meses de la primera  incautación de medicamentos ilegales  y de corroborar que son “fraudulentos”, el Ministerio de Salud aún no emitió una alerta internacional. La medida fue sugerida por la  Organización Mundial de la Salud (OMS). 

   “Sí, se identificó que (los medicamentos incautados) son fraudulentos debido a los exámenes organolépticos que se hicieron y  por las condiciones de los empaques primarios y secundarios”, dijo  la directora general ejecutiva de la Agencia Estatal de Medicamentos y Tecnologías en Salud  (Agemed), Patricia Tames.

El 30 de marzo, la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (Felcc) realizó el primer operativo en la localidad fronteriza de Desaguadero.  Desde entonces hasta la fecha  se realizaron ocho intervenciones  similares,  en las que se incautaron  medicamentos que van desde anticonceptivos, antigripales, antiinflamatorios hasta insumos de uso hospitalario y    de dudosa procedencia.

Después del  primer operativo, la Agemed  llevó muestras  de  los fármacos incautados para que sean valoradas y determinar así si eran  falsificadas o de contrabando. Los resultados de los análisis establecieron  que los medicamentos eran “fraudulentos”, razón por la que los productos deben ser incinerados.

 Tames  informó  ayer que aún no se sabe la cantidad y los tipos de productos que fueron incautados. Tampoco se descarta que  “probablemente” productos similares aún estén circulando en el país.

 De acuerdo con el representante de la OMS, Édgar Rojas, los medicamentos Subestándar y Falsificados (SF) incrementan el índice  de morbimortalidad de los pacientes. Por esa razón -indicó-   es importante que los países reporten a la institución sobre la existencia de estos fármacos.

“Si a un paciente  se le proporciona un medicamento y este producto  no contiene lo que indica,  no tendrá el efecto deseado y  (el enfermo) puede llegar a morir”, explicó el experto.

Según el especialista, los países que registran este tipo de  fármacos deben  hacer un reporte  a nivel internacional para definir  una  vigilancia y monitoreo. Por lo general,  este tipo de productos no  están sólo en un país, sino que  pasan las  fronteras. 

Explicó que  en Afganistán  se reportaron 50 muertes asociadas a  un jarabe. Este mismo fármaco afectó  a 46 niños en Paraguay. “Existen rutas del despliegue de los medicamentos”, dijo. 

El jefe de la División de Corrupción Pública de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (Felcc) de La Paz,  Luis Guarachi, explicó que los fármacos eran comercializados  en  Bolivia y  Perú, y viceversa. 

     Rojas sugirió  elaborar un registro global para dar información estratégica y  que de esa manera los países puedan apoyarse en este tipo de casos.   

De acuerdo con el registro de la OMS, publicado en el año 2017 en la  Región de las Américas, “se  ha  diseminado más de 200 alertas y 180 han afectado a las Américas, cada una  con un rango de 200 productos SF detectados”. 

 Tames informó  que  aún “no hay ninguna alerta” por esta causa en el país. No existe una  clasificación y tampoco se establece  “cuál es la fraudulencia, ni cuál  es el ilícito”.

 Detalló que luego se compartirán  las alertas y serán socializadas  a los Sedes de los nueve departamentos. Aunque minutos antes,  la directora general ejecutiva de la Agemed aseguró que sí se emitió un alerta por esta causa. 

  Según un estudio que hizo la OMS en el año  2017 en las Américas,  uno de cada 10 productos farmacéuticos termina  teniendo problemas de calidad y no cumple  las medidas de calidad que debería  cumplir.

 Tames resaltó que por eso se conformó una comisión interinstitucional  y operativa. Este equipo está conformado por la Agemed,  el Viceministerio  de Salud, la OPS, la Facultad de Farmacia y Bioquímica  de la  Universidad Mayor de San Andrés (UMSA), el Colegio Médico de Bolivia, la Cámara de Industria Boliviana, la Asofar, Aduana, el Viceministerio de Defensa del Consumidor, la Felcc y  Felcn   para trabajar sobre este tema.

Indicó además que queda “destruir y dar de baja a los medicamentos incautados”. “La información de cuánto se  destruirá  es otorgada por  la empresa encargada de esa labor”, dijo. 

El comité aprobó  estrategias para  desarrollar roles educativos  dirigidos a la población  y a los actores involucrados para  alertar a los ciudadanos  sobre “la  muy probable  existencia de estos medicamentos y falsos”.
 

Más de $us 2 millones en incautaciones 

Desde marzo hasta la fecha, la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (Felcc) realizó ocho operativos en todo el país. La Policía se incautó de más de dos  millones de dólares en   medicamentos y maquinaria.   Hay 18 personas involucradas y 30 investigadas.

El  jefe de la División de Corrupción Pública de la  Felcc de La Paz,  Luis Guarachi, contó que “se realizó una cuantificación   y se incautaron más  de  dos  millones  de dólares  en fármacos y equipos”.

El jefe policial resaltó que todo lo que se secuestró está bajo custodia de la Felcc y la Fiscalía.

 Guarachi dijo que desde el 30 de marzo hasta la fecha  se realizaron ocho intervenciones y por ello hay  18 personas con medidas cautelares, hay un prófugo y 30 investigados.

Según  Guarachi, se continuará con la investigación y  hay  un cuaderno  con  varios contactos. Esta red trabajó desde hace 10 años en el país.