Bebé nace viva después de una interrupción legal del embarazo a su madre de 14 años

La bebé sobrevivió al procedimiento por la avanzada etapa de gestación. Se prevé que en el transcurso de hoy la adolescente reciba el alta médica.
martes, 04 de junio de 2019 · 12:47

Página Siete Digital / La Paz

La semana pasada una bebé de 26 semanas sobrevivió a una interrupción legal del embarazo y nació viva, hoy presenta un complicado cuadro de salud y está en el hospital de la mujer, Percy Boland de la ciudad de Santa Cruz. La madre, una menor de 14 años, fue sometida a una Interrupción Legal del Embarazo (ILE) después de haber sido vejada sexualmente.

La bebé ya tiene una semana de vida, pesa un kilo y cien gramos, se encuentra en incubadora, en terapia intensiva y constantemente monitoreada.

El jefe de neonatología, Erwin Román, explicó que una vez se les informó que la bebé nació viva, “el pediatra tiene que seguir protocolo, si un bebé nace con un buen peso y con probabilidades de vida la obligación es asistirlo y tratar de salvarle la vida”, según una publicación de El Deber.

Asimismo el director médico de la maternidad, Federico Urquizo,  aseguró que ahora para los lo más importante es salvarle la vida a la bebé porque hay esperanza de que sobreviva. “Tenemos buenos pediatras, haremos todo lo que está en nosotros”. Si la bebé sale del complicado cuadro de salud, las autoridades de la Defensoría Municipal de la Niñez, junto con los jueces son los que definirán el destino de la pequeña.

¿Qué pasó con la adolescente?

La menor de edad  fue víctima de  una violación cometida por el dueño del restaurante donde trabajaba, según la denuncia interpuesta ante la Fuerza Especial de Lucha Contra la Violencia (FELCV).

 “Mi hermana no quiere saber del bebé. Ella no lo quiere, no lo puede cuidar. Nosotros como familia tampoco”, explicó a El Deber la hermana mayor de la adolescente quién también aclaró que se enteraron del embarazo después de las 20 semanas de gestación porque la menor ya no quería ir al colegio y se la pasaba durmiendo.

“Ella (la víctima) ni siquiera entendía que estaba embarazada, es pequeña, ni siquiera tuvo cortejito. No sabe de eso. Seguro tardó tanto en contarnos de la violación por temor, por miedo o vergüenza, no sé. Tampoco se notaba en su barriga”, relató.

Después de notar los repentinos cambios de comportamiento en la menor, la hermana junto a su madre tuvieron que investigar qué pasaba.

La figura legal

Luego de conocer el hecho, la familia presentó la denuncia en la Fuerza Especial de Lucha Contra la Violencia (FELCV) del Plan Tres Mil.

El director médico de la maternidad, Federico Urquizo explicó a El Deber, que la víctima y sus familiares llegaron en una oportunidad al nosocomio con documentación, a solicitar la Interrupción Legal del Embarazo, pero los ginecólogos de cada turno presentaron “objeción de conciencia”, debido a esto el procedimiento se postergó entre tres y cuatro días.

Las normativa boliviana indica que  cuando el embarazo es producto del delito de violación, estupro, incesto, y pone en riesgo la vida y la salud de la mujer (niña, adolescente o joven), la persona encinta puede recurrir a un aborto legal sin grandes complicaciones de trámite, según la Sentencia Constitucional 0206/2014. Además la Sentencia del Tribunal Constitucional de Bolivia señala que no será exigible la presentación de una querella ni la existencia de una imputación y acusación formal y menos sentencia, para que se proceda con el aborto.

Urquizo explicó que esta actitud en los médicos lo sorprendió, así que tuvo que informarse mediante las leyes para ver quien firmaba la Interrupción Legal del Embarazo (ILE) y resolvió hacerlo él y el jefe de emergencias.

“Primera vez en mi vida que veo que ocurre esto. Vinieron los ginecólogos de un turno individualmente con sus cartas para negarse. Hubo cambio de turno y de nuevo llegaron más cartas. Tuvimos que seguir leyendo las leyes, se nos dijo que ‘no puede haber objeción de conciencia del director del establecimiento de salud’, declaró Urquizo al periódico cruceño.

Según declaraciones de Urquizo,  durante su internación, la adolescente intentó quitarse la vida, por ello fue sometida a nuevos informes médicos y psicológicos que confirmaron que tenía problemas de depresión.

26
60