En peluquerías hacen sin control tratamientos con láser y plasma

Este medio recorrió varias zonas del centro de La Paz y observó la proliferación de salones de belleza que ofrecen servicios invasivos y sin aval.
miércoles, 05 de junio de 2019 · 00:04

Verónica Zapana S.  / La Paz

Desde  el pintado    de  cejas con láser hasta la  aplicación de plasma para evitar  arrugas son algunos de los servicios  que ofrecen sin control  y en condiciones precarias  peluquerías  del  centro de    La Paz.  En los próximos días, el Servicio  Departamental de  Salud (Sedes)   iniciará controles luego de la aprobación de la ley que regula este tipo de negocios. 

 “Con el maquillaje definitivo de cejas y labios ya no  necesitará pintarse todos los días”, dijo ayer  la dueña de una  peluquería del centro paceño. La mujer intentaba atraer clientela con frases como “Hacemos este  tratamiento desde hace  10 años” o “Es para mujeres que no tienen tiempo para maquillarse todos los días”. 

 No es  la única.   Página Siete  hizo ayer  un recorrido y constató que varias   peluquerías y spa que se hallan  en las calles cercanas al Cementerio General, la calle  Murillo, la avenida Mariscal Santa Cruz y El Prado ofrecen sin control a sus clientes   una variedad de tratamientos   invasivos.

 Con mamparas de madera, las dueñas  dividen sus negocios  en dos: un espacio, donde hay tijeras y restos de cabellos   lo destinan para cortes y peinados;   otro, para los tratamientos con láser.

    Una de ellas explicó que la sesión con láser dura cinco minutos.  “Es un ratito. El delineado no demora  ni media hora”, dijo. No detalló qué  instrumentos  utilizaría para la sesión, menos si los insumos son esterilizados.
   
En un edificio del centro paceño  ofrecen   los tratamientos con láser, pero también  las aplicaciones de plasma. “Para esas tus arrugas que se están pronunciando en la frente,  te puedo sugerir que te apliquen plasma”, expresó una de las estilistas del lugar.

 Explicó  que es un procedimiento  muy sencillo.  “Lo único que hacemos es sacarte  un poco de sangre, luego separamos  los glóbulos rojos.  Y  este líquido blanco se coloca a las hendiduras  del rostro. Así tendrás la piel  de un bebé”, sostuvo. 

La estilista  aseguró   que este tratamiento es realizado por un  médico. Cuando fue consultada sobre cuál es la especialidad del galeno y cómo se  avala  su experiencia, la mujer respondió tajante:   “Yo soy la garantía”.

El costo de los   tratamientos oscila entre 300 y 1.200 bolivianos.  Un  paquete completo de maquillaje definitivo vale   entre 2.000 y 3.600 bolivianos.

Según  el presidente de la Asociación de Médicos Estéticos, Láser y Envejecimiento (Amele) La Paz, Yuri Mollinedo,   las  peluquerías,  los supuestos centros de estética y  spa  hacen    tratamientos médicos estéticos cuando  esa no es su función.  “Lamentablemente no hay  controles a  estos espacios”, criticó.

Indicó que su organización apoyó la elaboración de la Ley Departamental de Regulación de Funcionamiento de Centros de Medicina Estética en el Departamento de La Paz. 

La ley  fue aprobada por  la Asamblea Departamental de La Paz y será promulgada en los próximos días por el  gobernador de La Paz, Félix Patzi.  La norma prohíbe   en estos centros la práctica de  tratamientos invasivos, como la depilación  con láser y la aplicación de bótox.  

De acuerdo con  un estudio de la Asamblea Departamental,  en La Paz funcionan al menos 1.620 centros de forma ilegal. El resultado de la investigación fue uno de los motivos para la elaboración de la norma que  busca regular y controlar el ejercicio ilegal de los médicos con la especialidad de estética.

Mollinedo contó que en muchos casos los dueños de estos espacios ilegales  compran  máquinas de láser y realizan esos servicios sin medir consecuencias. “Por eso, nos llegan pacientes con quemaduras, infecciones y  celulitis. Incluso colocan silicona líquida causando daños irreversibles”, sostuvo.

 Para funcionar y atender a la gente, estos centros deben tramitar un permiso que será otorgado por la Unidad de Salud Ambiental y Control Sanitario e Inocuidad Alimentaria,  dependiente del Sedes. 

Esta ley también da un plazo de 30 días, después de la aprobación de su reglamentación, para que los centros de estética  inicien  su registro de forma obligatoria. 

Mollinedo explicó que   en La Paz sólo hay  10 centros estéticos legales.  Sin embargo, el vocero de   otra de las tres asociaciones que hay en La Paz indicó que  ya hay    alrededor  de 70 centros estéticos legales.

La representante de la Asociación de Esteticistas de Bolivia (Asoenbo), Patricia Peredo, sostuvo  que  “la norma no está mal, pero es  necesario incluir otros artículos para delimitar las tareas de un médico esteticista, de un cirujano plástico y de un fisioterapeuta”.  Añadió que ahora su organización  buscará  a las autoridades para modificar la ley  departamental.
 

Sedes, institución encargada de regular   los centros de estética

La Unidad de Salud Ambiental y Control Sanitario e Inocuidad Alimentaria  del Servicio Departamental de Salud (Sedes) tiene la misión de controlar  el funcionamiento de los centros de estética.

 Esta  instancia de la Gobernación  será la encargada de aplicar  la ley de Regulación de Funcionamiento de Centros de  Medicina Estética en el departamento de La Paz.

 De acuerdo con el asambleísta y miembro de la Comisión Legislativa, Jurídica y Régimen Electoral de la Asamblea Departamental de La Paz, Gustavo Torrico, “la norma es clara”. “Por lo tanto, esta unidad del Sedes deberá realizar los controles continuos a los centros de estética”, dijo. 

 “Estos espacios  deben ser dirigidos por médicos con estudios universitarios en la especialidad de estética”, explicó el asambleísta. 

 Resaltó que en caso de hallar algún centro de estética, un spa, o una peluqería donde se usurpe la profesión, inmediatamente el Sedes debe presentar un proceso penal contra el infractor por el delito de  atentar contra   la salud.

La entidad responsable  también hará  un control del ofrecimiento de estos servicios en las redes sociales y medios informativos escritos. 

La norma plantea además  que el Sedes  debe acreditar   este tipo de   espacios  legalmente establecidos.

 

 

6
7

Otras Noticias