Taxis del aeropuerto cobran altas tarifas sin control y pese a quejas

Choferes de sindicatos independientes denuncian que reciben amenazas de los sindicatos que tienen adjudicación para operar en la terminal aérea.
viernes, 07 de junio de 2019 · 00:04

Wara Arteaga  / El Alto

Las tarifas de los taxis del Aeropuerto  Internacional de El Alto para  trasladarse  a las urbes paceña y alteña son  más   altas que   los   pasajes de  las flotas que  viajan a Oruro o   Cochabamba     y cobran   entre 20, 40,   80 y 100 bolivianos. Pese a las quejas de los usuarios y los tarifarios   oficiales,  los choferes  imponen sus propios  precios y amenazan a toda potencial competencia. 

Los usuarios son los más perjudicados.  Una de ellas es  Ana Quispe, quien pagó 35 bolivianos a un taxi para trasladarse  del   aeropuerto a  la Ceja. “Cobran lo que quieren. Una noche pagué  100 bolivianos hasta Villa Fátima, no era tarde, era  las 20:00”, dijo. 

 A las 18:00, una pasajera que arribó desde Cochabamba a la terminal aérea se acercó a cinco taxis y todos querían cobrar entre 50 y 60 bolivianos por  una ruta de cinco kilómetros, cuando  según tarifas oficiales   el precio es de  25 bolivianos.

El tarifario para el servicio de transporte público tipo taxi y minibús que cubre los recorridos desde el aeropuerto hasta   El Alto y La Paz fue fijado por la Autoridad de Telecomunicaciones y Transporte (ATT).   

  Los pasajes en taxi para dirigirse a una zona de la  urbe paceña  desde la terminal aérea están clasificados por  20 áreas. Los costos van desde los 33 bolivianos hasta los 100 bolivianos y varían por la extensión del recorrido. Por ejemplo, trasladarse en taxi desde el aeropuerto hasta el Parque Urbano Central (área uno) vale 65 bolivianos. Hasta el Irpavi II (área 19) el pasaje en taxi es de 91 bolivianos.

 En  El Alto, las tarifas de taxi están clasificadas de acuerdo  a  14 distritos de esta urbe. Los precios oscilan entre los 25 y 58 bolivianos.

En el aeropuerto, los ciudadanos que llegan en los diferentes vuelos tienen pocas opciones. Hay largas filas para conseguir un asiento en uno de los minibuses.   Los taxis se convierten en la única opción, en especial los que se paran   en  los espacios  alejados de la puerta principal.

 Y  es que los choferes de   los cuatro sindicatos de taxis que tienen adjudicación  para operar en el  aeropuerto son como los dueños de toda la terminal aérea. 

Un  chofer contó que los sindicatos    independientes    viven amedrentados. “Nos amenazan cuando nos estacionamos. Una vez entré para esperar un pasajero, se acercaron y me  gritaron:  ‘salí rápido, están pinchando tus llantas’. A varios de mis compañeros les hicieron  lo mismo”, relató. Desde entonces, muchos  conductores de las líneas sin  adjudicación   no se estacionan en el  interior de la terminal aérea y  buscan opciones para conseguir pasajeros. 

   “Entramos y dejamos pasajeros, en ese momento alzamos  gente. No podemos estacionarnos, recogemos al paso a las personas. Las dejo y me salgo. Si hay al paso, entonces alzamos normal. No hay problema”, dijo   un conductor del  sindicato Pulpos. “Si paramos, nos  pueden golpear, tienen sus  chicotes grandes”, agregó.

  Hace unas semanas se registró una pelea entre taxistas del aeropuerto y un sindicato ajeno.  “A nosotros quién nos ayudará, nadie nos ayuda”, explicó un chofer de los vehículos independientes.

  ¿Por qué solo  hay cuatro líneas con autorización? Waldo Bernal, coordinador del Servicios de Aeropuertos de Bolivia (Sabsa),  explicó que “los conductores de los taxis y los  minibuses del aeropuerto cumplen una serie de requisitos”. “Carecen de antecedentes penales ante la  Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (Felcc) y  la Fuerza Especial de Lucha Contra la Violencia (Felcv). Son identificados con credenciales y están uniformados”,  sostuvo.

 La seguridad, traducida en  cifras, muestra que en lo que va del año se devolvieron 580 objetos que los usuarios olvidaron en los taxis, como  celulares, tarjetas, billeteras y  maletas. “Si hay  un vehículo en concesión,  Sabsa  garantiza no sólo una adecuada tarifa y trato, sino que el pasajero llegue  con seguridad a su destino, incluso pueda recuperar  sus  objetos perdidos”, destacó.

En estos cinco meses, según la autoridad,  se emitieron 62 sanciones a choferes por incumplir las normas en el servicio y cuatro personas dejaron de trabajar por acumular  el cupo de tres sanciones seguidas. “Es importante aclarar que cuando el usuario tenga quejas,  debe registrar  el número de la placa del vehículo”, dijo Bernal.

 

Ejecutan 3  estrategias para regular taxis  

La empresa nacionalizada de Servicios de Aeropuertos de Bolivia  (Sabsa) impulsa tres estrategias  para regular y hacer cumplir  los  tarifarios.

 La primera tarea fue la delimitación del  área de parqueo de taxis y minibuses subconcesionarios de Sabsa. 

La segunda medida es la elaboración de  un censo de  choferes. En el caso de taxis se usarán códigos QR para informar a los usuarios sobre los precios.

La tercera acción es la instalación de  casetas para la venta de tickets. “La gente podrá llegar  al aeropuerto y comprar su pasaje. No habrá  ningún tipo de confusión en cuanto al cobro”, dijo Waldo Bernal,  coordinador de  Sabsa.

Para informaciones o quejas  se habilitaron los números 71727891 y  2157300. En el portal www.sabsa.aero se puede descargar  un mapa con las tarifas de La Paz y El Alto.

 

2
12